Las reinas de YouTube

YouTube ha supuesto una revolución en gran parte de las industrias punteras actuales: moda, música, tecnología, belleza… Muchas personas que poco o nada tenían que ver con algunos de los campos anteriormente mencionados comenzaron a subir vídeos a esta plataforma para ofrecerle al mundo su humilde punto de vista sobre temas de lo más variopinto. Años después, en el mundo de la belleza, por ejemplo, estos precursores se han convertido en auténticos gurús del maquillaje o cuidados faciales; es decir, prescriptores con una amplísima capacidad de influencia en los compradores finales.

Las marcas consiguen posicionar sus productos en su público objetivo

Actualmente, estos privilegiados cuentan con millones de suscriptores y han encontrado en YouTube un trabajo que ocupa las 24 horas del día. Rosy McMichael, Tanya Burr, Zoella o Kathleen Lights son solo algunos ejemplos de youtubers que se han hecho de oro gracias a Internet. Las marcas se pelean porque en los tutoriales, en los “favoritos del mes” y en los vlogs de estas chicas aparezcan sus productos. Para ello, muchas de estas firmas envían sus productos a las youtubers de forma totalmente gratuita para que los prueben y, si les gustan, hablen bien de ellos en sus respectivos canales. Y todos salen ganando: la prescriptora tiene infinidad de productos de buena calidad para mostrar a sus seguidores, las marcas consiguen posicionar sus creaciones directamente en su público objetivo y los espectadores tienen información fidedigna y de primera mano sobre productos que quieren adquirir.

Lo que empezó como un hobbie ha llegado a la profesionalización absoluta: los equipos técnicos de grabación que emplean son de la más alta calidad, tienen unos horarios marcados de publicación, e incluso han surgido agencias de gestión de talento que les llevan las agendas y los contratos publicitarios.

Uno de los casos más conocidos de éxito en YouTube es el de las hermanas Sam y Nic Chapman. Samantha, quien se había dedicado muchos años de forma profesional al maquillaje, abrió un canal junto a su hermana Nicola en el que realizaban tutoriales para que sus espectadoras aprendiesen trucos y técnicas desde sus casas. Es común que muchas prescriptoras de esta red social saquen pequeñas líneas en colaboración con otras marcas. En este caso, las hermanas Chapman crearon su propia empresa de brochas de maquillaje: Real Techniques. Hoy en día son un referente en su campo y sus productos se emplean incluso en las pasarelas de moda más importantes.

Otro ejemplo de triunfo en esta red es el Zoe Sugg, más conocida como Zoella. Abrió su canal de Youtube en 2009 y cuenta con más de diez millones de suscriptores. Durante estos siete años ha llevado a cabo multitud de proyectos. Está a punto de sacar su tercer libro, tiene su propia línea de productos de belleza llamada Zoella Beauty e, incluso, llegó a lanzar un single, cuyos beneficios fueron destinados a los afectados por el ébola en África Occidental.

Aparte de estas youtubers inglesas, en España también se está produciendo una proliferación de chicas que abren sus canales con temáticas muy similares a las anteriores. Realizan demostraciones de cómo se maquillan, cuáles son sus rutinas, sus últimas compras… Se muestran tal y como son. Emplean YouTube como un diario personal, al cual acceden millones de personas al día.