Audrey Hepburn, toda gracia y encanto

Referente de la moda para unos y musa de la gran pantalla para otros, el caso es que todo el mundo conoce a Audrey Hepburn por algún motivo. El 20 de enero se cumplió el vigésimo tercer aniversario de su muerte y queremos dar unas pinceladas a lo que la convirtió en uno de los iconos más importantes de la moda.

Audrey Kathleen Ruston nació el 4 de mayo de 1929 en un segundo piso de un edificio del distrito de Ixelles, Bélgica. Durante sus dos primeros años vivió en medio de la belleza y el bullicio de Bruselas, adoraba la música, la lectura, la naturaleza y las grandes aventuras. A los cinco años, Ella y Joseph, sus padres, decidieron que lo mejor para la pequeña era internarla en un centro privado en Kent, Inglaterra, lugar en el que recibiría unos valores sociales y educativos inmejorables, además de aprender a hablar inglés con soltura. Ya de vuelta con sus padres, creció en Holanda, un nuevo cambio para Audrey en el que tuvo que aprender el idioma y adaptarse a sus nuevas circunstancias, fue allí cuando nació su pasión por la danza y la música, gracias  a Ella, que la inscribió en el conservatorio de Arnhem. En un contexto histórico muy complicado y agitado, Audrey únicamente soñaba con una cosa: ser bailarina. 

Audrey Hepburn desarrollo su pasión por la danza en Holanda | © mujer.com

Audrey Hepburn desarrolló su pasión por la danza en Holanda | © mujer.com

Desde una edad muy temprana, fue consciente de la existencia del sufrimiento y el miedo hasta que consiguió la paz y experimentó por primera vez la alegría. En 1948 llegó a Londres y el éxito, allí realizo sus primeros trabajos en musicales y fue cabeza de cartel en algunos teatros. Poco después llegó uno de sus papeles más importantes, Audrey reunía todas las cualidades que buscaban para Gigi y se presentó a la audición con una camisa de hombre blanca atada a la cintura, una falda negra y unos zapatos bajos. Su encanto y gracia le dieron el papel protagonista en Gigi, cuyo estreno fue en 1951 en Filadelfia y finalizó un año más tarde en Broadway. Y de Gigi a la princesa Anna en Vacaciones en Roma, nominada cinco veces a los Oscar y donde consiguió su primera estatuilla como mejor actriz. Audrey continuó con su vida de cine y su vida real, completó su formación y realizó trabajos de imagen y modelaje.

La actriz de cuerpo frágil, que derrochaba elegancia y estilo hizo muchos amigos en el mundo de la alta costura, por ejemplo su gran amigo y mentor Hubert de Givenchy, que juntos hicieron la  fusión perfecta de cine y moda

La actriz de cuerpo frágil, que derrochaba elegancia y estilo hizo muchos amigos en el mundo de la alta costura, por ejemplo su gran amigo y mentor Hubert de Givenchy, que juntos hicieron la fusión perfecta de cine y moda. Otras cosas que han pasado a la historia de la mano de Hepburn fueron el vestidito negro firmado por Givenchy, la gargantilla de perlas con varias vueltas, las gafas de sol XXL y los guantes largos negros. Todo esto gracias a uno de sus papeles más característicos que, además de representar la esencia de la Holly Golightly de Truman Capote en Desayuno con diamantes, se vincularon indeleblemente a Audrey.

Audrey Hepburn y George Peppard interpretando a Holly Golightly y Paul Varjak en Desayuno con diamantes | © strongdesign.com

Audrey Hepburn y George Peppard como  Holly Golightly y Paul Varjak en Desayuno con diamantes | © strongdesign.com

Si hay algo que realmente apasionaba a todo el mundo de la Señorita Hepburn, era su sencillez y feminidad. Fue quizás la musa indiscutible de los grandes diseñadores, la mujer más fotografiada y con más gracia del mundo, poseedora de un estilo impecable e icono para las siguientes generaciones. A día de hoy seguimos imitando sus gestos y reivindicando sus prendas e ideas.

Audrey Hepburn, icono de la moda y musa del cine | © Vogue

Audrey Hepburn, icono de la moda y musa del cine | © Vogue

Sus últimos años los dedicó a los demás, principalmente a los niños, como embajadora de buena voluntad de UNICEF. El 20 de enero de 1993 en Suiza, Audrey K. Hepburn abandonó el mundo a causa del cáncer. Nunca perdió su encanto y dedicación, desde ese primer papel como azafata de vuelo hasta el último dando la vida a un ángel. Nos regalo un gran legado, tanto de valores sociales como en lo referente a moda. En una ocasión Audrey expresó que se sentía muy afortunada ya que su vida había sido mucho más que un cuento de hadas, y tenía razón, Audrey Hepburn fue un referente histórico en el mundo del cine, de la moda y un ejemplo a seguir para todos.

Foto de portada: © Vogue