“Las ONG’s estamos mucho más vigiladas de lo que la gente piensa”

“Hemos aprendido a volar como los pájaros y a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos.” Martin Luther King.

Paco

Francisco Raigón Jiménez/ Irene Picallo Doce

Todo el mundo ha pensado alguna vez en cambiar el mundo. Día a día escuchamos estremecedoras cifras de desnutrición, analfabetismo, pobreza y miles de problemas más. La gran mayoría de las personas asumimos con resignación esta realidad y acabamos por acostumbrarnos a convivir con ella, pero lo cierto es que algunos han dado el siguiente paso; actuar. Paco es uno de ellos. Técnico de proyectos de Asamblea de Cooperación por la Paz, trabaja  en los planes de Educación para el Desarrollo en Galicia, y en el seguimiento de los proyectos de cooperación internacional que desde Galicia se están ejecutando en República Dominicana y en el Salvador, junto con su compañero Alejandro. Su vocación y oficio lo han llevado a trabajar a Latinoamérica y el noroeste de África, ahora trabaja en Santiago de Compostela y nos concede un rato de su escaso tiempo para responder a nuestras preguntas.

¿En qué se diferencia una ONGD (Organización no gubernamental para el desarrollo) de una ONG (Organización no gubernamental)?

Todas las ONG’s , independientemente de su tipología, se caracterizan por ser organizaciones que no pertenecen al Gobierno. A la hora de trabajar conjuntamente entre ellas, nace una necesidad de diferenciación. En ese momento es cuando a una serie de ONG’s se le pone la D, que significa desarrollo. Estas asociaciones, que en menor medida pueden ser  fundaciones, tienen como  finalidad estatutaria el trabajo en cooperación al desarrollo, en ayuda humanitaria de emergencia, o en la educación para el desarrollo. En otros casos, también se dedican a la sensibilización y la incidencia política en España.

Nosotros intentamos buscar una cierta coordinación con otras ONG’s españolas que trabajen en ejes parecidos a los nuestros. En Galicia, todas las ONGD’s están coordinadas por la OGONGD (Coordinadora Gallega de ONGD’s). Consideramos que trabajando en red se consiguen mejores resultados.

¿Crees que influye el signo político del partido gobernante a la hora de elaborar los presupuestos para la cooperación al desarrollo o se siguen unos criterios comunes?

Si, ha habido diferencias. Durante la primera legislatura de Zapatero hubo un gran aumento de la cooperación al desarrollo y una apuesta firme por un política pública de cooperación al desarrollo muy relacionada con su política exterior y que se puede identificar con la ideología del partido socialista. Aún así, en la segunda legislatura fue el propio PSOE quien empezó a recortar en cooperación para el desarrollo. El Partido Popular en algunas comunidades autónomas ha mantenido o mantiene pobremente la cooperación al desarrollo y en otras comunidades la ha hecho desaparecer, por ejemplo en Murcia, en la Comunidad Valenciana, en Castilla-La Mancha…

Estamos a años luz del compromiso del 0,7 del PIB
para ayuda al desarrollo.
El mejor momento de la cooperación española fue
en la primera legislatura de Zapatero
que destinó el 0,45% del PIB.

Yo no sé si será tanto por la posición ideológica de los gobiernos, que sí que tiene que ver con la financiación a las OGND, como por el contexto económico, pero sobre todo por la forma de entender la cooperación al desarrollo, es decir, por cómo se realiza la cooperación al desarrollo, las herramientas que emplea cada gobierno. Por ejemplo, el PP desde siempre ha apostado por modelos en los que la participación de otros agentes, como empresas, es muy importante para la realización de proyectos. El PSOE, con algunos matices, tiene otra forma de entender la cooperación al desarrollo a la del PP.

Francisco Raigón en Guatemala donde realizó un proyecto de un pozo de agua potable.

Francisco Raigón en Guatemala donde realizó un proyecto de un pozo de agua potable.

Hay cierta polémica con el destino de la financiación de las ONG’s ¿consideras que las cuentas de las ONGD’s son fidedignas y transparentes?

Más que polémica, yo creo que hay prejuicios, que se deben a lo mal que hemos comunicado las ONG’s el trabajo que realizamos y cómo lo hacemos. Por eso llevamos muchísimos años trabajando para que exista transparencia. Todas las ONG’s miembros de la Coordinadora Galega tenemos en nuestras páginas web un apartado de transparencia para que cualquier ciudadano y sobre todo nuestros socios puedan ver las cuentas que son públicas, para que puedan ver donde se ha invertido su dinero, los gastos de gestión, etc. También, como es lógico, estamos obligados a presentar las cuentas de aquel dinero público que se ha invertido. Se tiene que justificar de acuerdo a la ley. Las ONG’s estamos mucho más vigiladas de lo que la gente piensa.

