12 nombres para hacer historia del Baloncesto

La selección española inicia el 6 de Agosto en Coruña un nuevo camino en busca del cetro mundial de baloncesto. Una selección que sigue renovándose a pasos lentos y alargando la carrera internacional de algunos de los jugadores que formaron la mejor generación de jugadores de la historia de España.

Una selección repleta de éxitos (Foto: Wikimedia)

Una selección repleta de éxitos (Foto: Wikimedia)

Orenga dio hace días una lista de jugadores que conjuntarán experiencia, juventud y sobre todo ilusión por lograr un título en casa, ante su afición. España tiene el derecho y casi la obligación de llegar hasta las últimas rondas del Campeonato, por historia y por ser los anfitriones.

El camino no será fácil. Los combinados nacionales de Estados Unidos (la gran favorita a pesar de las numerosas bajas), Francia, Lituania o Serbia son duros rivales y buena muestra de ello son los grandes campeonatos que han hecho en los últimos europeos y mundiales.

Los doce seleccionados intentarán demostrar que Orenga no se ha equivocado con ellos y en las diferentes entrevistas o comparecencias de prensa han mostrado ilusión y compromiso por un Mundial que se espera emocionante.

Un breve análisis de los 12 elegidos para jugar con la selección española:

Ricky Rubio: el del Masnou llega dispuesto a demostrar que en Estados Unidos se ha convertido en un jugador más completo. Además de espectáculo aportará dominio del juego, defensa y sobre todo asistencias a sus compañeros. Un jugador que otorgará mucho ritmo al juego del equipo.

Sergio Rodríguez: tiene que ser su Mundial. El canario llega a la cita en el mejor momento de su carrera y como un auténtico líder del juego. Anota, dirige y hace disfrutar a la afición. Sus últimas dos campañas en Madrid son las de un jugador hecho que en el Mundial puede ser clave.

José Manuel Calderón: el nuevo jugador de los Knicks se ha convertido en uno de los bases más codiciados en la NBA y llega al Mundial como un base capaz de echarse el equipo a la espalda. Es un líder natural y sabrá dar el ritmo adecuado que el equipo necesite en cada momento. Su experiencia aportará un plus al equipo además de suponer una amenaza desde el tiro exterior para las defensas rivales.

Juan Carlos Navarro: el talento por bandera. Uno de los mejores jugadores europeos disputará el que previsiblemente sea su último Mundial y lo hará con el deseo de repetir el título de Japón 2006. Jugador de un enorme talento y constante amenaza para sus rivales desde la larga y corta distancia.  Un hombre capaz de echarse , sin dudarlo, el equipo a la espalda en los momentos decisivos. No le tiembla nunca la muñeca.

Marc Gasol y Sergio Lull en los entrenamientos. Foto: FEB

Marc Gasol y Sergio Lull en los entrenamientos. Foto: FEB

Alejandro Abrines: es la gran sorpresa de la convocatoria. Aunque después de su última temporada no debería serle extraño verle aquí. Juventud y sabia nueva para la selección. Tendrá un rol de suplente pero seguro querrá aprovechar sus oportunidades. Una serie amenaza para los rivales si sale al campo con confianza. Mucho camino por recorrer pero, sin duda, una de las piezas de la futura selección española.

Rudy Fernández: es uno de los mejores jugadores del continente y en su vuelta a España ha mostrado su versión de jugador imparable en los momentos decisivos. Jugador capaz de todo. Anota, coge rebotes, asiste y con un amplio manual de acciones ofensivas en su haber. Con confianza es muy difícil defenderle. Y es uno de esos jugadores capaz de solucionar un partido él solo.

Sergio Llull: jugador muy físico  y que aporta mucho al contragolpe. Puede jugar de escolta o de base, pero su gran virtud es la de hacer jugar al equipo a un alto ritmo. Al contragolpe se siente más cómodo porque es un jugador al que le gusta correr. Aporta defensa, velocidad y con el paso de los años también una seria amenaza desde el lanzamiento exterior.

Víctor Claver: jugador capaz de desenvolverse bien tanto de 3 como de 4. Su llegada a la NBA frenó un poco su carrera aunque en los últimos meses ha ganado minutos. La defensa es una de sus virtudes y cumplirá el rol de alero alto que vendrá bien para equipos físicos como el de Estados Unidos, sobre todo a la hora de defender. Aportará también muchos rebotes y peligro en el tiro desde media distancia.

Felipe Reyes: la madurez y experiencia necesaria en todo equipo. Es un luchador nato, no da ningún balón por perdido, sobre todo a la hora de capturar rebotes y además con un talento para aparecer en los momentos complicados. Muy difícil defenderle y no huye del uno contra uno. Certero desde la media distancia se convierte en una amenaza para los pívots más lentos.

Marc Gasol: talento en la pintura y un excelente defensor para la selección española. Un pívot capaz de dominar el juego interior. Jugador muy difícil de superar debajo del aro y que cuenta con un buen lanzamiento de corta y media distancia. Jugador con un crecimiento espectacular y uno de los pívots más codiciados en la NBA. Un intimidador para los atacantes rivales.

Serge Ibaka: contundencia y físico debajo de la canasta. Enorme defensor y un muro para los jugadores rivales. Uno de los mejores taponeadores del mundo. Su físico le permite intimidar a cualquier rival. En ataque su físico le permite también imponerse a grandes defensas. Una pieza de lujo para el juego interior español.

Pau Gasol: la gran estrella del combinado de Orenga. Su presencia aportará mucho en confianza al equipo y tendrá al líder de una generación que ya le vio liderar el título mundial conseguido en Japón. Jugador completo capaz de todo. Anotar desde cualquier distancia, rebotear, asistir y dirigir el juego desde el interior de la pintura. Es la pieza clave que España no tuvo en otros campeonatos. En gran medida, las opciones de España pasan por sus manos.