La tristeza del Apóstol Santiago

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo XIV: Galicia a través del espejo

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo XIV: Galicia a través del espejo

Para evitar la amarga impresión del ahorcado sobre el suelo, rehuí gravemente la Quintana y dejé que el reposado Paraíso Perdido ahogara sus canciones en el estertor de su calabozo subterráneo. Paseé inopinadamente por el Preguntoiro, y la silueta lentamente arrojada de los portales clausurados y los negocios en quiebra y liquidación expresó sus colmillos sobre un macizo de rocas que aspiraban a c... »

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo XIII: Knockin’ on Freedom’s Door

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo XIII: Knockin’ on Freedom’s Door

Sin embargo Julia Veloso se reintegró en la existencia después de coquetear con trascender la dúctil tiniebla que enhebra Santiago de Compostela y que se expande por las calles como un hálito gélido de desesperanza: quien entra en la ciudad sabe que no podrá huir de ella sin arrastrar una implacable pesadumbre que pasa primero por leve nostalgia, pero que gradualmente se convierte en una desespera... »

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo XII: La luz de un fósforo

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo XII: La luz de un fósforo

Julia Veloso cogió mi mano magullada y me sacó del bar con la desidia con que un niño pasea su cometa inútil en un día sin viento. Frente al Momo, algunos fumadores pugnaban por un hueco para sus deleites pulmonares, y entre el humo de los Camel se podía intuir la belleza prefabricada de Julia, meticulosamente construida sobre la cosmética de lo impoluto y de lo insensible. Como esas mujeres que s... »

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo XI: Vomitar el alma por las mañanas

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo XI: Vomitar el alma por las mañanas

Un agresivo zarandeo me despertó de los muslos oníricos de Julia Veloso cuando ya empezaba la exploración: un Goliat cejijunto y ojituerto me tenía cogido por las solapas de la americana sin darme la oportunidad de asir la honda ni la botella. Inutilizada mi capacidad analítica, embotado de whiskey barato y húmedos sueños interrumpidos, el panorama kafkiano que se levantaba ante mis ojos revelaba ... »

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo X: Confesiones de un antifaz

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo X: Confesiones de un antifaz

Rubén Luengo se enfrenta a las verdades nunca reveladas de Zapatones. »

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo IX: El derecho al pataleo

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo IX: El derecho al pataleo

Rubén Luengo acude a la cita con Zapatones, tan sólo para enfrentarse a un aterrador descubrimiento. »

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo VIII: Síndrome de Stendhal

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo VIII: Síndrome de Stendhal

Octavo capítulo de los avatares de Rubén Luengo, que descubrirá en este nueva entrega las prácticas soluciones de la RTVG ante los intrusos. »

La tristeza del Apóstol Santiago. Capitulo VII: Días de radio

La tristeza del Apóstol Santiago. Capitulo VII: Días de radio

En este capítulo, Rubén Luengo llega a la cornucopia de la información galega por excelencia, el edificio de la RTVG, en busca del esquivo Gayoso, siguiendo con la búsqueda del Santo Halo. »

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo VI: El profeta celanovés

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo VI: El profeta celanovés

Sexta entrega del caso del Halo Perdido. En esta edición, Rubén Luengo debe reunirse con "Roistradamus" Rodríguez, un mafioso de poca monta que le puede abrir las puertas de las oficinas de la RTVG. »

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo V: Mareas rojas

La tristeza del Apóstol Santiago. Capítulo V: Mareas rojas

Me despertó un chillido que atravesaba paredes y eones: las vecinas del piso anexo se habían empeñado en triunfar como imitadoras de Ana Torroja, y sus voces anunciaban el inminente juicio final. Asumido ya mi ingreso en los infiernos hace tiempo, me limité a estirar las extremidades y admirar los matices púrpuras de mis hematomas: las más insignes medallas a la resistencia. Atesoré el sabor a san... »

Page 2 of 3123