Trail: deporte y naturaleza en estado puro

Durante los últimos años, un servidor se había acostumbrado a ir quemando etapas en el creciente mundo del atletismo popular. A medida que pasaba el tiempo, iba aumentando también la distancia de las pruebas en las que participaba, hasta que, en el pasado mes de octubre, vi un cartel de inscripción a un trail. Y sin reflexionar mucho acerca de ello, decidí apuntarme, aunque mis conocimientos sobre esa modalidad del atletismo eran más bien escasos. Y como soy un poco tonto, pues tampoco hice el esfuerzo de googlear acerca de ello.

Lo que yo sabía sobre el trail era que consistía en correr una suma de kilómetros considerable por un terreno montañoso y caminos de tierra. Y como a mí me gusta correr sumas de kilómetros considerables y me gustan los terrenos montañosos, pues allá que fui. Me pasé el primer mes del curso subiendo y bajando al monte Pedroso con cierta frecuencia para adaptarme a dicha superficie. Hasta que llegó el día de la carrera y todo resultó ser bastante más caótico y rocambolesco de lo que yo me esperaba.

Aquello era un híbrido demoníaco entre una prueba de atletismo, un concurso de supervivencia, una excursión de escalada y un gymkana. Lo de subir y bajar por el monte era algo con lo que ya contaba, sí, pero los caminos de tierra en ocasiones se convertían en simples grupos de peñascos por los que había que saltar, subidas de un desnivel tan elevado que había que realizarlas caminando, y bajadas en proporción a ellas en las que a la mínima que dabas un paso en falso corrías el peligro de dejarte los dientes contra el suelo. Incluso en un momento dado había que atravesar un riachuelo cruzando por encima de un tronco caído bastante inestable.

Aquello era un híbrido demoníaco entre una prueba de atletismo, un concurso de supervivencia, una excursión de escalada y un gymkana

Llegué a la meta profundamente exhausto, con las piernas prácticamente rebozadas en barro y con numerosos cortes producidos por las ramas de los arbustos y demás maleza. Los hay que volvieron de la Guerra del Golfo en mejores condiciones.

Después de esta descripción, que quizás haya sido un tanto exagerada… ¿qué es el trail?

Foroatletismo.com

Foroatletismo.com

El trail es un deporte que consiste en realizar grandes distancias corriendo (a diferencia del atletismo en pista o en ruta, que generalmente se adaptan a unas longitudes determinadas) por un terreno montañoso, con constantes subidas y bajadas, y todo ello rodeado de un paraje natural. Estas características hacen de éste un deporte que cada vez cuenta con más adeptos, tanto por la exigencia física que requiere como por la belleza de correr en contacto con la naturaleza, en lugares alejados de las ciudades.

Es un deporte muy flexible en el sentido de que no está inexorablemente unido a unos parámetros totalmente definidos. Se puede decir que es una especie de free-style, ya que carece de muchas de las características que sí tiene el atletismo en ruta, pero quizás lo más destacable es la sensación de estar totalmente desubicado geográficamente. El recorrido no suele estar señalizado salvo en casos muy concretos (giros muy bruscos) y lo más normal es que sean los propios participantes los que tengan que orientarse, por lo que es bastante habitual que los corredores se pierdan en algunas ocasiones y se salgan del circuito.

Lo más normal es que sean los propios participantes los que tengan que orientarse, por lo que es bastante habitual que los corredores se pierdan en algunas ocasiones

Otra característica propia de los trails es que son notablemente más peligrosos que una prueba de atletismo normal. Como ya he comentado al inicio, en estas carreras hay puntos que entrañan cierta complejidad, como pueden ser las prominentes bajadas. Éstas pueden tener lugar en caminos estrechos y sinuosos o por laderas amplias llenas de gravilla y rocas. En situaciones así, mantener la concentración es un aspecto capital, ya que una caída en este terreno puede conllevar golpes de cierta severidad. Pero evidentemente, en este tipo de pruebas de fondo es difícil mantener la concentración al cien por cien durante toda la carrera debido al cansancio físico y psicológico que provoca el esfuerzo continuado, por lo que las caídas son también algo relativamente habitual, al menos más que en otras modalidades atléticas.

Imagen del ultrafondista catalán Kilian Jornet | Overstims.com

Imagen del ultrafondista catalán Kilian Jornet | Overstims.com

Las distancias de los trails son totalmente libres, pudiendo ir desde los 10 o 15 kilómetros (los más cortos) hasta pruebas de ultratrail que rondan los 70 u 80 kilómetros, llegando en ocasiones incluso a superar las tres cifras. También se está poniendo de moda dividir estas carreras en distintas etapas a lo largo de varios días seguidos, semejante a las grandes pruebas ciclistas. En Galicia tenemos el GMT (Galicia Máxica Trail), un campeonato que consta de seis pruebas que se llevan a cabo a lo largo de todo el año en diversos puntos de la geografía gallega, como Moaña, Monte Pindo o el Courel.

Así pues, aunque el trail consiste básicamente en correr, es un deporte que tiene poco o nada que ver con el atletismo tal y como se conoce popularmente. Es una modalidad que necesita que el corredor se conozca perfectamente a sí mismo, ya que la existencia de continuas subidas y bajadas provoca que sea imposible para el atleta llevar un ritmo constante de principio a fin. Es un deporte diferente que transmite sensaciones diferentes, con un entorno natural que hace que el corredor disfrute de un modo distinto.