Vanessa Sotelo: “Los árbitros a la mínima nos expulsan pero con los chicos permiten lo que sea”

Vanessa Sotelo tiene veinte años y ya ha sido ganadora de un Premio do Deporte Galego, máxima goleadora en el campeonato mundial de fútbol sala femenino y situada entre las diez mejores jugadoras del mundo. Vive en su Ourense natal, donde juega en el equipo Cidade das Burgas y estudia tercero de Educación Primaria. Hoy disputará con su equipo el cuarto encuentro de una liga que no empezó bien para ellas, penúltimas tras haber quedado segundas el año pasado. Lucharán a las ocho de la tarde por sus primeros tres puntos contra el Majadahonda en Madrid. Cercana y directa, Vanessa Sotelo no duda en atender a Compostimes.

¿Qué dirías a las personas que juzgan la calidad del fútbol femenino respecto al masculino?

Si una chica se compromete a entrenar y se lo toma en serio puede jugar en lo más alto. Son prejuicios, a muchas chicas les gustaría jugar al fútbol pero no se comprometen como deberían para llegar arriba y tiran la toalla muy pronto. Si ponen todo de su parte, todo llega.

¿Los estereotipos del fútbol femenino viene de dentro o de fuera del entorno deportivo?

Viene de lo que se ve: al fútbol masculino tiene tanta repercusión y se le da tanto bombo que las chicas se ven menospreciadas y a la mínima se dan por vencidas.

¿Comentáis estos temas dentro del vestuario?

Sí, más que eso solemos comentar situaciones de los partidos con la actuación de los árbitros. En un partido de chicos, los jugadores se dirigen a los árbitros y los árbitros no les dicen nada. Si vamos nosotras con lo mismo o menos no podemos decir nada, a la mínima nos expulsan pero con los chicos permiten lo que sea. Con nosotras no.

¿Contáis con los recursos suficientes?

En nuestro club sí, la verdad es que tenemos fisios y cualquier cosa que necesitemos. Pero nosotras porque estamos en Primera. Equipos que juegan en otras ligas autonómicas o provinciales lo tienen más difícil. Poco a poco ha ido mejorando pero, aun así, estamos a años luz del fútbol masculino.

¿Has valorado ofertas de otros equipos?

Este verano me llegaron ofertas de otros equipos de España y también de Italia pero tenía muy claro que quería seguir un año más aquí y no me lo planteé mucho. Estaba segura de seguir en Ourense.

A muchas chicas les gustaría jugar al fútbol pero no se comprometen como deberían para llegar arriba y tiran la toalla muy pronto

Vanessa Sotelo ganó el Premio do Deporte Galego a mejor deportista femenina de 2014 | ©Iván Dacal

Vanessa Sotelo ganó el Premio do Deporte Galego a mejor deportista femenina de 2014 | ©Iván Dacal

¿El público ourensano se acerca al fútbol sala?

Pues la verdad es que en eso sí que veo que se apoya al fútbol sala femenino. En partidos que jugamos por Madrid o La Rioja vemos que las gradas están prácticamente vacías. Sin embargo, aquí en Ourense las gradas cada sábado se llenan. Eso es que a la gente le interesa y quiere verlo.

¿Sigue sorprendiendo ver gradas llenas?

Nos sorprende que cuando jugamos en casa venga tanta gente porque cada quince días, cuando vamos a jugar por ahí, la situación es totalmente diferente.

¿Te sentiste más valorada tras recibir el Premio do Deporte Galego?

Sí, la verdad es que el hecho de que se acuerden de una para un premio tan importante alegra y es un plus de motivación para seguir aprendiendo, mejorando y practicando este deporte.

¿Qué ha cambiado después de ese galardón y de estar entre las diez mejores del mundo?

En mi entorno sigue siendo todo igual, sí que tras salir en los periódicos te reconocen más.

¿Y a nivel de patrocinadores y Federación?

Empecé en la selección española y también tuve facilidades para recibir material como zapatillas. Pero tampoco como las tendrían otros deportistas.

A veces sólo se está para los momentos buenos y para sacar la foto con el premio pero después eso se olvida

Vanessa destaca el apoyo de la afición ourensana | ©Iván Dacal

Vanessa destaca el apoyo de la afición ourensana | ©Iván Dacal

¿Es injusta la prensa?

Creo que la prensa hace lo que puede pero algunas veces, como el año pasado cuando estábamos jugando el campeonato del mundo, apenas se sabía. Nos olvidan un poco.

¿Se os trata a veces como modas pasajeras?

Sí, a veces sólo se está para los momentos buenos y para sacar la foto con el premio pero después eso se olvida. En el día a día o los fines de semana cuando jugamos estamos un poco olvidadas.

¿Dónde te gustaría estar dentro de unos años?

Me gustaría irme a jugar fuera para vivir nuevas aventuras y aprender cosas nuevas. Si me llegan oportunidades evidentemente me las plantearé y tomaré el paso de irme a otro sitio a jugar.

Fotografía de portada: ©La Región