Deportistas galegas (VI): la perseverancia de Marta Brañas

“Aún quedan muchas cosas por las que luchar, pero estamos en buen camino”, señalaba Marta Brañas, boxeadora gallega, tras preguntarle sobre la situación del boxeo femenino en la actualidad. Partiendo de etiquetas negativas que obstruyen su reconocimiento, la pugilista se enfrenta en el ring a la desigualdad sexual con las cartas a favor.

Aquí sí podemos afirmar que la justicia está ganando su combate más duro de la historia con bastantes asaltos de diferencia. Hasta 2012, era una disciplina únicamente masculina en los JJOO. Tras la participación femenina en las olimpiadas de Londres, Brañas reconoce que “se ha notado muchísimo el número de mujeres que se han metido al boxeo y eso es un gran paso, puesto que a nivel España introdujo la Selección Española de Boxeo Femenino”. Desde entonces, “estamos creciendo e intentando coger nombre a nivel internacional”, indica.

“Es cierto que no a todo el mundo le va a gustar todo, pero no se puede juzgar lo que no se conoce”

potrilla

Marta Brañas entró en la historia del boxeo por ser la primera mujer en ganar el Campeonato de España| ©Libertaddigital

Sin embargo, para dejar K.O de una vez a las diferencias que anteponen, es necesaria la colaboración de patrocinadores privados que contribuyan a dar una mayor visibilidad a este deporte. Pero, aun así, el boxeo parte con la ventaja de que las mujeres que lo practican descuidan los “clichés” que, poco a poco, empiezan a diluirse en la sociedad. Por tanto, están a una llave maestra de alcanzar el cinturón de luchadoras.

“El boxeo es uno de los deportes más completos”

En comparación a otros deportes, el boxeo está en una de las mejores épocas de su leyenda. Tal y como apunta “la Potrilla”, en la actualidad “se hacen muchos combates, sale en la prensa, en la radio y ahora están volviendo a echar combates por la televisión… ¿Le falta un empujón? Para igualarlo al futbol sí, claro. Pero, ¿en comparación a otros deportes? Vas a las salas de boxeo y están llenas aun cobrándose entrada. Entonces, yo creo que, en este sentido, el boxeo sí que vende y está viviendo uno de sus mejores momentos”.

Brañas lo tiene claro “el que piense que se trata de un deporte violento es animado a que vaya a probar una clase, porque yo pienso que para que algo sea violento o agresivo tiene que haber un sentimiento negativo hacia el contrincante y en este caso no lo hay”. Y es que detrás de un deporte duro, como cualquier otro, aún falta por descubrir “el ambiente súper familiar, deportivo y cercano” que genera el ring, desvela.

J08O4146

“La potrilla de Arteixo” tuvo claro que nadie iba a detenerla en su misión de convertirse en una boxeadora profesional| ©Vtelevisión

Por lo tanto, engancha. Y, desde bien pequeñas lo saben porque se fijan más en los beneficios corporales que en la violencia intransmisible que parece provocar. “Es totalmente contrario a lo que nos pinta la sociedad. Como deporte, que es la parte que se desconocía hasta el momento, es muy completo. Trabajas la fuerza, la resistencia aeróbica, haces trabajo de tren superior e inferior. Luego, también, el trabajo de piernas y la coordinación, que son aspectos muy importantes. Aparte de todo eso, descargas mucha energía y estrés”, apunta la pugilista gallega.

Otra imagen que está cambiando es la fisiología que teníamos en mente de los deportistas en esta disciplina, así como también la procedencia de los practicantes: “la gente se extraña de que sea boxeadora, se piensa que sería más robusta. Cuando me ven, no solo a mí, sino a todas mis compañeras, que somos chicas normales, choca un poco”, explica Brañas.

“Para que algo sea violento o agresivo tiene que haber un sentimiento negativo hacia el contrincante y en este caso no lo hay”

jpg (1)

Marta Brañas junto a sus compañeras de boxeo femenino en Galicia| ©La Voz de Galicia

Del mismo modo, la gente está empezando a ver que los boxeadores no desciende de barrios humildes ni tampoco se emplea como un recurso para adquirir más musculatura. Por tanto, “la sociedad se da cuenta que tanto los boxeadores como las boxeadoras somos iguales y no concuerda con la imagen que se vendía antiguamente”.

En el nombre de Galicia

Saltó al cuadrilátero por primera vez con diecisiete años. Compagina su afición con su profesión en el Cuartel General de la Fuerza Logística Operativa de A Coruña y sus estudios en Enfermería, a pesar de que sus comienzos tuvieron que separarla de su tierra para convertirse en el referente actual del boxeo femenino. “He tenido la suerte de que nadie me ha puesto problemas ni para boxear ni para entrenar”, asegura.

“El boxeo sí que vende y está viviendo uno de sus mejores momentos”

Brañas estuvo dos temporadas en la Residencia Blume hasta que una lesión le impidió continuar. Se reenganchó en 2011 para volver a Madrid y seguir con sus entrenamientos en el CAR de los Alcaceres. Así, participó en el Mundial 2012 para ayudar a España en el estreno del boxeo femenino de los JJOO en Londres. En 2014, la promotora Star of David llamó a su puerta para ofrecerle un contrato de seis combates en Estados Unidos. Entró en el libro de historia cuando, al año siguiente, se proclamó la primera mujer vencedora del Campeonato de España de Boxeo.

Foto de portada: | ©La Voz de Galicia