Todos los años hay un par de catástrofes naturales o humanas
que afectan a la población, pero si no salen en los medios
de comunicación, no existen.

Lo que pasa es que la gente en general tiene muchos estereotipos y prejuicios respecto a las ONG’s. Estereotipo es por ejemplo si yo veo a un gitano y pienso que es un ladrón. Prejuicio es cuando al ver al gitano,  siento miedo. Y discriminación es cuando, ante esta situación, cruzo a la acera contraria. Con las ONG’s pasa lo mismo. Hay un estereotipo, que es que se piense que el dinero de las ONG’s no llegue a los países de destino. Que hace que haya un prejuicio, que se piense que no somos limpias. Que hace que haya gente que no quiera saber nada de ellas. Y es falso. Sí que ha habido ONG’s que han actuado en contra de la ley, relativamente pocas. Ha habido dos casos muy sonados, el de Intervida por ejemplo, casos que ocurrieron hace cinco o seis años, en los que hubo intervención judicial y siguen pendientes de juicio. Y lamentablemente, por esto, pagamos todos.

Entonces,  ¿cómo crees que deberían comunicarse las ONG’s con la ciudadanía? 

Se han hecho anuncios pidiendo dinero, pidiendo socios. Precisamente, alguna de las organizaciones que más dinero invertían en publicidad, era Intervida. Yo creo que hay que transmitir a la ciudadanía lo que hacemos en nuestro trabajo. Uno ve un niño de África muriéndose de hambre y  lo que quiere ver son los resultados, es decir, que el niño no se muera. Y las ONG’s se han dedicado a mostrar únicamente los resultados, las consecuencias. Pero nunca hemos transmitido las causas, cómo y qué es lo que ha llevado a ese niño a que se encuentre en ese estado, y eso es lo fundamental. Que la gente comprenda que el sistema es injusto y que existe una desigualdad  y tenemos que luchar contra ella. Pero no podemos trabajar solo con las consecuencias, porque nunca atacaríamos la raíz del problema. No todo es achacable a las ONG’s, ha habido poco interés por parte de los medios de comunicación, que solamente han dado importancia mediática a lo que han querido. Todos los años hay un par de catástrofes naturales o humanas que afectan a la población, pero si no salen en los medios de comunicación, no existen. Y no salen las causas de esas catástrofes naturales, por qué por ejemplo en Chile un terremoto se lleva a decenas de personas, frente a Haití que se lleva a millares, por qué un país ha podido combatir ese desastre y otro no…

Los trabajadores gastaban una gran parte de su sueldo en alcohol,
y eso, lejos de nuestro objetivo, nos hizo replantearnos
todo el trabajo social que teníamos que hacer
y buscar nuevas alternativas.

Guatemala

¿Podrías contarnos algún proyecto que no cumpliese las expectativas y terminase por fracasar?

La AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) consideró que podríamos cultivar de forma sostenible en Tarapoto (Perú) el palmito, un cultivo autóctono del Amazonas de textura, sabor y color similares al espárrago y que también se utiliza en la ensalada. El objetivo era transformarlo allí directamente en una fábrica y poder vender así tanto la materia prima como el producto elaborado. El proyecto tenía diferentes ejes, desde formar a los peruanos hasta la creación de la fábrica y comercialización exterior del producto. Cuando yo fui, había un grave problema de rendimiento y no se podía mantener la fábrica. Hicimos un diagnóstico y me centré en la formación de los campesinos. Los campesinos recibieron mejor formación, se aumentaron sensiblemente los rendimientos de la fábrica, y por ello los agricultores recibieron más dinero y la planta siguió siendo rentable. Estábamos entusiasmados con el resultado hasta que nos dimos cuenta de que ese dinero que recibían los campesinos a mayores, en vez de revertirse en necesidades básicas de familia, estaba fomentando otro problema que en su momento no habíamos identificado; el alcoholismo. Los trabajadores gastaban una gran parte de su sueldo en alcohol, y eso, lejos de nuestro objetivo, nos hizo replantearnos todo el trabajo social que teníamos que hacer y buscar nuevas alternativas.

Cuando hay una catástrofe y la presión
mediática es importante,
la ciudadanía española responde muy bien.

