Las sorpresas de la Eurocopa

La ampliación del número de combinados nacionales que participan en la actual Eurocopa, de 16 a 24, ha propiciado que varias selecciones no habituales en este tipo de torneos hayan podido acudir al campeonato disputado en tierras francesas. Algunos, incluso, han sorprendido al espectador medio por su rendimiento demostrado. Desde Equipo Compostimes analizamos la andadura de algunos de ellos.

Gales

Gales conseguía acceder por primera vez en su historia a la fase final de una Eurocopa, y lo hacía bajo las órdenes de Chris Coleman, tripulante del barco galés con una clara ruta de navegación: defender bien por medio de una poblada defensa de cinco con tres centrales expeditivos como Davies, Chester y el capitán Williams, y la ayuda de Taylor y Gunter en los laterales, intentando  llegar a la portería contraria lo más rápidamente posible a través de la conexión Ramsey-Bale, y gracias a la cantidad de campo que abarcan Joe Allen y Joe Ledley.

Gales tiene una clara ruta de navegación: defender bien por medio de una poblada defensa de cinco y llegar a la portería contraria lo más rápidamente posible a través de la conexión Ramsey-Bale

Encuadrada en el Grupo B junto con Inglaterra, Rusia y Eslovaquia, el conjunto galés clasificaría primera de grupo tras la victoria frente a Eslovaquia en el primer partido, la derrota sobre la bocina contra Inglaterra y la exhibición en la última jornada, donde su sueño se convirtió en realidad, cuajando su mejor partido en la victoria por 3-0 contra una decepcionante Rusia que no apareció en todo el torneo. Los rusos no consiguieron parar las embestidas del equipo galés en ningún momento, ni tampoco anular en el centro del campo a Joe Allen ni Aaron Ramsey, que jugaron con ardua comodidad, permitiendo de esta forma a Gareth Bale hacer lo que más le gusta: correr hacia el área rival.

Gales se colaba en octavos de final como primera de grupo, por lo que su rival sería Irlanda del Norte, equipo bastante parejo a los galeses. Debido a esto a los de Coleman les tocó llevar la iniciativa del partido, algo a lo que no estaban acostumbrados, lo que  se reflejó en una primera parte sin apenas ocasiones y con una Irlanda del Norte cómoda. En la segunda mitad, Coleman dio entrada a Robson-Kanu y Jonathan Williams, ambos vitales para aportar una mayor movilidad y creación de espacios en ataque. Llegó así el gol en propia puerta de McAuley tras un centro desde la izquierda de Gareth Bale, que serviría para meter a los galeses entre los ocho mejores equipos de Europa. Su rival en cuartos, Bélgica.

Bale y Ramsey son los dos grandes líderes del combinado galés | ©MundoDeportivo

Bale y Ramsey son los dos grandes líderes del combinado galés | ©MundoDeportivo

Hungría

Hungría volvía cuarenta y cuatro años después a una Eurocopa bajo las órdenes del exjugador alemán Bernd Storck, técnico que ha conseguido dotar de una identidad propia y valiente al equipo húngaro. Encuadrado en el Grupo F, junto a la Portugal de Cristiano Ronaldo y a la Austria de David Alaba, sus opciones parecían pasar por superar a Islandia y luchar contra los austríacos por ser segundos o clasificarse como mejor tercera, pero tanto húngaros como islandeses se hicieron con las dos primeras plazas del grupo con cinco puntos, relegando a Portugal a la tercera plaza.

Los de Bernd Storck apostaron desde el primer momento por la posesión del balón y la creación de fútbol, empezando por su veterano arquero Király, que debajo de ese carismático chándal vintage esconde un buen criterio en la salida de balón. Los centrales, Juhasz y Guzmics no rifaban nunca la pelota, y avanzaban hacia la portería contraria a través de sus laterales e interiores, que a su vez, buscaban a una de las revelaciones en la fase de grupos: Adam Nagy. El jovencísimo mediocentro de 21 años, tocaba y tocaba la pelota, movía a su equipo y era el que intentaba filtrar pases en el ataque húngaro, donde la referencia eran Szalai o Priskin en punta y Dzsudzsák en banda izquierda. El extremo del Bursaspor, jugador más desequilibrante del equipo húngaro, puso contra las puertas a Portugal tras firmar un doblete en la última jornada, tras el gol del veterano Zoltan Gera, que suma ya 96 internacionalidades.

