El cambio también puede ser a peor

Llevamos casi un año de pre-campaña, campaña y elecciones, y parece que no se va a terminar pronto, ya que una de las condiciones que piden los partidos de la oposición —si se pueden llamar así a PSOE, Podemos y Ciudadanos, ya que mientras no ya haya gobierno, por definición, no hay oposición— es el cambio. Por supuesto que para mejorar una situación es necesario el cambio, pero este no siempre se produce en la buena dirección, y más si se parece al cambio que se produjo en Navarra en las elecciones municipales y autonómicas del pasado año, en donde Geroa Bai en la Comunidad y EH Bildu en Pamplona gobiernan desde entonces; al menos esto es lo que se puede sacar como conclusión tras echar un vistazo al informe realizado por Think Tank Civismo, titulado El cambio llega a Navarra.

Por ejemplo, se realizó una reforma fiscal con el fin de incrementar la recaudación en 127 millones de € en 2016 y 72,5 millones de € en 2017, pero hasta el mes de abril de este año la recaudación cayó en 12 millones de €, un 1% del total; mientras que al mismo tiempo los gastos aumentaban en 55 millones de €. Esto se traduce en un cambio, tal como pretendían Geroa Bai y EH Bildu, ya que Navarra ha pasado de tener un superávit de 55 millones de € en el primer cuatrimestre del año 2015 a registrar un déficit de 13 millones de € en los primeros cuatro meses del presente año.

Al mismo tiempo, la deuda pública se ha disparado en la Comunidad Foral de Navarra, ya que en el primer trimestre del año 2015 esta se incrementó en 84 millones de €, en cambio, en este año ha aumentado en más del doble, hasta alcanzar los 193 millones de €; tal como indica el informe, “de perpetuarse esta tendencia de aumento de gastos y caída de ingresos, la deuda pública podría seguir incrementándose hasta alcanzar niveles alarmantes.

|©

©| Ministerio de Hacienda

Tal como indica el informe, el cambio también ha llegado en el mercado laboral, ya que, por ejemplo, la tasa de paro no ha parado de crecer desde que se produjo el cambio en el gobierno de la Comunidad Foral, al pasar de un 12,55% en el segundo trimestre del año 2015 hasta alcanzar un 14,25% en el primer trimestre del año 2016. Por tanto, en este ámbito se ha invertido la tendencia bajista que llevaba Navarra desde el año 2013 en el que alcanzó el 19% de paro, e incluso lleva el camino contrario al del conjunto de España, en donde en el mismo período la tasa de paro cayó en 1.3 puntos, pasando del 22,3 al 21%.

 

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 15.52.10

©| INE

Otro de los factores que explican el fracaso del cambio en Navarra es lo relativo a la salida y constitución de empresas en la Comunidad. Así, solo en el segundo semestre del año 2015 se marcharon 20 empresas debido a la “incertidumbre regulatoria y fiscal”, y en el primer trimestre del año 2016 se constituyeron un 1,3% de empresas menos con respecto al mismo período del año 2015, y tal como apunto el informe, esta reducción en el número de empresas constituciones coincide con el aumento del tipo impositivo sl 28% en el Impuesto de Sociedades, siendo junto al País Vasco, la Comunidad Autónoma con un mayor tipo en este tributo, ya que el resto de España lo mantiene en el 25%.

Captura de pantalla 2016-08-08 a las 15.52.27

©| Colegio de Registradores

Es cierto que España necesita cambios ante los retos económicos que se avecinan en los próximos años, a saber, continuar con las reformas en el mercado laboral para mejorar los niveles de empleo y su calidad, cuadrar las cuentas públicas que se encuentran muy deterioradas debido a la irresponsabilidad del ejecutivo liderado por Rajoy o plantear un cambio del sistema de pensiones que garantice su sostenibilidad. Pero se debe tener cuidado con los cambios que se piden y se desean, puesto que los resultados pueden ser justo los contrarios a los que se deseaban, ya que el cambio también puede ser a peor, como es el caso de Navarra.

Artículo realizado por: Santiago Calvo. Economista y presidente de Students for Liberty Galicia.