Cómo evitar el Gran Hermano (I): Alternativa a Google

En este artículo (el primero de una serie para “evitar el gran hermano”) analizaremos la alternativa al “buscador de Google”. Nos centraremos sólo en eso, porque Google ofrece muchos más servicios aparte del buscador (Gmail, Drive, Youtube, etc.) que no serán analizados ahora, aunque alternativas existen para todos ellos. La pregunta es: ¿Hay una opción real que me ofrezca un servicio óptimo y que no se someta al espionaje americano? Sí.

google

© Google

Es más, existen varias alternativas. Pero os vamos a ahorrar el duro trabajo de comparar. Al fin y al cabo, el tiempo es oro y no se debería tener que desperdiciar probando todos los servicios que existen si otra gente se ocupa de aconsejarnos de manera óptima.

¿Por qué hace falta una alternativa?

Porque como hemos explicado en el artículo que sirve de prólogo para esta serie, todos los datos que damos a Google, y todos los que Google recoge de nosotros, acaban en la NSA. La muerte de la privacidad.

duck

© duckduckgo.com

Así pues… Demos la bienvenida al Pato. Con mayúscula. El servicio alternativo a Google se llama Duckduckgo.

¿Qué ventajas tiene? (En su web lo explican, pero en inglés, así que vamos a traducirlo y resumirlo)

La primera ventaja es la privacidad. Aquello que buscas no queda registrado y guardado indefinidamente. Puedes buscar la palabra “viagra” tranquilamente, porque ni la NSA sabrá de tus problemas de erección, ni tu mail se llenará de anuncios de pastillas azules, ni nadie conocerá tus búsquedas e inquietudes.

La otra gran ventaja es la neutralidad. En Google los resultados pertenecen a una burbuja creada por ellos para que sólo encontremos aquello que más nos va a gustar. Es decir, Google usa la información de las páginas en las que entras, de los lugares donde pinchas, de los mails que recibes, de los comentarios que escribes, etc. para que los resultados sean de tu agrado. Pero no en el sentido de que “son los resultados más óptimos” para lo que estoy buscando. Todo lo contrario. Son los resultados “que más cómodo me harán sentir, evitándome la realidad que me pueda molestar”. ¿Por qué? Porque así pasarás más tiempo navegando. Google hace que cuando buscas información te aparezcan noticias de periódicos orientados ideológicamente como tú. Esto lo podemos ver en la siguiente imagen:

1

Dos personas hacen la misma búsqueda: “Barack Obama”. A una le aparecen noticias de MSNBC y a la otra de la FOX. Es la burbuja de la parcialidad. Esto no beneficia al lector, sino que lo adormece. | © duckduckgo.com

Quiero aclarar que aquí no estoy diciendo que comerciar con los datos que voluntariamente entregas a Google sea algo malo. Si Google tiene un modelo de negocio basado en eso, y tú lo aceptas, perfecto. He sido defensor de Google toda mi vida. El problema es que en sus términos de uso no se especifica que el gobierno americano te pueda monitorizar absolutamente todo lo que haces.

No guardan la información de los usuarios que generalmente sí queda registrada, como las direcciones IP.

Duckduckgo tiene un hándicap: está en territorio americano (Pensilvania). Puede ser sometido a requerimientos judiciales sobre nuestros datos. Pero esto también lo tienen pensado, porque: a) No guardan la información de los usuarios que generalmente sí queda registrada, como las direcciones IP. b) La (poca) información que registran, la borran periódicamente. c) Que una orden judicial requiera tu información dista mucho de que te espíen con barra libre.

Recordad, este espionaje que sufrimos no es para evitar el terrorismo. La NSA ha pirateado las comunicaciones de la Unión Europea en su sede, y ha espiado más de 500 millones de comunicaciones en Alemania.

Como posdata, hay que aclarar que existen otras alternativas. Para los más paranoicos, recomiendo YaCy, un sistema de búsquedas basado en el peer to peer.