El Bompard patina en negro

Cada año los mejores patinadores del mundo tienen una cita con el prestigioso trofeo Eric Bompard, el cual forma parte del circuito del Grand Prix. La temporada pasada Gabriella Papadakis y Guillaume Cizeron, ausentes este año por una lesión de ella, quedaron primeros en la categoría de danza y aquello fue una antesala a su oro en el campeonato del mundo. Elena Radionova, con quince años, ganó la categoría femenina con toda una demostración de seguridad. Más nombres, como los de Adrià Díaz y Sara Hurtado, que fueron la única participación española en el Bompard de 2014 y que, ahora, ya no compiten juntos tras la decisión de Hurtado de dejar la pareja. El viernes, otros llegaron de nuevo a Burdeos con ilusión hasta que el horror de los atentados de París y el posterior estado de emergencia llevaron a la cancelación del torneo.

De las pruebas que se iban a disputar entre el viernes y el domingo, sólo pudimos ver las del primer día: los programas cortos de danza, masculino, femenino y parejas. Los programas libres, previstos para los dos días restantes, no pudieron deleitar a los aficionados. El programa corto de danza, que estuvo marcado por esa ausencia de Papadakis y Cizeron, tenía este año como música base el valls y con la opción de combinarlo con polka, marcha o foxtrot. Estos ritmos sustituían así a las músicas latinas que protagonizaron la danza del Bompard en 2014. La pareja estadounidense formada por Madison Hubbell y Zachary Donohue, al ritmo de Hallelujah, emocionaron al público tanto como le ocurrió a Madison al final del baile. Su intensa coreografía y su corrección los llevaron a la primera posición.

Por debajo de ellos, a menos de un punto de distancia, el llamativo vestuario de los canadienses Piper Gilles y Paul Poirier que se hicieron con el segundo puesto sin problema ya que la tercera pareja, formada por los rusos Alexandra Stepanova e Ivan Bukin, se quedó casi a tres puntos de ellos. Por detrás, los británicos Penny Coomes y Nicholas Buckland, mostrando que pueden recuperar su nivel rápidamente tras no competir el año pasado ni en el europeo ni en el campeonato del mundo. Y si resultaba especial para alguien el Bompard de este año era para Anna Yanovskaya y Sergey Mozgob. Ellos son los actuales campeones del mundo junior y esta es su primera temporada en sénior. Pese a un tropiezo de él, patinaron concentrados y con corrección.

Los programas libres, previstos para los dos días restantes, no pudieron deleitar a los aficionados

Gracie Gold durante el programa corto del Bompard 2015 | ©AP/Francois Morin

Gracie Gold durante el programa corto del Bompard 2015 | ©AP/Francois Morin

En el grupo femenino la estadounidense Gracie Gold quedó primera al superar los 73 puntos gracias a la parte técnica y a una coreografía muy estudiada y preparada. A ritmo de tango arrancó con un triple lutz y triple toe que auguraron lo que sería el resto de la actuación. Casi ocho puntos por debajo, Julia Lipnitskaia, que en 2014 quedó segundo en el Bompard al no conseguir superar a Radionova. La rusa, que fuera la gran sorpresa de los Juegos de Sochi donde con sólo quince años se llevó un oro, sacó a relucir su seguridad y su progresión con magníficas recepciones en los saltos. Lejos del nivel de ellas dos, la italiana Roberta Rodeghiero, con su Pretty Woman, no consiguió subir del siete en las notas de ejecución.

El programa corto masculino estuvo dominado por el último campeón del mundo en categoría junior, el japonés Shoma Uno. Su coreografía rápida y ágil sumó casi noventa puntos a su marcador. Realizó los saltos de manera impecable y dejó para el final la combinación de triple toe y triple flip, haciendo gala de su resistencia física. El subcampeón de Europa, Maxim Kovtun, fue segundo y Daisuke Murakami tercero. El japonés arrancó con el cuádruple salchow y no falló en el triple axel, pero no realizó la combinación de saltos. Denis Ten, tercero en el Bompard de 2014 y bronce en los Juegos de Sochi, sorprendió con una canción religiosa en español que no le trajo mucha suerte ya que se cayó justo al comienzo. Y este programa corto sirvió de escenario para el regreso a la competición del gran Patrick Chan. El tricampeón del mundo y subcampeón olímpico volvió al patinaje tras pasar un año sabático. Pese a tener algunos fallos técnicos y no subir de la quinta posición, mostró su maestría en partes como la secuencia de pasos.

La prueba por parejas acabó con una gran diferencia, de nueve puntos, entre los primeros y los segundos. Los rusos Tatiana Volosozhar y Maxim Trankov, campeones olímpicos en Sochi, no bajaron del ocho en ninguna de sus notas por destrezas. También venían de un año de descanso, pero su coreografía con ritmos árabes y su calidad no dejó lugar a dudas. Vanessa James y Morgan Cipres, con su psicodélico traje, hicieron una buena actuación pero no al nivel de los anteriores. Los subcampeones del mundo junior Julianne Seguin y Charlie Bilodeau se colocaron terceros con un programa muy animado y expresivo. Decepcionó la pareja china, compuesta por Cheng Peng y Hao Zhang, debido a su monótomo programa y a la caída de Peng en el triple toe.

Los rusos Tatiana Volosozhar y Maxim Trankov, campeones olímpicos en Sochi, no bajaron del ocho en ninguna de sus notas por destrezas

El japonés Shoma Uno deslumbró en su programa corto | ©Reuters

El japonés Shoma Uno deslumbró en su programa corto | ©Reuters

De momento, no se sabe qué hará la International Skating Union (ISU) tras la cancelación del torneo que se anunció el sábado por la mañana: “Lamento comunicar que, debido al estado de emergencia y duelo nacional que vive Francia, nuestro gobierno ha tomado la decisión de cancelar la competición”, explicó el presidente de la Federación Francesa de Deportes de Hielo (FFSG), Didier Gailhaguet. El Director Deportivo de la ISU, Peter Krick, informó de que se había propuesto “dar como definitivos los resultados del programa corto” para no perjudicar a los patinadores pero la decisión final depende del Consejo de la Federación Internacional.