¿Vida nueva en Can Barça?

Hace casi un año nos preguntábamos en Compostimes si había llegado ya el fin de ciclo del mejor Barcelona de la historia. Casi 365 días después, la respuesta parece un sí rotundo. La temporada 2013-2014 no será de buen recuerdo para ningún aficionado blaugrana. Los escándalos de la directiva y la posterior dimisión de Rossell, el fallecimiento de Tito de Vilanova, la retirada de Puyol, la falta de títulos, la marcha de  Valdés…. Han sido muchos los palos recibidos por la parroquia culé en los últimos 365 días.

El último año:

Si analizamos lo meramente deportivo, el rendimiento de los jugadores y el cuerpo técnico ha estado muy por debajo de las expectativas. La labor de Gerardo Martino ha sido un fracaso rotundo, el Barcelona fue un equipo sin personalidad y con poco carácter toda la temporada, un conjunto que dependió casi esencialmente de los chispazos de calidad de sus mejores jugadores, en definitiva un club ramplón que para más inri falló en los momentos clave. Siendo incapaz de superar la eliminatoria de cuartos de final de Champions League contra el Atlético de Madrid, al que tampoco pudo vencer en la última jornada de liga. Esto unido a la derrota en la final de la Copa del Rey ante su eterno rival, el Real Madrid dejó a los blaugranas compuestos y sin títulos que llevarse a la boca. Aunque lo peor es la sensación de sus hinchas que pueden haber visto como la mejor etapa en la historia de su equipo llegaba a su fin.

“Han sido muchos los palos recibidos por la parroquia culé en los últimos 365 días”

Junto al preparador rosarino la gran apuesta para este curso fue Neymar, el ansiado segundo espada para equipo catalán, el crack que debía servir para evitar la Messidependencia. Y aunque su primer tramo de temporada fue prometedor, entre lesiones y falta de continuidad su estreno como jugador culé no ha sido el esperado, aunque todo parece apuntar a que dará grandes alegrías a su afición de aquí en adelante.

Dicho esto hasta puede parecer una sorpresa que el brasileño sea una de las pocas noticias medianamente agradables en lo deportivo. El rendimiento de Xavi sigue bajando y parece que cada vez queda menos del fantástico mediocampista que un día fue, el canalizador del mejor fútbol visto en la selección española y en su club. Messi tampoco ha estado fino, su temporada se cierra muy por debajo de lo esperado del mejor futbolista del mundo, poca regularidad, desaparecido en las citas importantes, inoperante y apático en muchos momentos de la temporada, como si hubiera querido concentrar todas sus energías en el próximo Mundial de fútbol de Brasil. Por su parte Iniesta, Alba, Pedro, Piqué o Busquets tampoco han encontrado sus mejores sensaciones y de jugadores como Dani Alves o Cesc, es casi mejor ni hablar.

En lo positivo, Bartra ha sido el único canterano que ha tenido minutos y capacidad para demostrar que merece ser tenido en cuenta para el futuro, del resto de jugadores de la plantilla han llegado pocas buenas noticias, si acaso que Alexis ha mejorado su rendimiento pero ni se acerca a justificar los más de 30 millones de euros pagados por su fichaje.

Tito+Vilanova+FC+Barcelona+v+Real+Valladolid+gviqFPqEquWl

La última liga ganada por el F.C. Barcelona

Aunque probablemente lo que más preocupa a la parroquia culé se encuentra en el palco y no el césped. El escándalo de corrupción de Rossell y su posterior dimisión aumentaron el ya creciente desapego hacía la directiva. La mala política de fichajes plasmada en la necesidad de un central desde hace mucho años ha provocado un escepticismo cada vez más justificado al equipo otrora comandado por Sandro Rossell. La llegada de Bartomeu como nuevo presidente y la no convocatoria de elecciones ha escocido bastante a los aficionados y no parece que la situación tenga visos de arreglarse. La lenta agonía del club que hace no tanto aterrorizaba al fútbol europeo es ya un hecho, los escándalos en los despachos no han hecho más que acelerar este proceso y la continuidad de la actual directiva parece un obstáculo para lograr retomar la buena senda.

El presente:

Quizá una de las frases que mejor defina el momento actual sea el “Que no estamos tan mal” pronunciado por Joan Laporta en una de sus ruedas de prensa más famosas. Estas cinco palabras deben resonar aún en la mente de los más abnegados aficionados al equipo blaugrana. A pesar de los errores y escándalos de la actual directiva, del bajo rendimiento de muchos de sus jugadores y que su eterno rival haya logrado al fin alzarse con “La Décima”, la situación en realidad no parece ser catastrófica. El club cuenta con varios de los mejores jugadores del mundo, recupera a dos diamantes en bruto como Rafinha y Deulofeu de sus cesiones, ha firmado a dos jugadores jóvenes con mucho margen de progresión: Ter Stegen y Halilovic, sin olvidarnos de que sigue disponiendo de un presupuesto enorme que a poco que se aproveche bien debería servir para rearmar un equipo muy competitivo.

La llegada de Luis Enrique como nuevo entrenador parece una buena primera piedra para reconquistar la gloria perdida, su buena labor en Barcelona B y Celta deja como un pequeño borrón su labor más bien discreta en la Roma.

Zimbio

El nuevo entrenador del Barcelona, Luis Enrique

El verano se presenta intenso en las oficinas del Camp Nou. En las puertas de salida aparecen nombres como Alves, Cesc, Alexis, Pedro Tello, Sergi Roberto o Mascherano. Dependiendo del número total de bajas, el club tendrá que aflojar la billetera para lograr convencer a los distintos candidatos que han ido apareciendo como primeros rumores, Marquinhos, Javi Martínez, Laporte, Mathieu, Koke o Llorente son algunas de las especulaciones más repetidas en los últimos días, pero no será hasta el final del verano cuando se pueda hacer un balance realista del capítulo de altas y bajas.

El Futuro:

Posiblemente la mejor baza para su nuevo entrenador, la llegada del preparador asturiano puede suponer un importante impulso para La Masía. Esto se debe a que conoce perfectamente a varios jugadores que han pasado por la ciudad deportiva como Rafinha, al que entrenó este año en el Celta. Sin olvidar que Sergi Roberto, Tello, Sergi Gómez, Montoya o Bartra ya estuvieron a sus órdenes cuando era el técnico del Barcelona B. No sería de extrañar que los que se mantengan en el club pueden contar con oportunidades para demostrar todo lo bueno que apuntaron en categorías inferiores. Llegados a este punto es importante recordar que una de las claves del Pep Team fue el enorme rendimiento de los jugadores del filial, a sus órdenes crecieron jugadores como Busquets, Pedro o Thiago y otros como Cuenca tuvieron más protagonismo que nunca. Es muy posible que el nuevo míster vuelva a dar el peso perdido en las alineaciones a la siempre prolífica cantera blaugrana.

Es posible que este Barcelona no consiga el rendimiento fulgurante logrado por Guardiola, pocas veces se puede llegar y besar el santo, mucho menos si el resultado final es la construcción de un equipo de leyenda. Pero el nuevo proyecto parece sentar bases solidas para que sus fieles puedan disfrutar del fútbol en su estadio, pero solo la pelota y el tiempo dictarán sentencia. Si Luis Enrique será un nuevo Pep, un nuevo Martino, o algo totalmente distinto dependerá de si la pelota termina o no alojada en la portería rival. Si habrá vida nueva en el Camp Nou o si llegan tiempos duros para el cuatro veces ganador de la Champions League.

Fotografías sacadas de Zimbio.com