El triunfo del sexo

Aunque a veces aparezca de forma sutil, el sexo es omnipresente. Pero en el Salón Erótico de Barcelona (SEB) Klic-Klic 2014 no había demasiadas sutilezas. En él se pudieron ver a las estrellas del porno nacional e internacional en directo haciendo lo que mejor saben hacer. Pero no sólo había artistas, sino que por las instalaciones del Pabellón Olímpico de Vall d’Hebrón caminaban profesionales de la industria, empresarios, medios de comunicación, agentes comerciales y todo tipo de públicos. Y es que el SEB se ha convertido en el principal punto de encuentro del cine para adultos, no solo para empresarios y artistas, sino también para los consumidores.

Los 6.000 m² de la nueva sede albergaban espacio suficiente para las distintas salas temáticas. Una de las más visitadas fue el Área de la Mujer, donde había encuentros para hablar sobre distintos temas. Desde presentaciones de libros hasta debates sin tapujos sobre temas comprometidos, pasando por un taller de cómo ser webcamer. Uno de los asuntos que se debatieron fue la operación en las personas transexuales. La balanza se inclinó hacia el no. “No pienso operarme el sexo porque pierdo más de lo que gano. Pero en el resto de campos, como en el marco jurídico o social, sí que quiero que me consideren una mujer”. Así resumía su postura una de las personas que participaron en la conversación.

© Paula P. Fraga

© Paula P. Fraga

“Es una cosa curiosa… El mundo de las pajas”, reflexionó Ignacio Allende Fernández, más conocido como Torbe. En una de las charlas a las que se podía asistir contó cómo fue su paso de la industria del cómic a la pornográfica, sencillamente preguntando qué necesitaba para hacer este tipo de cine. Torbe declaró que le respondieron “muy fácil, que se te ponga dura”. Algo tan evidente en realidad no lo es tanto, pues el estereotipo de que las drogas legales o no circulan por este mundo no se aleja demasiado de la realidad. Más importante que cómo llegó a estar dónde está, es por qué se mantiene ahí. Torbe defiende que con el paso de los años ha conseguido “un tipo de porno que no había, a la gente le gusta y me pagan para que siga haciéndolo”. Pero, ¿qué tiene él de especial? “Hay personas a las que le gusta verme porque soy gordo y les gusta ver gente como ellos”, sentencia el actor. Después de bromear sobre su peso, por ejemplo diciendo que la dieta del cucurucho no le funciona, añade “quizá vean mis vídeos por ver a una tía buena, pero yo creo que es por verla con un friki, que es algo diferente”. Pero a pesar de todo, Ignacio ya se está cansando de este mundo y se ve “capaz de hacer otro tipo de cine, ni mejor ni peor, diferente”.

La apariencia siempre juega un papel muy importante, pero en este mundillo todavía más. Dieciséis escenarios repartidos por el Pabellón con una máxima: ofrecer buen espectáculo. La cuidada escenografía y la elección de los actores, así como sus movimientos, bailes, vestuario, gestos… Todo formaba parte de la función. El Pabellón olía a sudor y a sexo. También hacía calor. Quizá por eso muchas y muchos se pasearon desnudos. Cada stand tenía su propia música y todas estaban altas, por lo que se entremezclaban muchas veces. Después de varios shows la idea de que nada era real se conformaba. Y el público disfrutaba de la representación teatral. Casi 17.000 visitantes, según los datos oficiales, que pudieron disfrutar de los espectáculos y expositores. Los asistentes no siempre se correspondieron con el estereotipo, sino que había numerosas parejas, personas mayores y más público femenino o internacional de lo esperado. Sin duda alguna, lo que más predominaba entre el público era el afán por sacar fotos o grabar vídeos de lo que se podía ver en el escenario.

© Paula P. Fraga

© Paula P. Fraga

Había operaciones pero menos de las que cabría esperar. De los 300 artistas nacionales e internacionales, había algunos muy poco retocados. “A nosotras nos odian porque no estamos operadas, y aún encima somos humildes, simpáticas y naturales”, dijo Yelena Vera en el Aula de Sexo para referirse a sí misma y a la mujer que consiguió hacer 135 squirts en un día, también de origen italiano. Suerte que los productores pornográficos se están dando cuenta de que la población no suele demandar cuerpos demasiado artificiales, sino que “todo el mundo buscaba españolas en realidad, no checas. Querían ver a gente en pantalla que luego pudieran ver por la calle”, afirmó Torbe. Pero los stands más importantes, Actrices del Porno y Zas XXX, no respondían a la máxima de sencillez la mayoría de veces. Las áreas temáticas que mejor funcionaron, además de las ya mencionadas, fueron la zona de intercambio de parejas o swingers, y la zona sado, también denominada BDSM. Ambas fueron hechas para gente que no se ruboriza fácilmente, igual que los expositores, donde se podía ver de todo. Pues empresas, productoras y marcas acudieron al SEB a presentar sus novedades.

Aunque al final se despertaran ciertas rivalidades entre los escenarios, predominaba el buen ambiente entre los profesionales del sector. Como presencia destacada está la pornstar norteamericana Bonnie Rotten, que ofreció muy buen espectáculo, dejando al público fascinado. Y como anécdotas, se puede citar que en los camerinos lo raro era sencillamente cambiarse de ropa y que una actriz llamada Mitsuki participó el año pasado en el programa ¿Quién quiere casarse con mi hijo? En definitiva, la industria del ocio se reunió en Barcelona porque aquí están la mayoría de profesionales, siendo el reflejo de un sector que reinventa constantemente su oferta mientras que la demanda se mantiene. De momento nada se interpone para que el sexo siga triunfando, por eso el año que viene se podrá disfrutar otra vez de cualquier actividad, producto o servicio relacionado con el erotismo o la sexualidad en el Salón Erótico de Barcelona.

© Paula P. Fraga

© Paula P. Fraga

© Paula P. Fraga