Nacho Mirás, in memoriam

Alguna vez escuchamos decir a Nacho Mirás que no hay periodistas grandes ni pequeños, pero sí pequeñas y grandes historias. Aunque pueda parecer que la suya terminó, su espíritu quedará para siempre en esa frase y en otras muchas que nos dejó para la reflexión, la risa y el recuerdo. El periodista del que hablamos murió el pasado jueves por la tarde tras haber desarrollado su carrera en el grupo Voz y haber sido profesor en la Facultade de Ciencias de la Comunicación. Se lo llevó el cáncer. Pero no se despidió sin presentar batalla.

Su enfermedad se convirtió en la noticia más importante de su vida y, sin perder ni un momento la bandera del oficio, decidió luchar contra él con palabras. Nacho narró en su blog cómo es convivir con el cáncer cada día. La bitácora se hizo libro y sus seguidores se multiplicaron. Nos consta que muchos otros enfermos de cáncer encontraron balsámicas sus palabras. Entre ellas queremos recordar su mayor reivindicación: que en esta enfermedad se llame a las cosas por su nombre.

En Compostimes lo conocimos muchos. Algunos fuimos alumnos suyos en las aulas y otros aprendíamos de sus lecciones de vida. Sirva este texto como el breve y humilde homenaje que brindamos a Nacho. Unas letras que jamás nos hubiese gustado escribir, pero narrar es la lección que nos dejó.

Fotografía de portada: ©Código Cero