Camino a Santiago con muchas expectativas

Llega la Vuelta Ciclista a España y llega quizás la edición más esperada de los últimos años. Quizás, por participación estemos ante el mejor cartel desde hace mucho tiempo, e incluso podríamos decir que la lista de ciclistas que estará en la línea de salida de Jerez es mucho más apetecible que la del pasado Tour de Francia. En cuanto a recorrido, ASO apuesta por algo similar a los últimos años: finales espectaculares, poca kilométros de contrarreloj y poca montaña de verdadero fondo. Sin embargo, se agradece un pequeño detalle: habrá competición hasta el último día, ya que la Vuelta se decidirá en un contrarreloj por las calles de Santiago de Compostela. Otra novedad, ya que la ronda española no finalizará en Madrid. Muchos ingredientes que disfrutaremos en tres semanas cargadas de emoción. Ahora solo dependerá de los ciclistas cocinar un pastel exquisito para los mejores paladares del mundo del pedal. Si eso se cumple viviremos una Vuelta de mucha emoción y muy pocas siestas.

Participación

En la Vuelta estarán todos los líderes del pelotón, a excepción de Vicenzo Nibali - ©Rueda Lenticular

En la Vuelta estarán todos los líderes del pelotón, a excepción de Vicenzo Nibali – ©Rueda Lenticular

Comentaba Purito Rodríguez que en esta Vuelta se acaba antes mencionando a los que no están, que a los que van a estar. Y el ciclista de Parets del Vallès, con su humor habitual por las redes sociales, tiene toda la razón. De todos los que podrían ganar una gran vuelta hoy en día solo falta uno: Vicenzo Nibali, el último ganador del Tour de Francia.

La ronda española tendrá, con diferencia, la mejor participación de las tres grandes de este año. Están casi todos los favoritos y no  faltarán ciclistas que vengan a preparar el Mundial de Ponferrada o sprinters de nivel. Solo destaca la baja de Kittel y la Cavendish (conocida a última hora)

Aunque su estado de forma sea una incógnita, repite el dúo de máximos favoritos para el pasado Tour: Chris Froome y Alberto Contador. Además, no faltará Nairo Quintana, ganador del Giro de Italia y quizás máximo favorito. También estarán los dos ciclistas que acompañaron al colombiano en el pódium: Rigoberto Urán y Fabio Aru. Además tampoco faltará a la cita Purito Rodríguez, con ganas de llevarse por fin una gran vuelta. Algo que ya ha logrado Alejandro Valverde, que aunque venga a trabajar para Nairo Quintana, no puede faltar en la lista de favoritos inicial por su calidad. Y por último no descartemos a otros como Chris Horner (ganador de la pasada edición), Thibaut Pinot (3º en el pasado Tour), Cadel Evans, Kelderman o Ryder Hesjedal.

Pero no solo de la general viven las grandes vueltas, ya que con el Mundial de Ponferrada a la vuelta de la esquina aparecen nombres del nivel de Peter Sagan, Tom Boonen, Fabian Cancellara, Dan Martin o Luis León Sánchez. Ganar etapas y coger forma para esa cita son sus objetivos en la ronda española, por lo que seguro que los veremos en muchos momentos importantes de la carrera.

Y para las volatas, confirmada la baja de Mark Cavendish (que pasará su primera temporada en blanco en grandes vueltas desde 2007) y de Marcel Kittel, el abanico de posibilidades se abre. Puede ser otra vez la Vuelta de Degenkolb (ganador de 5 etapas en 2012), pero también podría ser la Matthews, Nacer Bouhanni (que intentará pescar algo más que su compañero Armaud Demare en el pasado Tour) o Guardini.

Los grandes favoritos

Nairo Quintana

Nairo Quitana llega a la salida de Jerez con el cartel de máximo favorito - @Plaza Deportiva

Nairo Quitana llega a la salida de Jerez con el cartel de máximo favorito – @Plaza Deportiva

El historial de Nairo Quintana en las grandes vueltas es envidiable: Una segunda plaza en el Tour y una victoria en el Giro de Italia. Dos intentos y dos grandes éxitos. Y su tercera bala ya está apuntando muy alto para este mes de septiembre.

Con solo 24 años el colombiano es el máximo favorito a llegar a la capital de Galicia vestido de color rojo. Su temporada ha sido estupenda y su victoria en la Vuelta a Burgos viene a confirmar lo que todos esperábamos, que el líder del equipo Movistar llega como un auténtico tiro a este evento.

