Marta Brañas: “Es necesario que la gente pierda el cliché de relacionar el boxeo con violencia”

Marta Brañas tenía diecisiete años cuando empezó a practicar boxeo, un deporte que la alejó de su Galicia natal para poder entrenar al máximo nivel. La selección española la llevó a Madrid, pasó por Murcia y regresó para instalarse en la residencia Blume. Una lesión alejó a la de Arteixo del ring durante casi dos años pero la superó y ganó el primer Campeonato de España de boxeo femenino al vencer a la catalana Maribel de Sousa. A Coruña acogió esa velada el 4 de diciembre, una fecha que ya ha pasado a la historia de este deporte.

El 4 de diciembre de 2015 te convertiste en la primera mujer ganadora de un Campeonato de España de boxeo. ¿Qué ha cambiado desde esa fecha?

Personalmente no ha cambiado nada porque no fue una meta sino un paso más en la carrera, abrir otras puertas para seguir la carrera en América, para poder alcanzar mi sueño de disputar el campeonato mundial. A nivel deportivo hemos abierto las puertas a otras mujeres para poder disputar un campeonato nacional de boxeo femenino profesional. A nivel de prensa también hemos notado muchísimo apoyo, tanto de Televisión de Galicia como de los periódicos y las radios.

Marta Brañas se proclamó campeona de España en A Coruña | ©Coruña Deportiva

Marta Brañas se proclamó campeona de España en A Coruña | ©Coruña Deportiva

De niña decidiste hacer artes marciales y no otro deporte. ¿Te viste juzgada por esa decisión?

Siempre he practicado y me han gustado más lo que llaman ‘deportes de hombres’ y en ningún momento me he sentido discriminada ni diferente. Sí es cierto que cuando empecé en el boxeo, como había menos mujeres y el boxeo femenino llevaba poco tiempo, no había selección española de mujeres ni estaban concentradas en Madrid, no íbamos a ver los torneos, teníamos una beca inferior… Pero a medida que pasó el tiempo, tras estar luchando y ver que los hombres y las mujeres hacíamos lo mismo a nivel competitivo y dábamos los mismos resultados, conseguimos equipararnos.

¿Has tenido más barreras que facilidades?

Ni facilidades ni barreras, me he ido abriendo puertas a base de luchar. Los hombres lo tuvieron más fácil al principio porque ya estaba inculcado en la sociedad mientras que nosotras hemos tenido que ir poco a poco.

¿Qué significa para ti la figura de Chano Planas (entrenador de Marta, promotor del boxeo femenino y del Campeonato de España)?

Es amigo y como un padre, sin él no hubiera llegado a dónde llegué. Él siempre ha apoyado mucho al boxeo femenino, intentando vincular el boxeo con la mujer. A mí me ha ayudado muchísimo, me ha enseñado todo, me ha puesto en contacto con los americanos. Gracias a él pudimos hacer el campeonato de España e hizo una primera velada sólo de mujeres: tanto deportistas como jueces.

Él y su hermano han remado contra todos en su lucha por elevar el boxeo femenino.

Sí, la gente tenía un poco ese cliché de boxeo masculino y femenino. Ellos han luchado porque la gente vea en el ring a un deportista, sea hombre o mujer. Saben que una mujer puede ser igual de buena, deportivamente hablando, que un hombre. La diferencia no es por ser mujer u hombre sino por el deportista en sí.

El público te arropó en A Coruña. ¿Sorprende que un deporte como el boxeo atraiga al público gallego?

Estaba el pabellón a rebosar. No me esperaba tanta gente, cuando entré en el ring a caballo y la vi me hizo muchísima ilusión. Ver que la gente te apoya y está ahí te llena de orgullo. Hay gente que nunca había ido a una velada de boxeo y quedó encantada, sorprendida con el ambiente y los combates.

Otra referente del deporte gallego, Vero Boquete, suele hacer hincapié en que una de sus luchas es que las niñas tengan referentes femeninos. ¿Cómo fue en tu caso?

Pues sí, los he tenido. A nivel internacional Lucia Rikjer y Laila Ali, la hija de Mohamed Ali. Lucia Rikjer luchó por el boxeo femenino y la mujer en los deportes de contacto. Empezó en el kickboxing en Holanda; después se fue a boxear a Estados Unidos.

Hemos abierto las puertas a otras mujeres para poder disputar un campeonato nacional de boxeo femenino profesional

La catalana Maribel de Sousa fue la rival de Brañas el 4 de diciembre | ©Coruña Deportiva

La catalana Maribel de Sousa fue la rival de Brañas el 4 de diciembre | ©Coruña Deportiva

El 2016 trae para ti un cambio de vida. De ‘potrilla de Arteixo’ a boxeadora gallega en Estados Unidos.

Espero que me aporte más experiencia y poder disputar en 2016 un título importante a nivel internacional.

¿Qué ejemplos debería tomar España de la situación del boxeo en Estados Unidos?

Inculcar el boxeo en general, aunque hay bastante afición pero no sé por qué no se da esa repercusión que hay en Estados Unidos. Tener más apoyo institucional y hacer más escuela de base en los gimnasios, que todos sigan la misma trayectoria a nivel de enseñanza, que es algo que no se da ahora mismo en España. Estamos en el camino, hay afición. Y luego es necesario que la gente pierda el cliché de relacionar el boxeo con violencia.

¿En qué medida te apoyan la Federación y patrocinadores?

La Federación Gallega siempre me ha apoyado, desde que entró Manolo Planas como presidente ha estado apoyando mucho a los deportistas. A nivel de patrocinadores privados luchamos día a día. Los públicos, como ayuntamientos y Xunta, intentan colaborar en todo lo que pueden.

¿Ha habido algún punto a lo largo de tu carrera en el que te sintieses frustrada y pensases que tanto esfuerzo no valía la pena?

Cuando me lesioné me plantée dejarlo. Me dolían las articulaciones y me plantée si valía la pena seguir ahí. Estaba lejos de mi familia, tenía lesiones, estaba sola, con la dieta… Pero todo esfuerzo tiene su recompensa y mereció la pena con creces.