Zombies calientes del Getafe

El Getafe es el segundo equipo con menos abonados de Primera División, con ocho mil, en un estadio con una capacidad para diecisiete mil espectadores. Sólo por delante del Eibar, con cinco mil abonados, en un Ipurúa donde la capacidad tan solo llega a los seis mil espectadores.

El Getafe no engancha. Su afición es más que famosa por ser un público frío, sin alma y distante. Sin sangre. Y desde el club han decidido lanzar una campaña para que la sangre empiece a bombear fuertemente.

“Getafinder”, es el título de la aplicación móvil que ha desarrollado la compañía publicitaria “El Ruso de Rocky” para el Getafe

Se trata de una aplicación para ligar… y lo que surja. Una versión del famoso “Tinder” pero que sólo funcionará dentro del Coliseum Alfonso Pérez. Su mecanismo es simple: Te registras, seleccionas lo que buscas, ves fotos y das likes a tus aficionados azulones favoritos. Cuando alguien te devuelve el like se abre el ansiado chat. Y ya puedes comenzar a charlar de Fran Escribá, de los pases de Pedro León, o de lo interesante que es la zona de los baños.

Este fin de semana ha debutado la aplicación, y el Getade ha ganado 4-0  contra Las Palmas. ¿Gracias a Getafinder? Lo cierto es que no. La lluvia fue la protagonista y el estadio contó con la afluencia estándar: tirando a baja. Pero en términos publicitarios la jugada les ha salido redonda.

Pero esta novedosa aplicación tiene detrás una historia muy curiosa, que data ya del año 2011. En una época donde las campañas publicitarias futbolísticas estaban en auge, y todas las compañías querían sobresalir por encima del resto, El Ruso de Rocky, creadores de Getafinder, sobrepasó al resto de campañas de abonados a través de la producción de una película. Una película porno. Zombies calientes del Getafe.

La campaña comenzó con la elaboración de un teaser que explicaba los objetivos de la misma. Tenían claro el problema: tenían pocos aficionados. ¿Solución? Que naciese más gente del Getafe. Para ello, crearon “la primera película porno del Getafe”, que es como la definen. El ojetivo teórico: distribuir la película por todos los puntos de España para que se emitiesen en las clínicas de donación de esperma.

 

Zombies Calientes del Getafe | ©Sra Rushmore / Vimeo

Cuatro años después llega “Getafinder”. Y utiliza el mismo eslogan que en la campaña de la película porno: “Siendo más, seremos más grandes”. De esta manera, Zombies calientes del Getafe vuelve a salir a la luz, y sirve al mismo tiempo como campaña para la nueva campaña.

Hemos de suponer que el principal objetivo de El Ruso de Rocky es impactar. Y al mismo tiempo hacerse viral. Lo de conseguir más abonados a través de la donación de esperma ya es otra historia. Al igual que conseguir que más aficionados acudan al Coliseum gracias a la aplicación para ligar. Hablamos pues de un marketing viral que funciona a la perfección. Cumple con todos los pilares básicos de este tipo de marketing: crea una historia, proporciona a los usuarios alto porcentaje de interactividad, está cargado de humor, llama la atención y por todo esto se convierte en un material que se presta fácilmente a ser compartido.

No obstante, no está exento de polémica, debido a que no es una campaña para todos los públicos. Pero la polémica es otra de las características que aparecen en el marketing viral. Otro punto a favor. Un trabajo de diez.

En lo teórico, podemos catalogar de exitosa la campaña. Veremos cómo funciona la aplicación en términos prácticos. Aunque si realmente funciona tampoco le servirá de mucho al equipo azulón llenar sus gradas, ya que la gente que acuda al estadio motivada por “Getafinder” no irá precisamente con la intención de animar a su equipo. Quizás el Coliseum se llene de hormonas con patas con más gente en los baños que en las gradas. Quizás haya menos gente en las gradas incluso ahora que antes. Quién sabe.

En cierto modo, la campaña ya ha triunfado en lo práctico. Porque se ha vuelto viral, se ha difundido satisfactoriamente y ha conseguido lo que quizás sus creadores quisieron desde un primer momento: sorprender y difundir el escudo del Getafe lo máximo posible.

Lo que sabemos es que las campañas publicitarias del fútbol ya son más que simple publicidad. Ya no sólo buscan apelar a los sentimientos o a las emociones, también buscan cosas como estas: hacerse notar y difundirse por el motivo que sea. Incluso el sexo. Aunque siendo una película pornográfica el eje de la campaña, podría decirse que se trata más bien de una pieza de humor.

Veremos qué sale de todo esto. Difícilmente nacerán más aficionados azulones gracias a los creadores de la campaña, y difícilmente se llenará el Coliseum gracias al Getafinder. Quizás sería mejor idea bajar el precio de sus abonos, en vez de incitar a reproducirse en sus gradas.