En caso de emergencia

En caso de que el calendario marque lunes, en caso de inminente tormenta apocalíptica, en caso de pulsión por convertir el espacio cercano en la isla de Utoya, en caso de total desubicación geográfica o vital, Néboa. Funciona como cuando tu compañera de piso, gracias por existir, viene a preguntarte qué tal el día, quieres un té. Como el viaje en coche de la estación de tren a casa después de una semana muy larga. Como El Apartamento, otra vez, o muchos episodios de The Office.

Néboa funciona porque es reconfortante. No solo funcionan en caso de emergencia, como el clic al abrirse un botellín, pero es ahí cuando hace especial efecto. Néboa suenan bien siempre. No es un calmante. Si la voz de Aloia al principio de Negra sombra, los primeros compases de Unha palabra túa o la letra de E cae, e cae, e cae, e cae, e cae, no suponen un puñetazo en el pecho es para hacérselo mirar.

Portada de Antes da Tormenta. Pablo Moledo. | facebook.com/banda.neboa

Portada de Antes da Tormenta. Pablo Moledo. | facebook.com/banda.neboa

Néboa acaban de terminar de cocinar Antes da tormenta. Es un disco muy transparente: parece que cada canción, el diseño, cada detalle, deja ver el proceso que hubo detrás. Las horas, el trabajo, la pasión puesta en el disco. Se puede escuchar a Néboa decir eh, nos encanta lo que hacemos, esperamos que a ti también te encante. A mi también.

Me encantaría hablar de lo bien compuestos que están los temas, de la calidad musical, pero soy una profana. No puedo decir por qué, pero sé que esa calidad es algo que está ahí. Se traduce en que el resultado suena muy, muy bien. No sé cuáles han sido los pasos, pero Antes da tormenta tiene mucha pimienta. Sí que podría hablar sobre las letras, pero prefiero que ellas hagan su alegato. 

E cae, e cae, e cae, e cae, e cae (de mano de REVERBAS)

Néboa son Lucas, Aloia, Miguel, Jacobo y Tomás y estarán el próximo jueves 4 en Compostela, en la Borriquita de Belém. Cancelar uno o dos compromisos o dejar un par de temas sin mirar para el examen del viernes vale la pena por conocer y escuchar a estos grandes músicos, mejores personas. Si queda algún escéptico, otro adelanto.