La lluvia de estrellas más esperada del verano

¿Eres un apasionado de la astronomía? ¿O simplemente te gustaría ver una lluvia de estrellas en directo? Entonces las noches del 11 al 13 de Agosto tienes una cita con el cielo nocturno.

Comúnmente llamadas Lágrimas de San Lorenzo por su máxima actividad en la noche dedicada al santo (12 Agosto), se trata de una lluvia de meteoros de alta actividad apta para todos los públicos y especialmente recomendada para aquellos amantes de la noche. Esto es lo que todos conocemos como estrellas fugaces, un verdadero espectáculo nocturno para la vista. Pero cuidado con usar prismáticos o telescopios, esta exhibición no es para ver en detalle, sino que es mucho más bonito ver la trayectoria completa de una estrella fugaz que centrarse en ver su cabeza.

¿Eres un apasionado de la astronomía? ¿O simplemente te gustaría ver una lluvia de estrellas en directo? Entonces las noches del 11 al 13 de Agosto tienes una cita con el cielo nocturno

Para los más curiosos, trataré de explicar el porqué de este fenómeno: cada año nuestro planeta se cruza con la órbita del cometa 109P-Swift-Tuttle – llamado así en honor a sus descubridores, Lewis Swift y Parnell Tuttle– en la cual hay restos de las colas de lo que en otro tiempo fueron cometas que, al entrar en contacto con la atmósfera de la Tierra, se evaporan y brillan como si fuesen estrellas.

Lágrimas de San Lorenzo | abc.es

Lágrimas de San Lorenzo | abc.es

Os preguntaréis el por qué de Lágrimas de San Lorenzo. La razón del nombre proviene de la religión cristiana. Estas estrellas fugaces fueron nombradas así porque su auge coincide con el día de San Lorenzo, un santo martirizado en la antigua Roma. Este, se dice, fue quemado vivo en la hoguera y se cree que las estrellas fugaces son sus lágrimas.

San Lorenzo fue quemado vivo en la hoguera y se cree que las estrellas fugaces son sus lágrimas

Sin embargo, por si fuera poco, existe otra popular denominación a este espectáculo nocturno. Esta vez, de la mano de la mitología griega: las Perseidas. La lluvia de estrellas recibe este nombre debido a su radiante, la constelación de la que provienen los meteoros. En este caso, la de Perseo. Hijo de Zeus y enamorado de la ninfa Dánae. El joven tuvo que metamorfosearse en forma de lluvia dorada para engendrar a su hijo pues su enamorada se encontraba recluida. 

¿El lugar idóneo para verlas? Las lágrimas de San Lorenzo son la lluvia de estrellas más famosa del hemisferio Norte y se pueden ver desde cualquier punto de dicho hemisferio, pero eso sí, la contaminación puede ser un gran enemigo para su visualización. Así, se recomienda ir a zonas elevadas y un poco alejadas de las ciudades. El ritual es tumbarse en un césped, esperar y disfrutar. Ah, y no os olvidéis de pedir un deseo con los ojos cerrados. Sí, suena muy americano todo, pero creedme, es una delicia.