España en Río: el medallero (I)

España ha empezado a sumar medallas en esta semana y media de competición, disputadas ya algunas pruebas y, por tanto, con menos opción de aumentar el contador nacional. Es el caso del tiro con arco con representante gallego incluido, Miguel Alvariño, o Sonia Franquet en tiro con pistola, ambos sin conseguir medalla. Otra gallega, Teresa Portela, se va con un diploma olímpico de los que podrían ser sus últimos Juegos. En aguas abiertas Erika Villaécija acabó decimoséptima, lejos del podio; más cerca estuvo Rafa Nadal que se quedó a las puertas del bronce individual. Otro que peleó hasta el final fue Samuel Carmona en boxeo en un combate contra Yuberjen Martínez, pero no consiguió el pase a semifinales que le aseguraría el bronce. Tampoco opciones ya en pruebas que se estrenaban este año en Río como son el rugby a 7 masculino y femenino; y en otras de equipo como las derrotas de las Guerreras en balonmano y de los chicos del waterpolo. Decimos adiós a la posibilidad de subir a los podios de algunas modalidades, pero todavía quedan otras. Por el camino, los que se van de Brasil con la presea al cuello: en este momento un cómputo de cuatro oros, una plata y dos bronces.

4 oros

Mireia Belmonte, natación 200 metros mariposa: La nadadora de Badalona decidió ir de nuevo a por todas en estos Juegos, con seis inscripciones: cinco en pruebas individuales y una en relevo. Todavía le quedan metros que nadar para colgarse más medallas pero ya tiene el ansiado oro en la prueba de 200 metros mariposa, su especialidad. Acabó el primer largo tercera, pero quiso seguir escalando y ya en el siguiente se situó en posición de plata. Los dos últimos largos le dieron la victoria, Mireia sacó fuerzas y fue tres centésimas más rápida que la australiana Madeline Groves.

La palista tras finalizar la prueba de K1 | © Iván Alvarado/Reuters

Maialen Chourraut, piragüismo K1: 98’65 segundos es el tiempo que tardaron Maialen y su kayak en descender por las puertas del circuito. Se clasificó para la final en tercera posición, por detrás de la austríaca Corinna Kunhle y de la británica Fiona Pennie. Pero en la prueba definitiva fue superando poco a poco las marcas de Luuka Jones, finalmente segunda. Una medalla que mejora el bronce que la piragüista guipuzcoana había conseguido en los Juegos de Londres. Después de la cita de 2012 se tomó un respiro para ser madre pero volvió a la competición con las mismas ilusiones y, si cabe, más fuerza.

Marc López y Rafa Nadal, tenis dobles: la última imagen de Nadal en estos Juegos no dejó un sabor muy dulce, tras perder con Nishikori las opciones del bronce. Sin embargo, días antes ya había escrito su nombre en lo más alto de los Juegos junto a Marc López, con el que compitió en la prueba de dobles. Dos grandes amigos que vencieron en tres sets (6-2, 3-6, 6-4) a los rumanos Florin Mergea y Horia Tecau. López venía de vivir un año de gloria, tras ganar el Roland Gorras con Feliciano López, mientras que a Nadal no le había ido tan bien la campaña, protagonizada por su parón en el entrenamiento debido a su lesionada muñeca izquierda.

Marcus Cooper Walz, piragüismo K1 1000 metros: el palista nacido en Oxford, pero residente en Mallorca, llegó a los Juegos para competir en una categoría que no es la suya ya que normalmente se dedica a la no olímpica K1 500, con la que fue subcampeón del mundo en 2015. Sorprendió no sólo con la obtención de plaza sino con la remontada durante la prueba, tras pasar entre los primeros los 250 metros y bajar hasta el quinto puesto en los 500 y los 750. En los metros finales lo dio todo para ir superando uno a uno a sus rivales, hasta pasar por delante de los que iban en cabeza, el checo Josef Dostál y el ruso Roman Anoshkin.

1 plata

Orlando Ortega, atletismo 110 metros valla: no sólo es la primera medalla de plata en estos Juegos sino la única que se ha llevado el atletismo español desde Atenas 2004. El español de origen cubano tuvo que remontar tras una mala salida que lo llevó a pasar la primera valla en última posición en la que fue una carrera lenta, con ninguna marca por debajo de los trece segundos. En concreto, 13’17 segundos para Ortega, por debajo del jamaicano Omar McLeod y por encima del francés Dimitri Bascou.

2 bronces

Lydia Valentín celebró por fin su ansiado metal olímpico | ©Goh Chai Hin/AFP

Mireia Belmonte, natación 400 metros estilos: Mireia abrió su contador personal y, al mismo tiempo, el medallero nacional con una medalla de bronce en la prueba de 400 metros estilos. Acabó exhausta tras un final muy peleado en el que, cuando parecía que ya no podría dar más de sí, comenzó a perseguir a la británica Hanna Miley hasta que consiguió aventajarla en quince centésimas. Confesaba tras hacerse con el tercer puesto que no había querido dejar de luchar hasta tocar el borde de la piscina pese a que se veía lejos de la nadadora inglesa.

Lydia Valentín, halterofilia 75kg: la levantadora de peso tenía un recuerdo agridulce de los Juegos Olímpicos debido a un cuarto puesto injusto en Londres tras el positivo posterior por dopaje de las tres primeras, que le daban un oro que todavía no ha recibido. 257 kilos levantó la de Ponferrada entre los 116 de la arrancada y los 141 de los dos tiempos, que le valieron para asegurar la medalla. Se quedó sólo a un kilo de la segunda, la bielorrusa Darya Naumava. Una medalla con mucho significado en sus terceros Juegos y tras sufrir varios meses de lesión que le impidieron participar en el Mundial de Houston 2015.