Su victoria en Burgos confirma que llega en un momento óptimo a la Vuelta. Viendo su dominio en el Giro y teniendo en cuenta que es un ciclista más maduro, Nairo es el máximo favorito

Nairo Quintana es un ciclista de futuro, pero también de presente. Escalador reconocido, deberá aprovechar las etapas de más kilometraje para imponerse a hombres más explosivos como Purito Rodríguez. Además, sobre el papel solo Chris Froome es superior a él en la lucha contra el crono. Pero teniendo en cuenta el recorrido y la poca incidencia que debería tener esa especialidad en esta edición, todos los caminos apuntan a que Nairo será el vencedor.

El Movistar presenta un equipo de garantías donde destacan como gregarios Andrey Amador, Gorka Izaguirre y José Herrada. Quizás, se eche en falta la presencia de Igor Antón. Y sobre a todos nos surge una pregunta: ¿qué papel tendrá Alejandro Valverde en esta Vuelta a España? ¿Tendrá libertad para buscar sus etapas o estará supeditado en todo momento a Nairo Quintana? La carretera y el paso de los días nos dirá qué ocurre con ese doble liderazgo en el equipo telefónico.

 Purito Rodríguez

Tras un mal año, Purito busca reivindicarse en la Vuelta. ¿Será esta su edición? - ©Te Interesa

Tras un mal año, Purito busca reivindicarse en la Vuelta. ¿Será esta su edición? – ©Te Interesa

No ha sido el mejor año de Purito Rodríguez y por eso esta Vuelta Ciclista a España será la gran oportunidad para olvidarse de todos sus males. Una caída hizo que perdiera cualquiera opción en un Giro de Italia donde partía como favorito y en el Tour se dedicó a coger forma para septiembre, mientras luchaba por el maillot de lunares y se confirmaba como el ciclista más interesante en las redes sociales. Ha sido su Tour más diferente, que ha utilizado para preparar un examen en el que busca la matrícula de honor: el de septiembre.

Quizás sea una de sus últimas oportunidades de ganar una gran Vuelta. El recorrido le favorece, pero veremos si encuentra el golpe de pedal de otros años

El ciclista catalán acumula cuatro puestos de honor en las grandes vueltas (3º en las Vueltas de 2010 y 2012, 2º en el Giro de 2012 y 3º en el Tour de 2013), por lo que todos sabemos que es un corredor de garantías. Sin embargo, el gran problema de Purito es que nunca ha sabido rematar y solo pequeños detalles le han privado de tener quizás un Giro y una Vuelta en su palmarés. Probablemente, el de Parets del Vallés nunca olvidará la última crono del Giro 2012 donde Hesjedal le arrebató la gloria, o la tachuela de Fuente Dé donde Alberto Contador hizo un ataque tan mítico como sorpresivo para birlarle una Vuelta. Una carrera donde el catalán demostró ser el más fuerte en cada una de las llegadas de montaña.

Por todo esto, Purito busca en esta Vuelta un éxito rotundo. Por forma y motivación no será, y además el recorrido se adapta a sus características. Con muchos finales explosivos y con pocos kilómetros de contrarreloj, de nuevo tendrá terreno predilecto para aprovechar una de sus últimas oportunidades de llevarse una gran vuelta. Equipo tiene y además  Dani Moreno, su fiel escudero, llega en plena forma tras lo visto en la pasada Vuelta a Burgos.

 Chris Froome

Llegaba al Tour como máximo favorito, pero una caída le dejó fuera de combate. Desde entonces solo piensa en la Vuelta - ©Team Sky

Llegaba al Tour como máximo favorito, pero una caída le dejó fuera de combate. Desde entonces solo piensa en la Vuelta – ©Team Sky

Partía en el Tour de 2014 como máximo favorito, pero antes de llegar a la primera prueba seria de la ronda gala (el temido pavé) ya se había bajado de la bicicleta. Había sido un gran año hasta la Dauphiné, donde una caída le impidió derrotar a Contador. En el Tour, el esperado duelo con el pinteño finalizó con los dos en el suelo, mientras un invitado de lujo como Vicenzo Nibali firmaba una Grande Boucle increíble.

La presencia del británico en la salida de la Vuelta le otorga cartel de favorito y candidato a todo. A pesar de que su estado de forma es una incógnita (no ha corrido prácticamente después del Tour), se ha hartado de decir en sus redes sociales que viene a por esta Vuelta y que es su gran objetivo actual.

