El fin de una era

La industria del videojuego ha sido sin lugar a dudas una de las grandes triunfadoras de los comienzos del siglo XXI. Nacida en el ocaso del XX su crecimiento y desarrollo ha sido imparable. Comenzó como casi de forma experimental, como entretenimiento de unos pocos y poco a poco fue ocupando un lugar privilegiado en las salas de estar de todo el mundo. En un abrir y cerrar de ojos pasó de ser la diversión de los obsesos de la tecnología a ocupar el lugar de entretenimiento favorito de los jóvenes de finales del siglo XX.

Y no se crean que quedo ahí la cosa, ni mucho menos, la evolución de las distintas videoconsolas y la llegada de nuevos accesorios y formas de promoción han logrado un verdadero boom en el sector. Esta industria ha pasado en poco más de un par de decenios de ser residual a ser una de las más potentes dentro del sector del entretenimiento.

Hablar de videojuegos hace casi obligatorio mencionar a Sony, la empresa japonesa es sin mucha discusión el coloso de los pasatiempos virtuales, en gran medida gracias a la Play Station, la videoconsola más vendida, y posiblemente, la más popular de todos los tiempos. Bueno en realidad para lograr estos registros ha necesitado la ayuda de la Play Station 2 y en menor medida de la Play Station 3. Especialmente la segunda versión de la ingeniería nipona ha llegado a millones de hogares alrededor de todo el globo. Cierto es que también ha salido al mercado la Play Station 4, pero la verdad es que hasta ahora ha sido más problema que solución.

Gráfica de ventas de Play Station.

Gráfica de ventas de Play Station. Fuente (Sony)

Porque la época de las vacas gordas parece haber terminado. Tras alcanzar el cielo con 160 millones de ventas en el año 2000, el número de ejemplares que la compañía del sol naciente conseguía despachar se ha ido reduciendo. Ni la llegada de la nueva generación ha ayudado a detener la sangría, parece que incluso no ha hecho más que incrementarla. Y las ventas de PS4 en el año 2013 no hacen más que confirmar que los nuevos tiempos van a ser muy duros.

Los números no engañan, a pesar de las mejoras tecnológicas, lo gráficos casi de cine, la nueva versión de Play Station no es capaz de vender ni la cuarta parte que su predecesora hace diez años. Un registro realmente preocupante que puede marcar el fin de una era, si es que no lo ha hecho ya.

Lo más preocupante de estos datos es que han tenido lugar en un momento de claro auge del sector. Cierto es que la competencia de Microsoft y Nintendo ayuda a que las ventas desciendan, pero no es menos evidente que Sony tiene un problema y que su época dorada es ya historia. Probablemente este sea la punta de un iceberg mucho mayor, la nueva generación de videoconsolas no ha conseguido calar entre el público como sus antecesoras, la menor originalidad, las prisas por lanzar nuevos títulos al mercado son algunas de las cuestiones que están haciendo temblar a una serie de empresas que hasta hace no tanto se consideraban intocables.

Imagen de portada sacada de wikipedia.com