Puñetazo sobre la mesa

En el Santuario de Oropa una palabra resuena por encima de todas: devoción. Ese es el sentimiento que mueve a miles de visitantes que llegan desde todos los lugares del mundo para rendir tributo a su Virgen Negra, esa que dicen que tiene poderes relacionados con la  vida y la fertilidad. Ella preside un santuario tan cristiano como ciclista, ya que las estrechas rampas que conducen a este lugar han marcado parte de la historia de una carrera centenaria como el Giro de Italia. Aquí Ugrumov puso en jaque a Miguel Indurain y Marco Pantani nos dejo su última gran remontada antes de desaparecer del mapa para siempre. Historias legendarias de una subida que esta tarde se ha convertido en un lugar de culto para el ciclismo de los Países Bajos. Oropa, el santuario donde Tom Dumoulin reunió a sus fieles y convirtió a los ateos a su devoción por ganar este Giro de Italia.

Oropa es un mito del Giro de Italia y hoy ha engrandecido su leyenda gracias a la subida, con remontada incluida, de Tom Dumoulin

Nadie le podía quitar la sonrisa a Tom Dumoulin en la cima de Oropa. En teoría era una jornada en la que le tocaba defender, poner su ritmo y tratar de minimizar pérdidas; pero de repente y tras una subida de libro se ha visto reforzado y con la posibilidad de pegar un nuevo puñetazo sobre la mesa del Giro. Esa carrera donde ahora mismo solo dos pelean por la maglia rosa: Dumoulin y Nairo Quintana, separados por 2:47 en una general a prueba de alta montaña – y una crono, que nadie lo olvide – en la última semana.

No fue el mejor día de un Nairo Quintana obligado a atacar por las circunstancias, aunque la etapa sin encadenados le llevaba a dejarlo todo para última hora. Movistar trabajó en bloque en la última subida y su líder lanzó el ataque definitivo cuando quedaban cinco kilómetros para la meta. Dejó de rueda a todos, incluido a Dumoulin, pero el corredor del Sunweb sabe que su táctica es poner su ritmo y llegar paso a paso a la altura del colombiano. Como en el Blockhaus no se puso nervioso y aprovechó su potencia para rematar la etapa en el último kilómetro, algo que ya había hecho en una subida similar de la Vuelta (Cumbres del Sol) hace dos años. Bajo la pancarta se desató Dumoulin, mientras Quintana explotaba para perder 20 segundos y Zakarin o Landa claudicaban ante el hombre más en forma del Giro durante la segunda semana. Esa que ha servido para presentar su candidatura a ganar su primera grande.

 “El líder está en muy buena condición y nos ha vuelto a ganar. Eso sí, intentaremos todo lo que esté dentro de nuestro alcance hasta que se acabe el Giro” – Quintana en declaraciones a Eurosport

El Giro llega mañana a Bérgamo, capital del ciclismo en otoño, pero se decidirá a partir del martes en su semana más dura. Esa que tiene en el libro de ruta encadenados, puertos largos y jornadas donde el trabajo en equipo – a priori – debe ser importante. Esa, la falta de equipo, debe ser la mayor preocupación de Tom Dumoulin. Y más si recordamos la Vuelta que se dejó sobre la bocina ante Fabio Aru en los puertos de la sierra de Madrid. El papel de Pinot, Nibali, Mollema y sus equipos puede ser otro factor a tener en cuenta para conseguir alianzas en una semana que se antoja complicada en el coche del Sunweb. Quintana y el Movistar deben darlo todo para recuperar cinco minutos en la general, ya que haciendo las cuentas de la lechera Dumoulin debería sacarle otros dos minutos más en la crono de Milán. Tras lo de hoy parece complicada la remontada, pero terreno le sobra a Nairo Quintana para intentarlo.

Los Dolomitas dictarán sentencia en este Giro, el del centenario, el del duelo entre dos estilos y una misma generación. El de dos ciclistas condenados a enfrentarse en los próximos años y buscar grandes victorias en las carreras de tres semanas. Este Giro es solo la primera batalla de un duelo que se puede volver mítico y que acabará con la cuarta grande de Quintana o la primera Dumoulin. De momento, lo único que sabemos es que Oropa tiene nuevo rey y no es el que todos esperábamos en el banderazo de salida de esta mañana.

*Foto de portada: RCN Sports