“Yo antes de ti”: más que una historia de amor

Han sido muchas las historias que, tras haberse convertido en best sellers en las librerías de todo el mundo, han dado el salto a las pantallas de cine. De todas ellas algunas han tenido mejor suerte que otras, ya que este paso a lo audiovisual puede suponer tanto una revalorización de la obra como la caída en desgracia de la misma. No resulta fácil contentar a un fan que ha tenido la posibilidad de imaginar su propia historia a partir de las páginas de un libro. Sin embargo, independientemente de la acogida que pueda tener “Yo antes de ti” en las taquillas, es una adaptación aceptable aunque pierde parte de la esencia original.

He de reconocer que decidí iniciarme en esta historia tras ver el tráiler de la película, por lo que todo aquel que lo haya visto comprenderá que lo que esperaba encontrarme tras esa portada fuera una típica historia de “chico conoce a chica”. Pensé que me iba sumergir en una serie de frases azucaradas empleadas para describir escenas idílicas en la que los protagonistas se jurarían su amor, pero, para mí sorpresa, lo que realmente había creado Jojo Moyes era muy diferente. No estamos ante la típica historia de amor, sino ante un relato de evolución personal. Will y Louisa son muy diferentes pero sus vidas se cruzan no para vivir un tórrido romance, sino para demostrarnos que inesperadamente pueden aparecer cosas en nuestro camino que nos hagan cambiar y evolucionar como personas.

“¿Quiénes se creen los demás para decidir cómo han de ser nuestras vidas?”/©infoliteraria

“Ten el coraje de seguir a tu corazón y a tu intuición. De algún modo ellos ya saben lo que quieres llegar a ser”, dijo Steve Jobs a un grupo de alumnos recién graduados de la Universidad de Stanford. Jojo Moyes nos demuestra que esto es cierto al describir un sendero en el que Louisa, una chica con una vida instaurada en un cómodo aburrimiento y carente de aspiraciones y sueños, se redescubre a sí misma gracias a Will, un hombre que lo había tenido todo en la vida y que, tras un accidente de moto, se ve condenado a vivir en una silla de ruedas.

La película es bastante leal a la obra original, o por lo menos en apariencia. Los escenarios, el vestuario, la caracterización de los actores e incluso algunos diálogos han sido trasladados a la pantalla de forma exacta. A los que estamos acostumbrados a ver a Emilia Clarke al frente de un ejército rumbo a Poniente nos puede resultar un poco extraño verla de repente paseando a un tetrapléjico por un pequeño pueblo de Inglaterra, pero ese es otro tema. Lo cierto es que ni ella ni Sam Clafin son grandes actores, lo cual se puede entrever en los momentos de mayor tensión de la trama, pero lo cierto es que se defienden bastante bien, pues tampoco se espera de ellos gran cosa. Las personalidades bien perfiladas de ambos protagonistas creadas por la autora son reducidas en su paso a la pantalla, por lo que no precisan de una interpretación exquisita para ser aceptables.

"Al final, todos quieren ver el lado bueno. Necesitan que yo mire el lado bueno"/ ©cineyseries.net

“Al final, todos quieren ver el lado bueno. Necesitan que yo mire el lado bueno”/ ©cineyseries.net

Creo que de hecho lo que más me desilusionó como lectora fue precisamente eso. La película no consigue profundizar lo suficiente en la personalidad de Louisa, que es la narradora de la mayor parte del libro y a la cual, a medida que avanzas en la lectura, vas comprendiendo hasta sentir que la conoces tan bien como te conoces a ti. Es en este personaje, en su transformación desde que conoce a Will, donde se encuentra la belleza de “Yo antes de ti”. Creo que aquellos que solo vean la película no llegarán a comprender del todo la historia o no la entenderán de la misma manera que aquellos que la hayan leído, pues se quedarán solo en la superficie y no verán del todo claro lo que hay más allá de la relación de Luisa con el hombre al que cuida. Verán una historia de amor peculiar e imperfecta, pero lo cierto es que perderán la esencia del cruce de caminos de Louisa Clark y Will Traynor.