Cómo evitar el Gran Hermano (III): Almacenamiento en la nube y en la mano

El artículo de hoy, que finalizará la serie sobre privacidad, está dividido en dos. La primera parte se centra en una alternativa a Dropbox que es segura, encriptada y está lejos de los ojos de la NSA. La segunda parte es para nuestro día a día: siempre llevamos encima pendrives con datos importantes y nos exponemos a perder estas memorias y que cualquiera pueda ver su contenido. Vamos a arreglar este problema.

dropmega

Dropbox y Mega

Dropbox está bien. Qué digo bien. Muy bien. Funciona correctamente, sólo en casos contados ha perdido datos de usuarios, y es muy fácil de utilizar. Podemos tenerlo en el móvil y en el escritorio del ordenador. Si queremos, nos sube las fotos que vamos sacando con el teléfono de forma automática a nuestra cuenta. Tiene cifrado de datos desde nuestro navegador hasta sus servidores. Y nos da 2 GB de almacenamiento gratuitos. Entonces, ¿Por qué voy a cambiarme? Pues por la misma razón de todos los artículos de esta serie: estamos dando negocio a aquellos que van en contra de nuestros derechos civiles, en vez de favorecer a los que no se dedican a violar estos derechos.

Mega es una empresa neozelandesa, fundada por Kim Dotcom y dirigida por Vikram Kumar. Esta empresa, aunque quisiese, no podría ver nuestros datos. Están encriptados desde nuestro navegador hasta sus servidores, y siguen encriptados dentro de ellos. Sólo nosotros podemos descifrarlos mediante una contraseña. Y nunca ha sido hackeado, algo que sí le ha pasado a Dropbox. En el mundo empresarial no hay mayor enemigo de los americanos (sin contar a China) que Kim Dotcom, pendiente de extradición desde Nueva Zelanda, con todos sus bienes confiscados y en varios juicios con el gobierno neozelandés.

En el mundo empresarial no hay mayor enemigo de los americanos (sin contar a China) que Kim Dotcom

Mega ofrece 50 GB gratuitos. Subir y descargar archivos es muy fácil, igual que compartir los links para estos archivos con amigos. Podemos elegir compartir una URL con una contraseña aparte o… simplemente compartir un link con la contraseña incluida en este. De esta forma el archivo sigue cifrado pero no tenemos que andar enviando passwords. Además hay aplicación para Android, y en noviembre se publicará también para iOS. 

usb

Memorias USB

¿Qué? ¿Tienes datos confidenciales en esa memoria USB que llevas en el bolsillo? Es decir, ¿Contratos de tu empresa o fotos de tu novia desnuda? Si has contestado a estas preguntas que sí, y tus memorias USB no están protegidas, estás cometiendo un error tan grande como el problema que tendrás el día que la pierdas. No le damos importancia a los datos, pero la información es una de las fuentes más importantes de poder.

¿Tienes datos confidenciales en esa memoria USB que llevas en el bolsillo? Es decir, ¿Contratos de tu empresa o fotos de tu novia desnuda?

Podemos solucionarlo de forma cómoda y rápida, sin necesidad de conocimientos de informática o de programas de terceros como Truecrypt. Lo único que tenemos que hacer es, cuando queramos una memoria USB, comprar el modelo Vault Privacy (o algún similar) de Kingston. Todos los datos que copies en este sistema estarán cifrados, el 100%, y siempre te pedirá contraseña para acceder a ellos. Si el que te roba la memoria falla la contraseña 10 veces, se auto-formatea y nunca podrá acceder a los datos. Se puede conseguir en ebay aunque hay modelos más baratos que también cumplen estos requisitos. Funciona en Windows, Linux y Mac.