Hungría sorprendió a sus rivales apostando por la posesión del balón y la creación de fútbol, un estilo que le sirvió para ganar muchos adeptos durante el transcurso de la Eurocopa

Y en octavos de final llegó Bélgica, que parecía ir de menos a más. Hungría fue dueña una vez más de la posesión del balón, pero esta vez no le bastó para frenar las embestidas belgas lideradas por un Eden Hazard, que anotó un gol y dio dos asistencias para acabar con una Hungría que había aguantado hasta el minuto 70 con 1-0. De esta manera, el equipo húngaro puso fin al torneo, exhibiendo su fútbol a través de su mayor protagonista: la pelota.

Gábor Király se ha convertido en el jugador de mayor edad en jugar una Eurocopa | ©ESPN

Gábor Király se ha convertido en el jugador de mayor edad en jugar una Eurocopa | ©ESPN

Croacia

Por cuarta vez en la historia, los croatas se cuelan in extremis en la competición europea; consiguen el billete a Francia para verse las caras con República Checa, Turquía y España. Aunque presenta una plantilla que no está al nivel de las mejores selecciones, sí cuenta con un equipo sólido y fuerte que le ha permitido protagonizar un sorpasso de lo más inesperado: vencer a la Selección Española en la fase de clasificación a octavos. Esta victoria ayudó al conjunto de Čačić para encabezar el grupo. Cuando las apuestas confían en España como favorita para liderar la lista, los croatas muestran superioridad en el terreno de juego y consiguen dar un giro que cambia un panorama ya firmado por los aficionados. Este último partido entre las dos grandes potencias de grupo servía a ambos equipos para disputarse sus futuros rivales de octavos: Portugal e Italia.

El gran hacer de la selección croata en la fase de grupos –en la que superaron a España– no tendrá continuidad en el torneo después de caer frente a Portugal en octavos de final

Tras la pugna, la selección de Čačić se cruza con Portugal en la segunda fase de la Eurocopa en una batalla que no logra triunfar, a pesar de ser la favorita entre los amantes del fútbol para llegar a los cuartos de final. Queda, por tanto, abatida de la competición. No obstante, cabe destacar que su juego estuvo a la altura de una victoria digna, apostando por un juego más ofensivo. La fortuna echó las carta en su contra, tras un largo combate en el que luchó por ganar desde el primer silbido arbitral..

Entre sus líneas, destacan los medios del Real Madrid, Luka Modric y Mateo Kovačić. Ivan Rakitic, la revelación del F.C Barcelona y ex-jugador del Sevilla C.F resulta un pilar fundamental en la alineación principal del equipo. Ivan Perišić, volante y media punta del Inter de Milán, resuelve los conflictos para asegurar el gol. De hecho, anotó el gol de la victoria ante España. Su pericia parte, así, de un poderoso centro de campo y una defensa muy sólida, saliendo en contraataques muy rápidos. En la delantera sobresale el ex-jugador del Atlético de Madrid y actual militante del Juventus, Mario Mandžukić. El guardameta del AS Mónaco, Danijel Subašić, se encarga de proteger la portería del conjunto croata.

A falta de dos jornadas para terminar la clasificación de grupos, el equipo tuvo que adaptarse con la mayor rapidez posible a las órdenes del nuevo mister, Ante Čačić. Este pequeño percance pudo suponer la corta perdurabilidad del equipo en la Eurocopa 2016.

Modric y Perisic han sido dos de los jugadores más destacados de la selección croata | ©EFE

Modric y Perisic han sido dos de los jugadores más destacados de la selección croata | ©EFE

Islandia

La selección islandesa se ha erigido como la gran sorpresa del campeonato después de eliminar a Inglaterra en octavos de final. Con una población similar a la de la provincia de Ourense, el combinado nórdico ha conseguido introducirse entre los ocho mejores del continente en su primera participación en una fase final de un torneo internacional.

Islandia es consciente de su inferioridad técnica con respecto a la mayoría de selecciones, pero contrarresta la carencia de talento con una ejecución metódica y eficaz de su estilo de juego. Los chicos de Lars Lagerbäck y Heimir Hallgrímsson forman en un 4-4-2 que puede parecer anacrónico en el fútbol actual, pero que ha servido para completar cuatro partidos de Eurocopa sin conocer la derrota. El plan de juego es sencillo: todos deben implicarse en tareas defensivas –los centrocampistas de banda persiguen a los laterales rivales con ímpetu y los delanteros son solidarios en la presión–, cerrar espacios y mostrarse imponentes en el juego aéreo. En este sentido, el trabajo de los dos centrales islandeses, Kári Árnason y Ragnar Sigurdsson, está siendo excelso.