Chris Froome regresa a la Vuelta y esta vez solo le vale la victoria. Su equipo necesita una gran victoria tras un año bastante discreto en las grandes citas

Froome vuelve a la gran carrera española tras un año de ausencia. En 2012, fue cuarto tras venirse abajo en la última semana por sus esfuerzos en el Tour. Y en 2011, perdió tiempo trabajando para Wiggins y cayó derrotado ante Juanjo Cobo para firmar un meritorio segundo puesto. Fue su primera gran aparición en una gran vuelta y ahora llega a la salida de Jerez con solo un objetivo: el maillot rojo.

Para ello tendrá un equipo de lujo a su alrededor, con tres gregarios que asustan para cualquier puerto de montaña: Mikel Nieve, Darío Cataldo y Peter Kennaugh. La maquinaria del Sky parece preparada para todo, solo falta que su líder responda para que no se vayan de vacío, en lo que se refiere a grandes vueltas, en esta temporada.

Alberto Contador

Alberto Contador todavía luce un aparatoso vendaje en su pierna derecha, tras la caída sufrida en el Tour. Aún así se ve con fuerzas de realizar un buen papel en la Vuelta - ©Ibero Bike

Alberto Contador todavía luce un aparatoso vendaje en su pierna derecha, tras la caída sufrida en el Tour. Aún así se ve con fuerzas de realizar un buen papel en la Vuelta – ©Ibero Bike

Si el estado de forma de Chris Froome es una incógnita, es muy difícil hacer conjeturas sobre como estará Alberto Contador. Su participación en la Vuelta ha sido el culebrón del verano con final feliz, pero por momentos parecía que era imposible una recuperación a tiempo de su fractura en su meseta tibial. De hecho, hace quince días todos daban a Contador por perdido para la Vuelta y para el Mundial (Javier Mínguez, seleccionador español, llegó a reconocer que ya tenía claras sus alternativas).

La pregunta que todos nos hacemos antes de comenzar la Vuelta España es saber cual será el papel de Contador. ¿Se conformará con etapas o sorprenderá luchando por la general?

Hasta que, a través de twitter, Contador dijo el pasado jueves que se sentía preparado para la Vuelta tras rodar sobre la bicicleta sin dolor durante una semana. Más dudas tenemos el resto, observando el aparatoso vendaje que lleva en la pierna derecha y también pensando en la poca preparación con la que llega a la Vuelta. Sin embargo, algunos sueñan con que el pinteño repita una hazaña como la de aquel Giro de 2008 que ganó llegando de la playa.

A priori su papel en esta Vuelta será diferente al habitual. Recuperar sensaciones, buscar objetivos secundarios, dar visibilidad al Tinkoff y poder cazar alguna etapa en la última semana parecen lo lógico. Aunque si la Vuelta tiene un comienzo tranquilo y Contador tiene tiempo para coger la forma, nunca se sabe lo que podría suceder.

El equipo volverá a rodearlo y será de garantías, como demostraron durante el Tour. Y Contador buscará acabar con buen sabor de boca una temporada donde parecía que por fin volvía a ser el mismo que maravilló al mundo del ciclismo con sus grandes triunfos: un Giro (2008), dos Tours (2007 y 2019) y dos Vueltas (2008 y 2012).

Recorrido

Repite ASO un trazado similar al de los últimos años. Muchos finales en alto, repechos y poca montaña de verdadero fondo. Además, la verdadera contrarreloj se reduce a 37 km en tierras aragonesas, sumándole una crono por equipos el primer día en Jerez y un final de vértigo en Santiago de Compostela. La última contrarreloj dejará diferencias escasas, pero será decisiva si los favoritos llegan sin la carrera resuelta (son solo 10 km), pero es de destacar que por fin tengamos lucha hasta el último día en una gran vuelta. Una forma de dar más lustro a un final fuera de Madrid, algo que no sucedía desde el año 93, donde también finalizó la Vuelta en la capital de Galicia.

Se mantiene el esquema típico. Finales nerviosos y poca crono. Destaca sobre todo el tríptico montañoso en Cantabria y Asturias y el final de la carrera en Galicia.

