Las otras triunfadoras de Berlín 2014

El Campeonato de Europa de Natación ha terminado. Berlín 2014 ya no ofrecerá más horas de saltos imposibles, acrobacias en el agua y finales ajustadas. Mireia Belmonte sigue siendo, cómo decirlo, ella misma. Será eso del gen competitivo. El waterpolo femenino español, acostumbrado ya al éxito, consiguió ser el mejor de Europa. Rusia persiste como reina de la sincronizada y comparte protagonismo con Alemania en los saltos. Gran Bretaña, Rusia e Italia acabaron como los tres primeros países en suma total de medallas; Gran Bretaña y Rusia los primeros en oros conseguidos, con once y nueve respectivamente.

Oro en 1500 metros libres y en 200 m mariposa. Plata en 800 m libres y en 400 m estilos. Bronce en 5 kilómetros aguas abiertas y en 400 m libres. Seis medallas para la sirena de Badalona. Mireia Belmonte ha conseguido que, por fin, la natación tenga su espacio particular de reconocimiento. Con dos simples líneas se narran todos los metales que se colgó en este Europeo, aunque haría falta mucho más para proporcionarle los elogios que se merece.

También el waterpolo femenino se ha situado, a base de sudor y victorias, en la historia. Las actuales campeonas del mundo son, por primera vez, campeonas de Europa. Una final ganada a Holanda por 10-5 les permitió apoderarse del oro. En algunos deportes la única acreditación posible es la que brinda la palabra ganar.

La natación sincronizada, con Ucrania como fuerte perseguidor de las rusas, obtuvo medalla en todas las pruebas disputadas. Dos platas en solo y en combo, dos bronces en dúo y en equipo. Ahora que Mireia, las jugadoras de waterpolo y la sincronizada ya son viejas conocidas de los párrafos deportivos, es el turno de tres mujeres merecedoras de que sus caras se hagan visibles. Porque Berlín 2014 también lleva sus nombres. Ellas son Duane da Rocha, Jessica Vall y Judit Ignacio.

Porque Berlín 2014 también lleva sus nombres. Ellas son Duane da Rocha, Jessica Vall y Judit Ignacio

Duane da Rocha | Fuente: Efe

Duane da Rocha | Fuente: Efe

Duane da Rocha

Duane da Rocha se sumergió en una carrera apasionante. Desde la calle cuatro de la piscina, nadó reservando sus fuerzas para el final, sin apresurarse. Ni pasó entre las mejores en los primeros 50 metros ni en los 100 metros, en los cuales acabó el largo en la última posición. Melani Costa participó también en estos 200 metros espalda, situándose por delante de Duane en los 100 metros iniciales. Todo estaba reservado para los últimos 50 metros. Duane fue avanzando y superando a las otras nadadoras hasta que, cerca del desenlace, ya podía soñar con un primer puesto. 2:09:37. Una marca que valió un oro y que batió el récord de España. Duane se subió al podio al lado de Elizabeth Simmonds, que fue segunda, y de Daria Ustinova. Melanie, quien no supo repartir sus fuerzas, acabó sexta.

Jessica Vall (izquierda), al lado de Rikke Moller Pedersen y de Molly Renshaw | Fuente: Efe

Jessica Vall (izquierda), al lado de Rikke Moller Pedersen y de Molly Renshaw | Fuente: Efe

Jessica Vall

Otras dos representantes españolas en los 200 metros braza: Jessica Vall y Marina García Urzainqui. Y las dos con la oportunidad de ser medallistas. Esta última fue más rápida durante la mayor parte de la carrera. Mientras, Jessica se situaba en una cuarta posición que le permitió atacar en los metros decisivos. 2:24:08 para Jessica, tercera en esta prueba. Bronce para la braza española. El oro se marchó a Dinamarca en el cuello de Rikke Moller Pedersen, en un nivel muy superior al de las demás nadadoras. La bandera de Gran Bretaña acompañó a la plata de Molly Renshaw. Marina, pese a rondar la medalla, fue quinta con un tiempo de 2:24:96.

Mireia Belmonte con su segundo oro, con su compatriota Judit Ignacio a su derecha y con Katinka Hosszu a su izquierda | Fuente: republica.com

Judit Ignacio con su plata, a su izquierda Mireia Belmonte y Katinka Hosszu completando el podio | Fuente: republica.com

Judit Ignacio

El pasado domingo los 200 metros mariposa cogieron sabor nacional. Dos españolas, dos calles pegadas, dos medallas. Mireia Belmonte y Judit Ignacio, dos mujeres que regalaron uno de los mejores momentos de este Europeo de Natación. Mireia nadó muy rápida todo el tiempo, llegando a rozar el récord de Europa, lo que le permitió ganar el oro. Judit le seguía la pista, pasando tercera los primeros 100 metros y mejorando hasta terminar segunda. Un tiempo de 2:06:66 con el que alcanzó la medalla de plata. Judit superó al gran nombre de la mariposa: Katinka Hosszu, última campeona de Europa en 2012 y bronce en esta ocasión. Las dos españolas se fundieron en un abrazo, disfrutando la victoria, dominando el podio.