Literatura

El cadáver suficiente

El cadáver suficiente

Nuestra vida es la de un extra en una superproducción: un individuo instertado arbitrariamente en un grupo, engrosando lo masivo y lo populoso, difuminándose en las fauces voraces del entorno hasta convertirse en ruina y escombro humano. Pero, algunas veces, nacen flores de entre los escombros. »

Las novelas son para el verano, y otros clichés literarios estivales

Las novelas son para el verano, y otros clichés literarios estivales

Cuando el verano presenta como síntomas reincidentes el tedio y la homogeneidad, es momento de enfrentarse a los libros. Al menos, eso dice el estereotipo occidental. »

Elegía e Philip Roth: dous utilitarios irremplazables

Elegía e Philip Roth: dous utilitarios irremplazables

Por que ler a biografía dun fulano inventado, que é do máis normal, e non a de Atila? Philip Roth escribe Elegía como o mago que saca o coello do sombreiro: non existe a maxia, pero é maxia. Recorre ós grandes temas universais sen que nos decatemos e os enterra a puñadas un tras outro, páxina a páxina. »

Erigiendo mi caricatura (I)

Erigiendo mi caricatura (I)

El humor es parte de la vida y en consecuencia no debe ser excluído, ni siquiera de la literatura seria Lin Yutang Como parte de un sencillo juego de prejuicios e ideas preconcebidas, solemos atribuir a los escritores un aura forzosa de solemnidad y superioridad intelectual, auparlos un peldaño (o varios) más arriba en una invisible escala de conocimientos, probablemente porque el mundo de la lite... »

Os cínicos non serven para este oficio

Os cínicos non serven para este oficio

Hai moitas persoas que exercen como xornalistas sen selo. Hai moitos xornalistas, pero non todos son bos no que fan. Pero sí que hai e houbo grandes xornalistas, que deron a esta profesión unha grandeza que hoxe está un pouco perdida. Kapuscinski (1932-2007) foi, problablemente, o mellor xornalista do século XX. Adicou toda a súa vida a narrar, non só como observador senon como participante dos ac... »

Seis retratos de Sylvia Plath

Seis retratos de Sylvia Plath

1. Doble línea de sepulcros ásperos anuncia, con su canto de mácula y arrebato, el fin de la tarde, ya abolida. Sylvia, toda envuelta en adverbios de tristeza, recogía la ropa recién secada; supuso que era sábado eternamente al caer en la cuenta de que ninguno de sus molestos vecinos (unos cínicos juglares sin futuro) la había molestado con absurdas súplicas de préstamos carnales. Sylvia recogió l... »

Cuando heredé la Tierra

Cuando heredé la Tierra

Cuando heredé la Tierra llovía a cántaros y Serge Gainsbourg llevaba muerto más de seis meses. En la biblioteca había sitio para el adiós y otros volúmenes de Virgilio; mi vecino hojeaba un libro de Perec y aprendía a malvivir un día más con el cieno hasta las rodillas. A mí ya no me queda tiempo que malvivir; he heredado la Tierra, y me corresponde gobernarla. Abril es el mes más cruel: lo dice E... »

París era un recuerdo

París era un recuerdo

Cuando aquí reservaban los alcaldes una barrera para que sus concubinas se enamorasen de Juan Belmonte, y por enchufismo y a dedo (qué novedad…) se aupaba a Primo para lidiar con Abd el-Krim, anidaba en París una generación de artistas que, con una mano en el gin-tonic y otra en un Lucky Strike moribundo, escribían mejor que Michel Houllebecq, ante el óxido de su Remington Rand, en posesión ... »

O imperialismo ou a dualidade americana

O imperialismo ou a dualidade americana

Dende as súas propias orixes os Estados Unidos de América representaron a liberdade. A vitoria da Unión sobre a coroa inglesa na Guerra da Independencia significou o triunfo da primeira revolución liberal da historia da humanidade, e marcou o inicio da decadencia dos poderes absolutos no resto do mundo civilizado. As pequenas colonias alén do mar, oprimidas por unha coroa que os menosprezaba como ... »

Tres sonetos incultos

Tres sonetos incultos

1. De la jubilación de Kertész y Roth, y los premios nacionales La letra siente el naufragio cercano; Kertész y Roth ponen fin a su empeño de vestir al intelecto de sueño y abandonan sus naves de secano. Sin destino camina el ser humano; lo digo desfrunciendo el entreceño, con ínfulas de inculto pedigüeño que le exige bicicletas al verano. Sin ustedes, faquires del fonema, ¿a quién convierto ahora... »

Page 3 of 41234