Europeo de Natación: triple bronce para la sincronizada española

El Campeonato de Europa de Natación, que comenzó el pasado lunes y finalizará el 22 de mayo, dirige las miradas de los amantes de la natación hacia Reino Unido. Las pruebas de natación sincronizada ya tienen nombre que asociar a las medallas. En un año especial, con un verano olímpico por delante, Londres actúa de antesala de algunos de los ejercicios que se perfeccionarán para los Juegos.

El equipo español de natación sincronizada se ha podido olvidar por unos días del fiasco en el preolímpico que dejó a las nadadoras fuera de las pruebas colectivas, a excepción del dúo formado por Ona Carbonell y Gemma Mengual. Ellas no han estado presentes en Londres, con la estrategia de no mostrar a las contrincantes sus bazas para Río y aprovechando para preparar su actuación. En este Europeo, España tuvo presencia en la rutina libre de equipo y el combo, así como en solo y dúo mixto. Cristina Salvador defendió el papel individual del conjunto nacional con fuerza y expresividad en su debut como solista. Berta Ferreras, la gran promesa de la sincronizada española, y Pau Ribes se llevaron dos bronces en el dúo mixto. El equipo consiguió la plata en el ejercicio libre, aprovechando la ausencia de Rusia en esta prueba.

Berta Ferreras, la gran promesa de la sincronizada española, y Pau Ribes se llevaron dos bronces en el dúo mixto

 

Berta Ferreras y Pau Ribes ganaron dos bronces en el dúo mixto, categoría estrenada en el Mundial de Kazán 2015 | ©Reuters

Berta Ferreras y Pau Ribes ganaron dos bronces en el dúo mixto, categoría estrenada en el Mundial de Kazán 2015 | ©Reuters

El equipo italiano, tercero en el preolímpico, se perfiló como el único capaz de plantar cara a Rusia y a Ucrania. En las pruebas de equipo demostraron altura, diversas variaciones y unos movimientos bien sincronizados. Linda Cerruti, la solista italiana, innovó en sus ejercicios. Pese a que le falta altura en algunas fases de los ejercicios y a algún fallo como el mostrado a la hora de realizar la barracuda, supo mantener el nivel de su país en lo más alto de la tabla. Igual que el dúo, con largas secuencias bajo el agua y ocupando también el tercer puesto de la clasificación.

Ucrania sigue los pasos de Rusia y se alzó con las medallas de plata excepto en dúo mixto, en el que Italia fue segunda en libre y técnico. El equipo ucraniano cuenta con la ayuda de Anna Tarrés en los entrenamientos y se nota en su nivel de progresión. En los últimos años, poco a poco, sus nadadoras han dado un salto de calidad hasta convertirse en uno de los principales rivales. Altura en los saltos, ejercicios en los que las chicas nadan muy pegadas y música muy rítmica que permite marcar los movimientos de los brazos definen las pruebas colectivas de las ucranianas. En el solo, se pudo ver a una Anna Voloshyna elegante y limpia en sus movimientos, expresiva y mostrando dominio. Los enérgicos aplausos de Tarrés al final del dúo libre de Voloshyna y Lolita Ananasova resumen la valía ucraniana.

Rusia, imbatible, continúa su dominio de la sincronizada, acumulando oros. En la final técnica por equipos estrenaron el ejercicio olímpico, que nadaron de forma rápida y precisa. La gran Natalia Ischenko brilló en el solo libre. Situada un escalón por encima del resto de nadadoras, no ha defraudado desde su vuelta a la sincronizada. En el técnico, Romashina tomó el relevo al ritmo del clásico . Juntas, en el dúo, pese a pequeñas imprecisiones puntuales de coordinación, forman el tándem perfecto.