¿Crees que es España un país poco comprometido con la Cooperación al desarrollo?

Si, lamentablemente yo creo que sí. Primero, a nivel gubernamental el compromiso de los gobiernos está lejos del compromiso del 0,7% del PIB , al igual  que Galicia, que está en 0,06% de financiación. O sea, estamos a años luz del compromiso con la cooperación al desarrollo. En el mejor momento de la cooperación española en la primera legislatura de Zapatero, representaba el 0,42%, lejos del 0,7 , pero por lo menos iba en un buen camino.

Hemos explicado mal, o eso creo yo,
cuáles son las causas de la injusticia,
el papel que tenemos que tener la ciudadanía
para transformar esa realidad y conseguir justicia.

Y luego, pienso que la ciudadanía es muy sensible y participa activamente en acciones de reconstrucción ante una emergencia, es decir, la ciudadanía española ha reaccionado positivamente en momentos puntuales como en el terremoto de Haití, en el tsunami del sureste asiático… Cuando hay una catástrofe y la presión mediática es importante, la ciudadanía española responde muy bien. Pero estamos a años luz de otros países europeos en cuanto a participación en ONG’s. Realmente, España no tiene un gran número de socios. Los socios se concentran en algunas ONG’s que tienen fórmulas como el apadrinamiento y demás. Y considero que realmente hay un déficit en cuanto a sensibilización sobre las causas sobre las injusticias en el mundo, que explicaría el poco compromiso a la transformación del mundo. Y es en parte también por culpa de las ONGD’s que hemos explicado mal, o eso creo yo, cuáles son las causas de las injusticias, el papel que tenemos que tener la ciudadanía para transformar esa realidad y conseguir justicia.

Mauritania

¿Se ha notado mucho la crisis en cuanto al número de trabajadores y socios? 

Asamblea de cooperación por la paz tuvo que realizar un ERE en 2011 en el que se perdió el 35% de los puestos que existían en España. A esto hay que sumarle la pérdida de personal expatriado que estaba vinculado a proyectos ya que no había dinero para continuar algunos proyectos. Esto es una realidad en todo el sector. Hemos tenido que realizar estas drásticas decisiones para poder sobrevivir como ONGD.

En Asamblea de Cooperación Por la Paz sí que ha habido bajas de socios. Pero el socio de ACPP es un socio comprometido, no es un socio que se limite a pagar la cuota o que apadrine y se desentienda, es un socio que participa activamente en la dinámica de la organización. Hemos tomado medidas para intentar que todas aquellas personas que eran socias y por la crisis tuvieron problemas para pagar la cuota, puedan ser socios de nuevo. Por ejemplo , la reducción de la cuota a personas que están en el paro a 5€, una cuota simbólica a aquellas personas que no se lo puedan permitir… Hemos tomado estas medidas para mantener la fidelidad del socio.

Conseguir una ciudadanía mucho más crítica
y comprometida con el cambio,
eso sí que será un éxito.

¿Algún gobierno extranjero os ha puesto impedimentos a la hora de realizar vuestras acciones?

Hemos tenido momentos de crisis como el golpe de Estado de Honduras. Nos posicionamos a favor de la democracia, y al gobierno golpista no le gustó y  nos puso bastantes complicaciones. Fue incómodo seguir trabajando allí. Como meros invitados en el país nosotros no podíamos participar en la vida política, pero lo que hicimos fue apoyar a las ONG’s con las que colaborábamos  en su defensa de la democracia e incidir en España para que hubiese una movilización de repulsa al golpe de Estado. Estos cambios a veces pasan, desde el principio nosotros trabajamos en un país desde el marco legal y jurídico que hay establecido, y  cuando esto cambia, nos mueven del tablero.

¿Algún proyecto que haya tenido éxito?

Aunque parezca mentira, cuando para mí un proyecto es un éxito, cuando a través de un juego como En Busca del Desarrollo, un chaval de 15 o 16 años se plantea en qué sistema es en el que vive y cuáles son las causas de la injusticia internacional. Eso para mí es un éxito. Considero que es fundamental seguir apostando por la educación para el desarrollo. Al final, gracias a ese trabajo vamos a conseguir una ciudadanía mucho más crítica y comprometida con el cambio, eso sí que será un éxito.

Inauguración un pozo de agua potable en Guatemala

Inauguración un pozo de agua potable en Guatemala

Entrevista realizada por Adrián González Placer e Irene Picallo Doce.

Fotografías cecidas por ACPP.