El desempeño de Gunnarsson en la medular, por su sacrificio defensivo y por su liderazgo a la hora de dirigir al equipo cuando se despliega ofensivamente están siendo vitales para la selección islandesa, que ejecuta a la perfección el plan diseñado

Y cuando recuperan el balón, buscan la portería rival con juego directo, estirándose como un acordeón. La premisa básica recuerda a la de un equipo de fútbol americano: un quarterback (en este caso, el capitán Aron Gunnarsson o Gylfi Sigurdsson, el futbolista de más calidad y el más mediático de los escandinavos) envía el esférico hacia el campo contrario, buscando siempre las bandas, por donde se prodigan tanto los dos extremos como los dos delanteros, que caen a los costados con frecuencia. Allí, o bien se busca colgar el balón al área o se intenta conseguir un saque de banda. En este segundo caso emerge el aspecto más idiosincrático del combinado islandés. Gunnarsson agarra el balón, las inmediaciones de la portería rival se pueblan de futbolistas nórdicos y el jugador del Cardiff envía misiles que, hasta ahora, han causado estragos. De este modo llegó el tanto del empate frente a Inglaterra, en una acción que recordó irremisiblemente a aquel Stoke City que hizo de los saques de banda un verdadero arte. Islandia se enfrentará a la anfitriona, Francia, en cuartos de final.

Gunnarsson, capitán de Islandia, antes de realizar uno de sus característicos saques de banda | ©Standard UK

Gunnarsson, capitán de Islandia, antes de realizar uno de sus característicos saques de banda | ©Standard UK

Irlanda del Norte

Irlanda del Norte, pese a haber perdido tres de los cuatro encuentros en los que participó, ha completado una Eurocopa por encima de las expectativas iniciales. Encuadrada en un grupo con mucho nivel, con Alemania, Polonia y Ucrania, parecía abocada a salir goleada en todos los envites, pues para muchos era considerada una de las selecciones más débiles de todas las que acudieron al país galo. Los norirlandeses no han enamorado a nadie, y probablemente han realizado el juego más rácano y menos atractivo del campeonato, pero su sorprendente victoria contra el equipo ucraniano y su solidez defensiva en el resto de choques le sirvió para llegar a octavos de final, donde cayó eliminada frente a Gales. Con una plantilla repleta de futbolistas procedentes de la Championship –segunda división inglesa–, Irlanda del Norte presentaba un equipo francamente flojo, en el que el único futbolista que aportaba experiencia a alto nivel era el centrocampista Steven Davies, propiedad del Southampton.

Irlanda del Norte es, probablemente, el equipo más flojo de todos aquellos que tomaron parte en Francia 2016. Sin embargo, su rendimiento, basado en la solidez defensiva, ha superado las expectativas iniciales.

El debut contra Polonia, con cinco defensas y tres centrocampistas de corte defensivo como titulares, fue un asedio constante de los centroeuropeos en el que los norirlandeses no realizaron absolutamente ningún disparo a portería. Sin embargo, la acumulación de hombres en el área propia y el dominio aéreo de sus zagueros –Jonny Evans, Gareth McAuley y Craig Cathcart forman un tándem casi inexpugnable en este contexto– propiciaron que el resultado final fuese un escaso 1-0. El cambio de sistema para el segundo partido trajo consigo la victoria ante la selección de Ucrania por 2-0, en un partido sorprendente por parte de los chicos de Michael O’Neill, que vencieron con justicia y mejoraron en gran medida la imagen mostrada en la jornada inaugural. Frente a Alemania (1-0), el equipo volvió a los derroteros del primer encuentro, conocedores de que cualquier cosa que no fuese recibir una goleada les clasificaría para las rondas finales.

En octavos llegó su eliminación a manos de Gales, en uno de los encuentros más soporíferos que nos ha deparado la Eurocopa 2016 hasta la fecha. Irlanda del Norte abandona su primer torneo continental orgullosa del papel realizado, pues su rendimiento ha sido superior al esperado, pero la propuesta futbolística de los británicos no pasará a la historia de la competición.

Los futbolistas de Irlanda del Norte celebran el tanto de McAuley frente a Ucrania | ©AP Foto

Los futbolistas de Irlanda del Norte celebran el tanto de McAuley frente a Ucrania | ©AP Foto

 

Realizado por: Aarón Cabado, Mikaela Viqueira y Álex Estévez

Fotografía de portada: ©El Español