La especie más salvaje

“Relatos salvajes” es una película que hay que ver a ciegas. Yo fui al cine sin saber nada de este filme, sin ver el tráiler ni leer crítica alguna. “Todo el que la ve la recomienda” me dijo una de mis acompañantes. Una vez dentro de la sala, ante la pantalla, cayó la venda y descubrí una de esas películas que sorprenden de principio a fin. La clave es esa, sentarte en el sillón y dejar que rompa tus esquemas.

La película es un constante golpe de efecto que deja un poso para la reflexión

La película es un constante golpe de efecto que deja un poso para la reflexión. La componen seis historias, todas distintas, todas brillantes. No es fácil unir relatos tan dispares, pero Damián Szifron, el director, consigue tejerlos magistralmente. El hilo es lo peor de la condición humana. Szifron nos muestra lo que somos capaces de hacer al perder el control. El tema no es banal y aún así la película le imprime grandes dosis de humor. El resultado es una tragicomedia con toques surrealistas que indigna, hace reír y fascina a partes iguales.

©tfnews.es

©tfnews.es

Esta película conserva su esencia autóctona. Las historias suceden en Argentina y se citan lugares y elementos de su idiosincrasia. Además, ha sido todo un acierto que en las salas españolas se haya proyectado sin doblarla, permitiendo paladear toda la fuerza interpretativa de las voces originales. Pero su éxito se debe a que trata temas universales. En todas las culturas se entiende la traición, la rabia, la venganza meditada o la indignación contra la burocracia. Además, destaca por su gusto por el detalle: la fotografía cuidada, la iluminación siempre pertinente y la apropiada banda sonora. Por su parte, las interpretaciones son exquisitas. Mientras dura el misterio, los personajes se muestran impasibles, pero, cuando la situación estalla, podemos ver en su rostro el peso de las emociones que los atenazan. Cuando la película acaba y las luces se encienden, es tiempo de meditar qué pasaría si no lográsemos controlar nuestros peores instintos. Quizá podamos ser la peor de todas las especies, quizá seamos la más salvaje.

La película ha tenido muy buena acogida por parte de la crítica. “Relatos salvajes” se ha convertido en el filme más vista de Argentina desde que hay datos disponibles. Además, el reconocimiento internacional no ha cesado. El mundo del cine se ha rendido ante la obra de Szifron. El director, conocido en Argentina, ya había hecho varias películas, pero esta ha logrado que su nombre atraviese fronteras. Ha sido seleccionada para la Palma de Oro en Cannes. En España ha ganado el Goya en la categoría de Mejor película hispanoamericana. En unas semanas sabremos si se lleva el Oscar a Mejor película de habla no inglesa, que sería la guinda de su palmarés. Después de verla y digerirla con calma se entiende que todo el que la vea la recomiende y yo no seré la excepción.