El camino hacia Río 2016 ha comenzado

Cada cuatro años el mundo parece olvidar todas sus preocupaciones y fija su mirada en el deporte. Ha pasado más de un siglo desde que el Baron Pierre de Coubertin vislumbrara el sueño de recuperar los Juegos Olímpicos de la antigüedad y renovarlos. Es muy posible que la realidad haya superado sus mejores expectativas. Ya que en la actualidad la gran meta de casi cualquier deportista se plantea al comenzar su carrera es poder participar en este evento.

Es bastante conocido lo que sucede en las poco más de dos semanas que duran las diversas competiciones. Los medios se vuelcan para contar las grandes gestas, las decepciones, las previas. Los flashes y las portadas inundan todo a su paso, sin olvidar los resúmenes y las repeticiones de lo más destacado. Una atención mediática que contrasta con el silencio que existe cuando la llama olímpica se apaga. ¿Que pasa en los casi 1500 días que van entre el apagado del pebetero hasta que el fuego llega a un nuevo estadio? ¿Que sucede en esos cuatro años, conocidos como Olimpiadas o ciclo olímpico?

Lo que en realidad sucede es que Rio 2016 ya ha empezado, es cierto que las delegaciones aún no han llegado a Brasil y que la antorcha aún no ha arribado a las costas de América del Sur. Pero en este momento, y de aquí en adelante, son muchos los que pelean y pelearán por lograr un billete hacía sus sueños.

La llama Olímpica de Londres ya espera a su sucesora. Sacada de wikipedia.org

Una de las mayores particularidades del gran evento del deporte mundial es la gran cantidad de pruebas que se disputan en poco más de medio mes. Disciplinas tan diversas como: baloncesto, tiro, natación, bicicleta de montaña, judo… hasta llegar a 28 deportes con sus correspondientes modalidades y/o categorías. Y como no puede ser de otra manera la clasificación varía dependiendo de la especialidad.

Sistemas de clasificación

El primer punto a tener en cuenta a la hora de explicar el camino hacia los Juegos es la idiosincrasia de cada uno de los componentes del calendario olímpico. No es lo mismo participar en un evento como la prueba de ciclismo en ruta en la que los países pueden seleccionar entre uno y cinco corredores dependiendo de su puesto en el ranking de la UCI. Que en atletismo o natación donde los deportistas deben acreditar unos registros mínimos necesarios para poder participar. O en deportes de equipo como fútbol, baloncesto o hockey hierba en la que las selecciones nacionales deben lograr su plaza en diversos torneos clasificatorios.

¿Cuales son entonces los criterios para lograr un billete a los juegos Olímpicos? Principalmente cuatro.

-Clasificación directa por ranking: Este sistema consiste en dar un valor en puntos a los resultados individuales logrados en diversas competiciones, estos se computan para determinar quién ha sido el mejor o la mejor deportista en un período de tiempo que suele ser de una temporada. Los competidores que alcanzan los puestos determinados por el COI logran directamente su clasificación, siempre y cuando no superen el número máximo de atletas permitido en la prueba. En caso de competiciones por equipos el sistema es equivalente solo que en lugar de contar los resultados de una única persona se suman los puntos que de todos los representantes de cada país.

-Pruebas clasificatorias: Los pases se reparten en campeonatos del mundo, campeonatos continentes, preolímpicos y/u otras pruebas destinadas a tal efecto. El sistema es realmente sencillo, cada evento reparte un número de plazas a aquellos deportistas/conjuntos que alcancen el puesto requerido. Cabe destacar que estas plazas no siempre son nominales, sino que a veces estas se entregan a la federación nacional que posteriormente se la otorga a los deportistas que considere más adecuados. Lo habitual es que los competidores que logran esta plaza sean los mismos que representen a su país, pero no siempre es así.

Por ejemplo durante esta semana se está disputando en Santander el Campeonato del Mundo de vela. Entre la programación se encuentran clases olímpicas como 49er FX, 470, Nacra 17, RS:X, entre otras. Cada una de ellas entrega un número variable de billetes a Río para los países que consigan colocar a alguno de sus regatistas entre las posiciones de privilegio.

Imagen del Campeonato del Mundo de vela que se está disputando en Santander. Sacada de santander2014.com

Imagen del Campeonato del Mundo de vela que se está disputando en Santander. Sacada de santander2014.com

-Marcas clasificatorias mínimas. En el calendario olímpico existen pruebas que exigen a sus participantes haber conseguido unos registros, conocidos como marcas mínimas, que acreditan su capacidad para poder competir al máximo nivel con todas las garantías. Cada país recibe un número de plazas igual al de deportistas que hayan acreditado la mínima A hasta completar el máximo establecido para la prueba. De no haber nadie que cumpla con lo anterior se establece la mínima B, un registro algo menor que la mínima A, que puede conceder plaza a un deportista cuya federación no tenga a ningún competidor con mínima A.

-Cuotas continentales: Uno de los objetivos de COI siempre ha sido lograr la participación de deportistas de todos los lugares del mundo. Para lograr este fin se busca que en algunas especialidades haya representantes de los cinco continentes, por lo que en caso de que ningún competidor de una zona geográfica concreta logre el pase por alguno de los criterios anteriores se entrega una invitación al deportista mejor que se considera más apto para formar parte de la familia olímpica.

Es importante destacar que en varias especialidades estos criterios son complementarios. La plaza olímpica se puede obtener por distintas vías y a veces se tienen que aplicar reglas de desempate o criterios realmente complicados. Incluso cuando un país tiene un número de atletas superior al máximo permitido debe seleccionar a aquellos que considere más adecuados, esto solo en los casos de las plazas no nominales. Caso aparte son los para los deportes de equipo, en los que el seleccionador correspondiente puede eligir convocar sin ningún tipo de restricción a los jugadores de su país que considere más oportunos. También resaltar que el organizador obtiene invitaciones para que sus deportistas participen en prácticamente todo el calendario aunque algunos no cumplan con los requisitos anteriores.

Los primeros billetes

Aunque falten algo menos de 700 días, los Juegos Olímpicos están ya muy cerca para algunos. Por ejemplo la delegación española que acudirá a Rio de Janeiro ya ha asegurado la participación de cuatro deportistas. La primera plaza la ha logrado Sonia Franquet en pistola de aire comprimido 10 metros, la segunda, conseguida solo unas horas después, lleva la firma de Fátima Gálvez, en foso olímpico. La tercera ha venido de la mano de la campeona en Londres Marina Alabau que, si nada se tuerce, defenderá su entorchado de la clase RS:X en Río. Iván Pastor lograba, poco después, el billete para Río en la misma prueba.

“a veces el camino para formar parte de elegidos es casi tan duro como alcanzar la gloria”

Pero las primeras alegrías contrastan con las decepciones. La selección nacional de baloncesto no solo perdió una gran oportunidad para jugar una final de Mundial en su propia casa, sino que se dejó por el camino la opción de lograr su billete a los Juegos Olímpicos que ahora deberá pelear en el próximo Europeo y de no lograrlo en esa cita tendría que acudir al Preolímpico del año 2016.

Porque a veces el camino para formar parte de elegidos es casi tan duro como alcanzar la gloria.