Deportistas galegas (V): Nuria Rives, volando sobre patines

El pasado fin de semana el Club Patinaje Artístico Gondomar irrumpió en la historia del patinaje nacional consiguiendo la medalla de bronce en el Campeonato de España de grupos Show Pequeños. Este tercer puesto ha significado la consecución del primer metal en esta competición para un club gallego ya que nunca antes un club no catalán había conseguido colarse entre los tres primeros clasificados.

Cataluña sigue imponiendo su dominio sobre los patines. El pasado fin de semana se disputó el Campeonato de España de grupos Show, y en la categoría Show Pequeños, de los seis primeros clasificados, el único club no catalán ha sido el CPA Gondomar. De los 22 participantes en esta modalidad, los clubes gallegos Carpa Viqueira y CD Fontiñas han conseguido unas meritorias undécima y duodécima plazas respectivamente.

El CPA Gondomar ha hecho historia consiguiendo la primera medalla nacional para Galicia en la modalidad Show

En la otra categoría, Show Grandes, la senyera sí copó los tres cajones del pódium, pero los equipos gallegos demostraron nuevamente su calidade con la consecución de la séptima plaza por parte del Carpa Viqueira y la octava del CPA Ribex, a las que se sumaron la decimotercera del CP Porriño y las decimoquinta y decimosexta plaza del CPA Valladares y Anfora respectivamente.

Nuria Rives, integrante del CPA Gondomar, es parte de la gesta de esta histórica tercera plaza. A sus 27 años, y tras la consecución de la medalla de bronce en el Campeonato de España, la patinadora natural de Santiago de Compostela quiere poner la guinda a su carrera deportiva disputando el Campeonato del Mundo que se celebrará en septiembre en Naijing, China. Aunque esto no la desvinculará del patinaje ya que, de la mano de su hermana Lara, ha sido la responsable de la creación del Club Deportivo Ourela en el año 2013, que significó el primer club de patinaje de la ciudad de Ourense, el cual sigue creciendo año a año, tal y como lo ha hecho Nuria de forma vertiginosa en los últimos años.

La santiaguesa Nuria Rives, durante una de sus actuaciones | ©Federación Española de Patinaje

La santiaguesa Nuria Rives, durante una de sus actuaciones | ©Federación Española de Patinaje

Nuria Rives Busto empieza a patinar a los 8 años en el CD Fontiñas siguiendo los pasos de su hermana mayor Lara. En el año 2002, la santiaguesa comienza a competir en la modalidad Show, logrando buenos resultados tanto a nivel autonómico como nacional. Años más tarde, Nuria Rives ingresaría en Club Alquimia de Carral, en A Coruña, donde compaginaría su arte sobre los patines con sus estudios de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Con un campeonato gallego a sus espaldas y grandes resultados en competiciones nacionales, Nuria regresa al CD Fontiñas en 2013 animada por su hermana Lara, entrenadora en ese momento del club santiagués, aún sin saber todo lo que el patinaje le tenía preparado, ya que es a mitad de esa temporada cuando la carrera deportiva de la santiaguesa se propulsa de forma meteórica.

En marzo de ese mismo año Nuria tiene la oportunidad de competir en Girona en el PA Blanes Fundación, donde en tan solo un par de meses se disponían a disputar el Campeonato Europeo en Módena, Italia. Tras unos meses de intensos entrenamientos, la recompensa no pudo ser mejor: el PA Blanes Fundació se proclama campeón de Europa. La patinadora santiaguesa estaba viviendo un sueño del que todavía no era hora de despertarse. Ese mismo verano, tras volver a Santiago, recibe la llamada del club gerundense para comunicarle que formará parte de las patinadoras que disputarán el Campeonato Mundial que se celebrará en el mes de noviembre en Taiwan. Además, por si fuera poco, en ese momento la creación del CD Ourela junto con su hermana Lara ya está en marcha y comenzaría su actividad en el mes de septiembre de ese mismo año.

El sueño de Nuria se prolongó y las patinadoras del PA Blanes Fundació lograron la medalla de bronce en el mundial de Taiwan

 

Nuria cerró así una temporada espectacular, que comenzó con la vuelta a sus orígenes en Fontiñas y terminó con la consecución de la medalla de bronce más importante de su carrera, pasando por la creación de su propio club, el CD Ourela. La temporada siguiente Nuria Rives continuaría en el PA Blanes de Girona, compaginando su carrera deportiva en Girona con su trabajo como entranadora en el Club Deportivo Ourela, en Ourense. En un año lleno de viajes de ida y vuelta, la santiaguesa continúo compitiendo a un extraordinario nivel y se proclamó junto a su equipo, primero campeona de España y meses después subcampeonas de Europa en el europeo disputado en Amsterdam. Pero el vuelo de Nuria todavía no tenía fecha de aterrizaje.

En ese año disputó por segundo año consecutivo con el PA Blanes el campeonato mundial, esta vez en casa, pues la prueba se desarrolló en Reus. Más arropadas que nunca, Nuria recuerda el mundial como uno de los mejores campeonatos de su vida, porque además del espectacular ambiente del pabellón, el PA Blanes Fundació conseguiría nuevamente la medalla de bronce por segundo año consecutivo.

El siguiente año, diferentes circunstancias provocan la marcha de varias patinadoras del PA Blanes Fundació, y Nuria deja el equipo y vuelve a Galicia para centrarse exclusivamente en su trabajo como entrenadora en el CD Ourela. Pero los patines seguían imantando a la patinadora santiaguesa, que finalmente volvió a competir, consiguiendo el subcampeonato gallego y un séptimo puesto en el campeonato nacional a través de un grupo formado por seis patinadores que concursarían en representación del CD Ourela, cerrando así otro año plagado de éxitos.

Integrantes del Club Deportivo Ourela  | ©CD Ourela

Integrantes del Club Deportivo Ourela | ©CD Ourela

A pesar de que partía con la idea de no patinar y volver a centrarse únicamente en su trabajo como entrenadora, a Nuria le surge otra vez la oportunidad de competir con el CPA Gondomar, y de nuevo, se calza los patines con las mismas ganas que siempre. Tras proclamarse campeonas gallegas en el mes de enero, el pasado fin de semana se han alzado con la primera medalla nacional para un club no catalán en la categoría Show.

Idas y venidas, trabajo, estudios, viajes y, tras alguna que otra temporada sin competir, pero con la misma ilusión que en sus primeros años aunque ansiando ya una mayor estabilidad, Nuria sigue forjando su historia por todos los pabellones que tienen el placer de presenciar su arte sobre los patines. El Mundial que se disputará en el mes de septiembre en China puede ser el capítulo final de un libro que no ha parado de escribir desde que tenía ocho años.