Alberto y Fer se lamentan tras encajar el primer gol