Imprimir: una odisea en el Campus Norte

El Campus Norte de la USC (Universidad de Santiago de Compostela), a pesar de ser conocido entre sus habitantes como Campus Morte, está lleno de vida: facultades, parques, Auditorio de Galicia… y patos, sin duda alguna una de sus curiosidades más conocidas. El civismo de los patos en ese misterioso lago que rodea parte del Auditorio cautiva a estudiantes durante las primeras semanas de su primer curso en el Campus Norte. Luego ya se convierten en unos compañeros más a los que ves todos los días. Lo mismo sucede con el servicio de reprografía: los inconvenientes o quejas que suscitan entre los estudiantes Campus Na Nube o el servicio de copistería de la universidad son un compañero más durante el curso.

Campus Na Nube es un sistema de impresión para la comunidad universitaria, una serie de impresoras situadas en diversos puntos de ambos Campus, Norte y Sur. Acceder a ellas es sencillo, sólo hay que tener tarjeta universitaria e identificarse con ella y llevar folios. Pero suelen generar bastantes problemas. El sistema se instauró a finales del 2013, como consecuencia de una nueva concesión por parte de la USC del servicio de reprografía. Esta incorporación supuso también el cierre del servicio de reprografía con el que contaban algunas facultades, como la de Ciencias de la Comunicación. Los servicios de impresión se fusionaron: “En función del número de departamentos, ganó Filología”, comenta una antigua empleada del servicio.

© Campusnanube.com

© Campusnanube.com

De esta forma, se eliminaba un servicio, se estrenaba otro nuevo y la carga de trabajo, en el caso de la facultad de Filología, se aumentaba al contar también con el material de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Sin embargo, desde la aparición del grado y la desaparición de las licenciaturas, el número de impresiones ya había notado un descenso considerable. “Ahora se trabaja mucho con documentos digitales y con el Campus Virtual; de hecho, muchas de las impresiones son de este tipo de documentos”, comenta la misma empleada. Añade también que con los cambios en la carga de trabajo y demanda “quizás se estaban manteniendo servicios que no eran viables”. Y Campus Na Nube proporciona mayor versatilidad con este tipo de documentos: pen drive con el archivo que se quiera imprimir, o enviarlo a través del correo de la USC, la tarjeta universitaria activada y con saldo, un precio asequible, los folios que hagan faltan y una rápida visita a la impresora, libre de las colas que suele haber en la facultad de Filología. Pero la realidad es todo lo contrario. La máquina no enciende (o tarda) y no reconoce la tarjeta universitaria, el documento, el pen drive o el papel. Xoel López, estudiante de 4º de Comunicación Audiovisual reconoce que “nunca he usado Campus Na Nube, porque creo que la primera vez que lo intenté fue imposible”.

Si estudias en la facultad de Ciencias de la Comunicación, tienes otras dos opciones para imprimir (sin tener que recurrir a una copistería externa a la USC o a facultades más alejadas, como la de Ciencias Económicas y Empresariales): ir a la facultad de filología o imprimir en un ordenador habilitado en una sala de informática. Tampoco son maravillas. En la primera opción, te arriesgas a sufrir colas eternas: “Vosotros las habéis sufrido, qué voy a decir”, comenta la empleada. En la segunda, los problemas de Campus Na Nube reaparecen: tarda en encender, hay cola, el papel se atasca (o lo dejan atascado) o, la más temida de todas, está fuera de servicio.Siempre que voy no puedo utilizarla: o hay mucha gente, o no funciona la impresora… Todos los problemas posibles: aula de informática o Campus Na Nube”.

El resultado final es sencillo: tras escarmentar un par de veces, se recurre a imprimir en una copistería, tanto en las próximas al Campus Norte como en el Sur, como en el caso de Xoel: “Siempre acabo imprimiendo en el Sur, porque me cuadra de camino, el tiempo de espera es menor y aquí o funciona o no funciona, depende del día”. Al final, la odisea termina. Y tal y como muestra este vídeo interactivo: la realidad muchas veces supera a la ficción, o a la primera impresión.