Razones para preparar tu próximo Arde Lvcvs

Cada año, en el mes de junio, la ciudad de Lugo se viste de romana para celebrar, con más de 400 actividades, el Arde Lvcvs. En su última edición, celebrada desde el 16 al 19 de este mes, Lugo contó con la participación de más de 600.000 personas. El éxito fue rotundo, por lo que el próximo objetivo del Ayuntamiento sería conseguir la declaración de fiesta de interés turístico nacional. Un año más, el fuego hizo arder Lugo.

Es cierto que el pasado ya no nos pertenece, que se escapa de nuestras manos como arena entre los dedos, pero… ¿y si existiese la posibilidad de viajar en el tiempo y vivir cuatro días en pleno siglo II? Pues esto es lo que se esconde tras la fiesta más esperada del año en Lugo. Las calles se transforman, ya no hay lucenses, sino que son romanos y castrexos, y los euros han desaparecido para dejar paso a la moneda del Imperio: un áureo del emperador Trajano.

El Arde Lvcvs comienza con la apertura de las puertas de la ciudad a cargo de la Guardia Pretoriana. Le siguen numerosos desfiles de las tropas de Lvcvs Eqvites, de Cohors III Lvcensis, de los Mercenarios Galaicos, de la Gvardia Pretoriana, del Senatvs Lvcvs Avgvsti, etc. Desde Itálica, antigua ciudad romana situada en Sevilla, llegan los gladiadores Ars Dimicandi. Por el puente romano de Lvcvs Avgvsti entran las legiones romanas al mando del general Caio.

Campamento de la asociación Lucus Equites|©Paula Martínez Graña

Campamento de la asociación Lucus Equites|©Paula Martínez Graña

En la mitología romana, se relacionaba el fuego sagrado de Vesta con la prosperidad de la ciudad. Es por ello que el primer día del Arde Lvcvs se enciende el fuego sagrado de Vesta que la asociación de Vestales Lvcvs Avgvsti se encarga de preservar hasta el próximo año. En la Antigua Roma se creía que si el fuego se apagaba era símbolo de que se avecinaba un desastre para la ciudad.

En distintas zonas de la ciudad se instalan campamentos castrexos en los que sus habitantes recrean las costumbres propias del siglo II. Se realizan bautizos y bodas celtas en Porta Miñá. En estos cuatro días, la ciudad y sus visitantes se dividen entre romanos o castrexos, ¿quién se quedará con el anhelado territorio?

Celebración de los bautizos celtas en Porta Miñá |©Paula Martínez Graña

Celebración de los bautizos celtas en Porta Miñá |©Paula Martínez Graña

Entre la multitud y, elevándose hacia el cielo, se encuentra el Palco de la Música de la Plaza Mayor de Lugo donde, cada año, numerosas parejas deciden sellar su amor bajo el rito romano. Este es el caso de Ana y Diego, dos jóvenes que decidieron participar en una de las actividades más demandadas por la población lucense.

Ana y Diego, durante la celebración de su boda romana |©Paula Martínez Graña

Ana y Diego, durante la celebración de su boda romana |©Paula Martínez Graña

La pareja decidió participar en esta actividad porque les pareció un rito muy romántico y una forma de involucrarse más con su pareja. Ana aseguró que “estaría encantada de volver el próximo año y poder repetir la experiencia”.

Cuando llegó el ansiado momento de la boda, a Ana le colocaron un velo de color naranja con una corona en la cabeza y un cinturón que ceñía su vestido. Luego, el sacerdote les preguntó sus nombres y para llevar a cabo el rito tuvieron que decir: “donde yo soy Caya, tú eres Cayo” y “donde yo soy Cayo, tú eres Caya” (Ubi tu Gaius, ego Gaia). Posteriormente, entró en escena un familiar o un amigo que actuó como testigo.

En este caso, el testigo fue una amiga de la pareja que tuvo que juntar las dos manos derechas de los enamorados para que luego, todos juntos, gritaran: “¡feliciter!”. Para finalizar el rito, la pareja realizó una ofrenda al fuego y, a continuación, partió una galleta a la mitad, como símbolo del matrimonio.

Al concluir la boda, Ana afirmó que, para ella, la parte más interesante del rito había sido la ofrenda al fuego, ya que “fue muy místico el hecho de tirar cenizas en un recipiente y que, inesperadamente, surgiese una llama de fuego. Lo vi como una muestra de amor consolidado”.

“Fue muy místico el hecho de tirar cenizas en un recipiente y que, inesperadamente, surgiese una llama de fuego. Lo vi como una muestra de amor consolidado”

Iago Duarte, el último romano de Cohors III Lucensium

Iago Duarte, romano de la asocación Cohors III Lucensium |©Paula Martínez Graña

Iago Duarte, romano de la asocación Cohors III Lucensium |©Paula Martínez Graña

Iago Duarte entró en la asociación Cohors III Lucensium sin ser consciente del maravilloso mundo que estaba a punto de descubrir. Todo surgió el viernes 17, a última hora, cuando recibió una llamada de su padre, miembro de la asociación, informándole de que necesitaban a un chico que tocara el cornum (el cuerno).

A partir de ese momento, Iago se integró en la asociación como invitado, ya que no era considerado aún miembro de pleno derecho. Esta asociación es considerada una de las más importantes de la ciudad, y como Iago indica: “Su popularidad radica en que intenta acercarse al realismo de la época romana todo lo posible y también porque sus miembros trabajan y se preparan para ello durante todo el año”.

Esta asociación no solo está presente en el Arde Lvcvs, sino que viaja por diferentes lugares del norte de Portugal y de la geografía española. Como informó Iago: “El fin de semana antes de que empezaran las fiestas, los romanos de la Cohors III Lucensium estuvieron desfilando en León. Además, cada desfile necesita sus ensayos y su perfeccionamiento, ya que en la asociación quieren que te involucres al máximo en cada momento para dar realismo”.

“Cada desfile necesita sus ensayos y su perfeccionamiento, en la asociación quieren que te involucres al máximo en cada momento para dar realismo”

Iago Duarte asegura que participar en esta actividad “exige mucho tiempo y dedicación”, pero que estaría encantado de volver a desfilar el año que viene, ya que en este Arde Lvcvs ha descubierto un mundo muy interesante y nuevo para él. Anima a todo el que esté leyendo esto que venga a las próximas fiestas del Arde Lvcvs y que se impregne de la magia romana que viaja por las calles lucenses en sus días de celebración.

Exposición de trajes en un campamento castrexo|©Paula Martínez Graña

Exposición de trajes en un campamento castrexo|©Paula Martínez Graña

El Arde Lvcvs finaliza con el cierre de puertas a cargo de la Guardia Pretoriana hasta el próximo año.

“Un pueblo que olvida es una cultura que muere, un pueblo que mantiene su memoria es un pueblo que crece”

Toda la información sobre el Arde Lvcvs, se puede consultar en su sitio web o a través de su Facebook, donde ya se han publicado las fechas del Arde Lvcvs 2017. ¡Descúbrelas y prepara tu próximo Arde Lvcvs!