Paso atrás para Kiko Martínez

Una vez más el boxeo español parece gafado en las grandes citas. El año 2015 no está siendo el mejor para los púgiles nacionales. La derrota de Kiko Martínez por KO en el segundo asalto ante Scott Quigg en el combate coestelar de la velada High Stakes celebrada en Manchester ha sido realmente dura. Y lo cierto es que nada parecía apuntar a un resultado tan fulminante. “La Sensación” parecía llegar en un momento de forma espectacular, durante su entrada al ring con Dale don dale sonando de fondo se le veía relajado, listo para afrontar una batalla. Capaz de arrebatar a su rival el Campeonato del Mundo de la Asociación Mundial de Boxeo.

Mientras que Quigg también parecía estar dispuesto a todo, su entrada con los acordes de Oasis como compañía mostraba a un hombre concentrado en lo que debía hacer. Preparado para aprovechar su mejor técnica y su mayor tamaño para doblegar al alicantino. Pero al sonar la campana del primer asalto se vio claramente superado, incluso sorprendido por la gran intensidad propuesta por Martínez. El español salió con todo, rápidamente se hizo con el centro del ring y comenzó a lanzar potentes combinaciones que dejaron su marca en el rostro de su oponente. A pesar de los impactos el inglés parecía soportar bien el castigo y dejaba buenas contras tanto al rostro como al cuerpo. Seguramente el guión imaginado por casi todos los aficionados. Con Kiko metiendo mucha presión a su rival, tomando más riesgos y Quigg esperando su momento para sorprender. Un duelo de estilos dispuesto a terminar antes del límite. Lo inesperado fue lo rápido que sucedió.

Imagen del combate entre Martinez y Quigg. Sacada de sportinglife.uk

Imagen del combate entre Martinez y Quigg. Sacada de sportinglife.uk

Y es que en el “noble arte” un solo segundo, un golpe acertado, puede cambiarlo todo. Y vaya si lo hizo, “La Sensación” avanzaba con el convencimiento habitual, siempre con paso adelante. El problema es que su contrincante le estaba esperando, y con un uppercut directo al mentón dejó el combate visto para sentencia, rodilla al suelo y cuenta de protección, pero eso no fue lo peor. El problema fue que ese golpe es una de esas acciones que no se ven todos los días, un impacto de esos que no dejan capacidad de respuesta más allá de buscar la recuperación, ya sea corriendo por el cuadrilátero o con el “clinch”, es decir buscando agarrar al rival hasta que pase lo peor. Pero Martínez siempre ha demostrado que es todo corazón, y a pesar de estar casi en la habitación del sueño no intentó ninguna de estas tácticas o directamente no pudo. Simplemente se levantó y buscó aguantar el chaparrón como un guerrero, intentando devolver parte del castigo que había recibido. Pero a pesar de su coraje una nueva combinación le mandaba a la lona. A pesar de lograr ponerse en pie al llegar a la cuenta 9, sus pasos eran temblorosas y el juez no tuvo más remedio que detener el pleito. Una oportunidad para volver a colgarse un cinto de campeón del mundo que se esfumaba.

Ahora llega el momento de la reflexión. El mejor púgil español del momento debe recapacitar. Si la táctica fue la correcta, si quizás arriesgó demasiado contra un rival peligroso, y además en una categoría como el peso supergallo que quizás se le empiece a quedar grande. Bien es cierto que en sus planes ya entraba bajar al peso gallo. Pero la oferta de una promotora inglesa fue demasiado suculenta para dejarla escapar. Y ahora toca volver a plantearse cual es la mejor opción. Porque a casi nadie se le ocurre pensar que el tiempo de “La sensación” ya ha pasado, sin haber cumplido todavía la treintena, nada parece indicar que se le haya acabado la cuerda. Él mismo no tardo en dejar claro que iba a seguir luchando y que se repondría de este duro traspiés. Sin duda esta sería la mejor noticia para el boxeo patrio que todavía espera enderezar un curso 2015 en el que se le escapan los grandes títulos. La siguiente oportunidad la tendrá Ruddy Encarnación este mismo viernes con el Campeonato de Europa de la EBU como premio.

Imagen de portada sacada de desdeelring.es