Juego de Tronos en Moto GP

Nueve veces campeón del mundo. En busca de su décima corona. Todos los conocemos. Simpático, extravagante, talentoso, arriesgado, polémico, ambicioso… .  Su nombre es Valentino Rossi. Este pasado fin de semana protagonizó una acción de esas totalmente inesperadas en un deportista de su nivel. Quizás sentido acosado, quizás un acto de descontrol por la situación en este final de temporada, quizás por decisión irracional. El caso es que ‘Il Dottore’ asestó un golpe que propició la caída de Marc Márquez en el último Gran Premio de Malasia.

Ahora todo el paddock e incondicionales del mundo del motociclismo se debaten entre si la culpa es de uno u del otro. Los incondicionales del italiano defienden la teoría de ‘Vale’ de que Márquez buscaba perjudicarle, los fans del doble campeón del mundo aseguran que es una acción reprobable y que no debería quedar impune. Y otros aseguran que es cosa de ambos; uno por, en teoría, provocar y el otro por caer en la provocación.

Ninguno de nosotros sabe bien que piensa cada uno de los protagonistas, lo que sí sabemos es que la acción del italiano pudo traer consecuencias físicas, tanto para Marc como para él mismo. Se sintiera provocado o no, la acción es lo suficientemente grave como para no ser castigada. Todos sabemos que el pilotaje de ambos es arriesgado, viven al límite. Por eso sorprende ahora criticar las acciones del ilerdense. ¿Si hubiera el ’93’ podido dejar atrás al italiano en cualquier momento? Sólo Marc y sus ingenieros lo saben. Todo lo demás son especulaciones. Lo que no hay duda de que Marc arriesga, no ahora, siempre lo hizo.

Valentino Rossi y Marc Márquez en la accidentada carrera de Sepang

Valentino Rossi y Marc Márquez en la accidentada carrera de Sepang |Fuente: ©MotoFotom

En Cheste sólo se debe hablar de motos

Horas después del suceso, Valentino amenazó con no presentarse en Valencia. Ahora ya ha asegurado que sí que correrá. ¿Se le fue de las manos la estrategia al italiano en esta situación? La tensión es muy alta de cara a la carrera de Cheste y se deberá rebajar para evitar situaciones similares. En juego, recuperar el respeto de un público que se debate si era necesario llegar a una situación así y que también se le ha ido de las manos a la propia organización y dirección de carrera. Una cosa es salir a defender que la sanción interpuesta era la que ellos consideraron apropiada y otra es desviar la atención sobre el pilotaje del otro piloto al insinuar que el comportamiento del de Honda Repsol era legar pero sospechoso. Se puede entender que la sanción es la que más conviene para la pelea del Mundial en la última prueba, pero de ahí a intentar responsabilizar a Marc de la acción tercia un abismo.

Rossi, como todos los grandes, se equivocó. Lo que ha dado al motociclismo es infinitamente superior a esta acción, pero asumir errores y seguir adelante es lo que le queda. Nunca es tarde para seguir aprendiendo. En breves Cheste dictará sentencia en este Campeonato que está llegando a su fin con más noticias inesperadas. Ojalá el tema de conversación de la última carrera sea el espectáculo que ofrecen los pilotos en la pista y no sobre declaraciones o las acciones antideportivas de otros. La afición lo agradecerá. El espectáculo en la pista está garantizado. Es la hora de Jorge o Valentino. Es la hora de demostrar en la pista quién es el mejor del año.

Fotografía de portada: ©Motogp.com