Pop art: elogio de lo cotidiano

El pop art fue uno de los movimientos artísticos fundamentales del siglo XX. Ya no estamos ante una vanguardia histórica, sino ante una de las nuevas tendencias artísticas que más fuerza en el panorama artístico tras la Segunda Guerra Mundial.

Lo fundamental del pop art es que el arte ya no es algo absoluto, trascendental, elitista y sacralizado, con un contexto separado de la vida cotidiana. Ahora, las cosas que forman parte de ella, como una lata de sopa, pueden ser protagonistas de una obra. Es un movimiento irónico, que en este sentido recuerda al dadaísmo (siendo la tendencia neo dada y su principal representante Jasper Johns un fundamental precedente), y que pretende poner al arte los pies en la tierra: es un lenguaje artístico directo, que convierte la vida cotidiana en objeto de representación: objetos del día a día, publicidad, medios de masas, tecnología.

Richard Hamilton, Just what is it that makes today's home so different so appealing (1956) | usinuk.co.uk

Richard Hamilton, Just what is it that makes today’s home so different so appealing (1956) | usinuk.co.uk

El movimiento artístico que precede al pop art es el expresionismo abstracto (del que Jackson Pollock es principal representante). El pop es una respuesta, pero de alguna forma también una continuación. Responde porque es un arte más positivo y mucho menos emocional, que decide examinar el mundo desde un punto de vista más positivo, lleno de color. Es heredero de la tradición abstracta más que figurativa: tras el expresionismo, parece que el pop art va a traer una nueva figuración, pero no es así completamente.

Sucede lo mismo con el dadaísmo: responde porque en la forma plástica encuentra interesante el objeto encontrado, la desacralización y la falta de sensitividad, pero es un arte que pretende llegar a todas partes: no les interesa lo aislado que caracterizaba al movimiento dada.

Andy Wahol, Campbell's Soup Cans (1962) | museografo.com

Andy Wahol, Campbell’s Soup Cans (1962) | museografo.com

Este movimiento surge en dos focos: Londres (a mediados de los años 50) y Nueva York (a finales de la misma década). El desarrollo será diferente a los dos lados del Atlántico.

En Reino Unido los principales representantes del pop art serán The Independent Group, fundado en Londres en 1952. Artistas y críticos a quienes no interesa la perspectiva tradicional sobre arte, por lo que deciden desafiarla. Muchas de sus discusiones versaban sobre la presencia de elementos de la cultura popular como tecnología, cómic, cine o publicidad, y su implicación en arte.

La época de mayor impulso para el pop art estadounidense será la década de los 60, momento en que la publicidad adopta muchos elementos del mundo del arte, por lo que el arte tiene que buscar cómo marcar las distancias. El neo dadaísmo de Robert Rauschenberg y Jasper Johns será un importante precedente para el desarrollo de este movimiento, basado en la toma de objetos cotidianos que son llevados al contexto artístico. El pop art americano idealiza el producto cotidiano, la producción en masa y la cultura popular, por lo que es un estilo con un marcado componente de ironía y parodia. Las figuras fundamentales podrían ser Roy Lichtenstein y especialmente Andy Warhol, que tomó el pop art más que como un movimiento artístico como una forma de vida.

Roy Lichtenstein, Whaam! (1963) | tate.org.uk

Roy Lichtenstein, Whaam! (1963) | tate.org.uk

Tanto en Reino Unido como en Estados Unidos, el pop art va definiéndose a medida que se crea, lo que deja la puerta abierta a la experimentación: en un principio, todo está en el aire, especialmente para los artistas neoyorquinos. Los artistas pop están al tanto de lo que se crea, lo que se expone, lo que se vende, pero no solo lo que pasa en el mundo del arte: consideran que la cultura popular y de masas tiene mucho que aportarles.

Estamos ante un arte que toma lo cotidiano y lo cambia de contexto: se concede al objeto  cotidiano escogido un carácter propio, único, ironizando con la relación que el referente tiene con los medios de masas y la producción industrial. Puede ser una interpretación satírica por parte de los artistas o una aceptación del mundo que viven, porque los artistas pop no están juzgando. Tampoco retratando la realidad tan cual es.

Foto de portada: finelinesuppy.com