Mismos aficionados, equipos distintos

¿Qué ha podido cambiar en los votantes españoles para que en estas elecciones puedan verse alterados elementos del sistema de partidos que hasta el momento se habían mantenido estables?

A escasos días del 20D, fecha señalada para acudir a las urnas, los ciudadanos nos vemos abrumados por  tantas encuestas, entrevistas y declaraciones políticas que no hacen más que confundirnos en  nuestra elección partidista. Cerca de un 25%, es decir, un cuarto del electorado, dice a día de hoy, según el último Barómetro del CIS (Nº estudio 3114), que no sabe a qué partido votar o, en su caso, que no lo hará. Lejos de ser una tendencia habitual cuando se celebran elecciones, estos datos arrojan un hecho único, síntoma de que algo sin precedentes puede ocurrir. Para los que nos dedicamos a esto (o que buscamos dedicarnos) los próximos comicios pueden significar que se haga real una tendencia difícil de acallar: la entrada de dos nuevas fuerzas políticas (quizás ya no tan nuevas) que harán necesarios pactos puntuales y acuerdos entre formaciones.

La caída de la identificación partidista ha podido otorgar mayor protagonismo a la ideología como atajo

La caída de la identificación partidista (de por sí ya no muy alta en España), unida a la desafección política y a la mala valoración de los partidos y los políticos, ha podido otorgar mayor protagonismo a la ideología como atajo, en la jerga, heurístico, para decidir nuestro voto. Los heurísticos permiten que los ciudadanos nos comportemos como “votantes ideales” que actúan como si estuviesen perfectamente informados. Richard R. Lau y David P. Redlawsk (2006:244) afirmaron en su día en una obra de referencia a la que hoy más que nunca debemos acudir, “How voters decide. Information Processing in Election Campaigns”, que la ideología como atajo que facilita al votante decantarse por un partido u otro, es el heurístico que más influencia tiene ante una situación electoral en la que hay que elegir entre cuatro opciones políticas. En España, tal y como apuntan los últimos sondeos, estamos ante esta misma situación. Cabe por lo tanto esperar que la ideología sea la balsa a la que haya que aferrarse para salvar nuestras vidas, o por lo menos, para tomar la decisión sobre cuál ha de ser el partido al que hemos de confiar nuestro voto. Como muestra el Gráfico 1, desde 1996 hasta hoy, con constantes subidas y bajadas, los españoles nos hemos situado por norma general en el centro izquierda de la escala ideológica. Nuestras posiciones se han visto influenciadas por nuestras opciones partidistas, tal y como podemos ver en el citado gráfico, coincidiendo gobiernos de derechas con ubicaciones más próximas al 5, y  gobiernos de izquierda con una mayor cercanía al 4,4. La competición partidista, tendencialmente,  ha girado en torno a tomar posiciones del centro del tablero ideológico. Los votantes se aglutinan en puntuaciones moderadas y el sistema de partidos se ha caracterizado por una baja polarización, es decir, pese a que los datos que mostramos son la media, la desviación típica es muy baja. Al contrario que en otros países como Italia, en el que las posiciones de los votantes se agolpan en puntos extremos de la escala de ubicación ideológica, en España por distintos factores, no ocurre lo mismo.

Gráfico 1. Escala de autoubicación ideológica, España 1996-2015

Fuente: CIS Barómetros

Fuente: CIS Barómetros

En los últimos comicios la situación ha cambiado poco. Los gráficos de barras que vemos a continuación muestran como desde las elecciones del año 2000, en las que el Partido Popular saldría ganador, hasta las más recientes de 2011,  los porcentajes a penas se han visto alterados. A simple vista podemos afirmar que los votantes españoles ocupan posiciones de centro y centro izquierda. Solo en 2008  las puntuaciones 3 y 4 crecieron de forma significativa en porcentaje. Coincidía con la llegada de la crisis económica y suponía la revalidación del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero que estaba al frente de un gobierno socialista en el que, hasta la fecha, se habían tomado algunas de las medidas más importantes en materia de política social.

