Borbón

“Vienes a mi casa, el día de la boda de mi hija… ¿y no me llamas Padrino?”