Hay otro periodismo deportivo

El lunes por la tarde, cosas de la vida, un servidor acabó en un lugar en el que nunca se esperaba acabar. Siete y media de la tarde, zona noble del estadio Santiago Bernabéu y un despliegue de medios espectacular para cubrir la comparecencia de Florentino Pérez después del clásico. Todo lógico para un rueda de prensa donde no se dice nada nuevo. “Rafa Benítez es el entrenador ideal para el conjunto blanco”. Muy bien, muchas gracias. Eso era lo que esperábamos los allí congregados.

Cuatro días después, también cosas de la vida, la selección española femenina juega un partido de clasificación para la Eurocopa. Y un utópico servidor aquí echa en falta los medios que sobran alrededor a Florentino Pérez o cualquier otro que tenga la suerte de dirigir o jugar en un equipo multimillonario. Porque un “streaming” belga no es el mejor lugar para ver a la selección y solo podemos escuchar a las protagonistas porque las entrevista la federación.

Esta semana hemos vivido dos eventos totalmente opuestos y dos coberturas aún más opuestas

Nada nuevo, pero la culpa será que todavía nos esperamos otra cosa. Otro tratamiento, alguien que diga que ya es hora de hacer las cosas de un modo diferente. Pero no, siguen siendo más importantes los coches de Gareth Bale, lo que cobraría Leo Messi o las anécdotas graciosas aunque sean de regional. Ahí están los medios claro, donde la actualidad manda, quedando cosas importantes por contar. Sin ir más lejos, esta semana ese partido de las chicas de Jorge Vilda o un Mundial Femenino de fútbol sala que está siendo más anónimo que nunca. Y cuando uno visita una comparecencia como la de Florentino Pérez se pregunta si todo esto es por falta de medios o por falta de interés.

Existe otro periodismo deportivo, el problema es que hoy en día es muy difícil hacerlo

Lo mejor de todo es que a veces sí que se habla de deporte femenino, claro. Y es entonces cuando aparecen las “piernas de Garbiñe Muguruza“, las “chavalitas” de Quereda o enlaces que va a ser mejor no comentar. Lo peor es que estamos tan acostumbrados a esto que nos parece normal. Nos parece lógico este tratamiento, esta forma de menospreciar a nuestro deporte femenino. Y es hora de preguntarnos, ¿qué pasaría si se le hicieran a un deportista masculino las mismas preguntas que a una femenina?. La campaña #CoverTheAthlete deja las cosas muy claras.

Hay otro periodismo deportivo, claro que lo hay. Uno que hoy en día es muy difícil de hacer y uno que ojalá algún día podamos hacer.

Foto de portada: Diario Atlántico