Quintana da el primer golpe

Despertó el Giro. Lo hizo a golpe de fin de semana, tras unas primeras etapas planas y sosas que sirvieron para encumbrar a Fernando Gaviria como el rey del sprint y donde los favoritos decepcionaron y mucho en el Etna. Jornadas donde también brillaron Greipel, Ewan o un desconocido Postberger. Y donde Bob Jungels presentó su candidatura al rosa tras formar un precioso abanico en favor de su compañero Gaviria. Fueron preliminares, como los que vivimos este sábado con una preciosa etapa en el Gargano. Fuga de nivel, lucha preciosa y victoria final en el repecho para Gorka Izagirre que eligió el momento exacto para dejar fuera de juego a dos cazadores de etapa como Visconti y Luis León Sánchez. Fue justo después de la caída de Valerio Conti, que acabó con sus opciones de etapa en el suelo, y todo mientras Mikel Landa ponía en jaque al pelotón buscando el rosa. No lo consiguó el corredor vasco, aunque demostró unas piernas que nos quedamos sin poder ver en la subida de este domingo al Blockhaus.

La primera etapa del Giro donde asomaron los favoritos sirvió para reducir los candidatos al triunfo final. Algunos por culpa de la organización, otros por culpa de sus piernas

Porque el Giro finalizó la primera semana con bochorno, ridículo, estupidez…como lo quieran llamar. Todo, porque una moto de la policía, que estaba parada, cerró al pelotón en la aproximación al Blockhaus para provocar una caída masiva muy evitable y que dejó en fuera de juego a tres favoritos: Landa y Geraint Thomas del Sky, y Adam Yates del Orica. Los tres empezaron la subida con tiempo perdido y se dejaron una minutada con Nairo Quintana. El peor parado fue Mikel Landa, que entró a más de 20 minutos y con claros gestos de dolor. Veremos cómo le sienta la jornada de descanso al corredor del Sky, un equipo al que una moto mal colocada ha dejado en fuera de juego de cara a la general del Giro de Italia.

Mientras ese error de la organización eliminaba a varios corredores, la dureza del Blockhaus y la exhibición de Nairo Quintana reducía la lista de favoritos de forma espectacular. Uno a uno fueron cayendo Kruijswijk, Jungels, Zakarin o Tejay Van Garderen. En la primera jornada seria de montaña se dejaron mucho tiempo y se alejaron de un maillot rosa que ahora mismo custodia Nairo Quintana tras su primer zarpazo en el Giro de Italia.

Movistar lo tenía claro, trabajando desde el inicio en una de las etapas que Nairo tenía marcado en rojo – en rosa en este caso – en el libro de ruta. Controlaron a una fuga que nunca tuvo opciones de llegar y con Winner Anacona pusieron un ritmo cuartelero que dejó el pelotón en menos de diez unidades. Fue entonces, a 7 kilómetros de meta, cuando comenzaron las hostilidades de Nairo Quintana. Atacó el colombiano y se quedaron con él – a duras penas – Thibaut Pinot y Vicenzo Nibali. El siciliano fue el que respondió a todos los ataques de Nairo, hasta que a cinco kilómetros de meta dijo basta y tuvo que ver como se escapaba el colombiano. Además, Nibali se hundió siendo superado claramente por Pinot primero y por Dumoulin y Mollema después. Los dos holandeses completaron una ascensión muy lógica para sus características, de menos a más, y minimizando las pérdidas con Quintana de forma espectacular. Esos son los peligros del colombiano, especialmente Tom Dumoulin que a 28 segundos en la general huele la maglia rosa tras la larga contrarreloj del martes.

Nairo Quintana celebra su victoria en el Blockhaus - @El País

Nairo Quintana celebra su victoria en el Blockhaus – @El País

El Blockhaus eliminó a muchos nombres, pero también nos deja una bonita general con cinco hombres en un minuto. Nairo es el líder, con 28” de ventaja sobre Pinot, 30” sobre Dumoulin, 51” sobre Mollema y 1:10” con Nibali. Ellos parecen los llamados a jugarse el Giro y con dos nombres destacando por encima del resto: Nairo Quintana (el más fuerte en la montaña, como ya ha demostrado) y Tom Dumoulin (que se supone el más fuerte en la contrarreloj).

Si Dumoulin cumple los pronósticos y le lima dos minutos en la crono a Nairo, la carrera quedará preciosa para la última semana

En teoría, Nairo se debería dejar dos minutos con Dumoulin el martes, lo que nos dejaría una carrera preciosa de cara a la tercera semana. Con el colombiano al ataque – incluyendo la fortaleza del equipo Movistar – y con el holandés aguantando como buenamente pueda. Y otra vez sin equipo, como en la Vuelta de 2015, ya que Kelderman (su mejor hombre) se ha retirado tras ser eliminado por la moto parada de la policía. Veremos también el rendimiento de Pinot, Nibali y Mollema en una crono en la que deben recortarle tiempo al colombiano si quieren aspirar al rosa.

Queda mucho y el Giro siempre invita a sorpresas, pero todo nos encamina hacia un duelo espectacular entre dos corredores muy diferentes: Nairo y Tom, el diminuto colombiano escalador y el gran holandés contra el crono. Además, con invitados de lujo como Pinot, Mollema y Nibali con ganas de marcha. Nairo se ha llevado la batalla del Blockhaus, una que esperaba ganar, pero donde algunos de sus rivales han salido más reforzados de lo que esperaban.