 

La vuelta empieza con una primera semana muy nerviosa. Sin grandes puertos, pero con finales que complicarán la vida a los sprinters. Será difícil encontrar un líder sólido, teniendo en cuenta que habrá bonificaciones y que las diferencias en la contrarreloj por equipos serán escasas. No tendremos un final en alto de entidad hasta la sexta etapa en La Zubia (puerto inédito), y la primera etapa de montaña llegará tres días después en Valdelinares. Después, tocará descansar.

Valdelinares

Novena etapa con final en Valdelinares. Será la primera etapa de alta montaña de esta carrera – ©La Vuelta

La segunda semana parece la más decisiva para la Vuelta Ciclista España. Comienza con la contrarreloj de Borja (37 km), donde se realizarán las primeras diferencias importantes. Distancias que se podrán recortar en la montaña, ya que la Vuelta nos prepara un final inédito en Navarra, el Aralar, y sobre todo el tríptico montañoso de Cantabria y Asturias. Camperona y Lagos de Covadonga son etapas duras, pero sobre todo harán mella para una de las etapas de reinas de esta ronda: la que finaliza en la Farrapona. Esta parte de la carrera también se hará más dura porque se alargará un día más. La vuelta no descansa por segunda vez hasta el martes 9, antes de afrontar una última semana completamente gallega.

La Vuelta la nombra etapa reina. Llegará en la decimosexta jornada y por fin vemos un buen encadenamiento de puertos - ©La Vuelta

La Vuelta la nombra etapa reina. Llegará en la decimosexta jornada y por fin vemos un buen encadenamiento de puertos – ©La Vuelta

Galicia será juez de la Vuelta, siempre y cuando la general no pase la frontera asturiana sentenciada. Una etapa con peligro de viento, un final en un muro, otro tras descender un puerto, la brutal etapa de Ancares y la crono en Santiago. Así se resumen cinco días de vértigo que pondrán a Galicia en la capital del mundo del ciclismo.

Etapas gallegas

Perfil de la contrarreloj final en Santiago de Compostela - ©La Vuelta

Perfil de la contrarreloj final en Santiago de Compostela – ©La Vuelta

Un lujo será que la Vuelta finalice en Galicia. Lo hará en Santiago, como en 1993, pero por desgracia lo hará sin ningún equipo ni ciclista gallego en liza. Nadie podría imaginar la locura que sería el final de vuelta con el Xacobeo Galicia en carrera, pero de momento nos tendremos que conformar con admirar el paisaje de nuestra tierra y que todo el mundo quede impresionado con las imágenes televisivas. Esperemos que el tiempo respete las cinco jornadas en nuestra comunidad.

La carrera se puede decidir en Ancares y en Santiago de Compostela, siempre y cuando los favoritos no lo hayan dado todo en Cantabria. ¿Se imaginan una última contrarreloj con diferencia escasas y con el maillot rojo en juego?

Tras el último día de descanso, la Vuelta parte de Ortigueira camino de A Coruña. 174 kilométros, que serán muy nerviosos por el viento y donde los equipos de los sprinters tendrán que buscar su última oportunidad de triunfo. Al día siguiente, A Estrada – Monte Castrove, en Meis. Una subida inédita, que se realizará a cuchillo para intentar sacar algo de diferencia. Si la general llega igualada, y teniendo en cuenta lo que queda y las bonificaciones, veremos movimientos entre los favoritos.

Entre Salvaterra y Cangas do Morrazo solo se puede esperar una victoria de una fuga. Sin duda porque los gallos se reservarán para Ancares, con la meta en Pan de Zarco tras ascender antes cuatro puertos. Solo la etapa de la Farrapona puede competir en dureza con ésta, y por la situación en carrera la de Ancares es la jornada reina. Un día de grandes diferencias antes de jugarse la carrera en Santiago de Compostela.

Uno de los finales más atractivos, por recorrido y por fecha, será el de Ancares - ©La Vuelta

Uno de los finales más atractivos, por recorrido y por fecha, será el de Ancares – ©La Vuelta

¿Se imaginan un contrarreloj en Santiago como la de la pasada Vuelta a Burgos? Esta Vuelta sería recordada para siempre, y Compostela quedaría grabada en la historia reciente del ciclismo. Veremos las diferencias con las que se llega, pero será un final precioso. Por fin tendremos competición y será bonito ver llegar de uno en uno a los ciclistas a la Plaza del Obradoiro. Allí finalizará una Vuelta que promete y mucho. Solo el paso de los días nos dirá si responde a todas las expectativas.

Pero de momento, ¡que llegue ya el sábado!