Gráfico 2. Ubicación ideológica de los votantes españoles después de las elecciones generales, 2000-2011

Captura de pantalla 2015-12-03 a las 15.16.03

Fuente: elaboración propia en base a los estudios post electorales de CIS de los años 2000 (estudio 2384), 2004 (estudio 2559), 2008 (estudio 2757) y 2011 (estudio 2920)

En el último Barómetro del CIS (Nº estudio 3114) la ideología de los españoles ha cambiado más bien poco. Los ciudadanos siguen aglutinándose en el centro izquierda, mientras que las posiciones extremas son propias de un bajo número de votantes. Por lo tanto, cabría preguntarse ¿Qué ha podido pasar para que si la ideología de los españoles a penas se ha visto alterada, los partidos políticos tradicionales que hasta ahora respondían a los gustos de los votantes, no vayan a conseguir seducir a un porcentaje relevante de electores que se van a ir (o eso apuntan las encuestas) hacia nuevas fórmulas políticas?

Gráfico 3. Ubicación ideológica de los españoles Octubre de 2015

Captura de pantalla 2015-12-03 a las 15.10.55

Fuente: elaboración propia en base al estudio Nº 3114 del CIS.

Esta es sin duda la pregunta del millón, pese a que hayan sido ya muchas las tentativas de respuesta que al respecto se han dado. Desde la Ciencia Política, numerosas investigaciones han señalado que la Gran Recesión ha incrementado la entrada de nuevas fuerzas políticas, dado que esta ha proveído a las élites de los partidos de una oportunidad para aprovechar los malos resultados de las fuerzas establecidas. Es fácil de asumir que si el coste de entrada es bajo y el beneficio para el partido es alto, dada una elevada viabilidad electoral, una nueva fuerza política aparezca en el sistema de partidos. Y esto, es lo que ocasionalmente hemos vivido en España
El Gráfico 4 muestra dónde ubican los españoles a los partidos políticos. Cabría por extensión intuir que, si los españoles son de media de centro izquierda y si esa posición es la que ocupa el Partido Socialista, tal y como vemos en el citado gráfico, la lógica indiscutible de esta asociación nos llevase a pronosticar una victoria socialista sin paliativos, clara y contundente. Pero la realidad es otra bien distinta, que dista mucho de estas atrevidas formulaciones que no tienen en cuenta otras muchas variables que son imprescindibles para explicar el comportamiento electoral de los ciudadanos.

Gráfico 4. Ubicación ideológica de los partidos

Captura de pantalla 2015-12-03 a las 15.21.25

Fuente: elaboración propia en base al estudio Nº 3114 del CIS

El Gráfico 5, nos permite ver de una forma más ilustrativa dónde sitúan los españoles a los partidos políticos dentro de la escala de ubicación ideológica. Como veíamos en el Gráfico 4, tanto el PSOE como Ciudadanos toman posiciones más de centro, o así los ve el electorado, mientras que el Partido Popular, pese a ser ubicado a la derecha, cubre un amplio trecho del espectro desde posiciones moderadas. Algo parecido le ocurre a IU y Podemos pero a la inversa.  Pese a ser vistos como partidos de izquierdas llegan hasta el 5 dentro de la escala de ubicación ideológica, lo que en buena medida señala esa tendencia de los partidos, puesto que así los ven los votantes, de ocupar el centro de este tablero ficticio.

 Gráfico 5. Posición media en la ubicación ideológica de los partidos

Captura de pantalla 2015-12-03 a las 15.25.15

Fuente: elaboración propia en base al estudio 3114 del CIS

Estos datos, extraídos del último Barómetro del CIS, nos dan pistas de por dónde puede estar la competición electoral a escasos días del inicio de la campaña. En ella, se pondrá en juego todo el arsenal partidista para captar el voto. Los nuevos equipos que han empezado a jugar en la Liga de las Elecciones Españolas, tendrán que acatar los gustos de unos aficionados (los ciudadanos) que en lo ideológico poco han cambiado, pero que parecen estar cansados de ver jugar a los mismos equipos que, o no han tenido una buena actuación en los últimos partidos, o han cometido demasiadas faltas, en muchos casos, merecedoras de roja directa.

*****
*Gráficos hechos en Stata.13
*Enlace web Gráfico 1: http://www.cis.es/cis/opencms/ES/11_barometros/Indicadores_PI/documentos/serAubid.html)

Autor del artículo: Jose RC, PHD Candidate. Researcher in Political Science en la Universidad Autónoma de Madrid.