Los hombres que inventaron el amor

“Lo que llamas amor fue inventado por tipos como yo para vender medias”   Donald Draper

(Este artículo está libre de spoilers)

Mad Men es un término acuñado a finales de los años 50 para describir a los publicistas de New York.

¿Qué es publicidad?
¿Es publicidad este artículo, en el cual voy a alabar a esta serie?

¿Es publicidad un documental en el que se hable bien de un país?
¿Es publicidad un documental en el que se critique una marca (favoreciendo así a la competencia de dicha empresa)?

Mad Men es una serie de la AMC creada por Matthew Weiner, antiguo guionista de Los Soprano. La ganadora de 15 premios Emmy y 4 Globos de Oro estrena hoy su última temporada. Mad Men no es una serie ligera, ni de fácil digestión. Nos encontramos en New York, años 60, en una agencia de publicidad. Los hombres mandan y poseen los mejores puestos directivos. Las mujeres o bien son secretarias o bien son amas de casa. No es una serie machista, tan sólo una serie que narra una década de una sociedad machista.

mad_man

“La publicidad se basa en una cosa: la felicidad. Y, ¿sabes lo que es la felicidad? La felicidad es el olor de un coche nuevo. Es ser libre de las ataduras del miedo. Es una valla en un lado de la carretera que te dice que lo que estás haciendo lo estás haciendo bien”
Donald Draper

Durante siete temporadas nos empaparemos de publicidad. De cómo se desarrolla, de cómo se trabaja y de los aspectos psicológicos que la hacen funcionar en los seres humanos. Muchos de los métodos de esta labor han cambiado a día de hoy, y los clichés y prototipos de los publicistas también. Pero la esencia…

“El cambio no es bueno ni malo, es simplemente cambio”

La firma de publicidad que vemos en Mad Men, Sterling Cooper, trabaja para diferentes empresas. De las decenas de marcas que aparecen en la serie, la mayoría son reales. Y han aprovechado los productores de esta serie para conseguir financiación de ellas, aunque nunca han declarado cuáles han estado aportando dinero a la serie y cuáles no. Qué mejor manera de tener publicidad pagada que en una serie sobre publicidad. Da igual que descargues de internet los episodios, porque esas marcas las verás sí o sí.

Los personajes están tan perfectamente dibujados que acabas integrándolos en tu memoria como personas que has conocido. El escenario de la serie es claro y conciso, muy detallado. El ritmo de la narración ha sido tachado de lento, y es cierto, es lento, pero…¿qué clase de persona querría que un vals fuese rápido? A pesar de toda la ópera, la serie gira en torno a dos personajes, los verdaderos protagonistas y centro de esta serie: Donald Draper y Peggy Olson. La cara y la cruz de ese mundo.

don-draper

Donald Draper, el hombre más atractivo del mundo

Misterioso. Reservado. Inteligente. Frío. Irónico. Donald Draper no es el director de Sterling Cooper, la agencia de publicidad donde trabaja. Tampoco es su máximo interés llegar a ese puesto. Es el director creativo, el que decide qué proyectos se hacen, cómo se realizan estas ideas, quién las desarrolla y qué se le presenta al cliente. Es el “genio”. El que enamora. Enamora al que lo contrata y enamora a la mujer del que lo contrata. Quiera, o no quiera.

“Vamos a tomárnoslo con calma, si no quieres despertarte embarazada”
D. Draper

Durante siete temporadas veremos la evolución de un personaje que empieza muy cerca de lo más alto. Nos contarán su pasado y su futuro, entrelazando flashbacks y confesiones. Es la personificación del cinismo de una sociedad y negocio donde se necesita un estómago potente, capaz de asimilar inmoralidades y de mirar hacia otro lado en los constantes acosos sexuales. Su integridad, si es que se le puede denominar así, sale a relucir cuando uno rasca mucho. Pero la mayoría de situaciones lo van quemando, aunque ni nos percatemos.

“¿Esto es lo que quieres o es lo que la gente espera de ti?”
Donald Draper

¿Qué es publicidad?
Si en una película sobre coches se publicita alguna marca de automóviles (BMW por ejemplo), y dicha publicidad es un efecto colateral sin que la empresa (BMW) lo haya pagado, ¿sigue siendo esto publicidad? ¿Debemos llamar publicidad a algo cuando no es su razón de existir, y no fue su razón de nacer convertirse en ella?

peggy

Peggy Olson, la mujer menos interesante del mundo

Perdida. Descuidada. Con graves carencias emocionales. Sin seguridad en sí misma. Falta de habilidades sociales. Así llega Peggy a Madison Avenue buscando un trabajo. Un trabajo de secretaria, sentada en una mesa viendo pasar a los hombres que manejan el planeta, aporreando las teclas de una máquina de escribir día sí y día también. Que le asignen el puesto de secretaria de Donald Draper no es más que un golpe de suerte (o de mala suerte). Y es en este personaje donde la evolución es más notoria.

Joan 3

Roger Sterling es el ejecutivo más vividor. Peter Campbell el trabajador más trepa. Betty Draper es la mujer más linda. Joan Holloway la más explosiva. Y así podríamos describir, con un adjetivo, cada personaje de la serie. Porque nos encontraremos todos y cada uno de los aspectos posibles del ser humano, interactuando y chocando entre ellos.

“Si no te gusta lo que se dice, cambia de conversación”

BettyDraper

Lo que no se enseña en las Escuelas de Negocios

Algo que en su día me sorprendió y que con el tiempo, debido a mi trabajo, he ido comprendiendo y aceptando, es que “los negocios se hacen de vinos”. Esta frase, que no es mía, resume perfectamente muchas de las relaciones profesionales que nacen o mueren en la serie. La importancia de aquellos que se encargan de tener contentos a los clientes. Un buen trabajo profesional te va a abrir puertas, o un mal trabajo cerrarlas. Pero cuando estamos en un perfil muy alto, cuando la diferencia con la competencia no es abrumadora, o cuando un cliente tiene que mantenerse durante muchos años, lo que importa es que te quiera. Es ganar tú para que gane él, y que gane él para que tú ganes. Y para que ambos ganéis, primero deberás ganártelo. Que la mayoría de tratos se cierren después de una comida o yendo de copas no es casualidad. Porque los que cierran estos tratos son seres humanos, y si el lado racional es importante, el emocional es clave. Y que un cliente te quiera o te deteste estará mucho más marcado por su lado emocional que por el racional. Con tus clientes trabajas las 24 horas del día, los 7 días a la semana. O dejarán de ser tus clientes.

2don-draper

Mad Men es actualmente, por todo esto y mucho más, un icono. Hoy empieza su séptima y última temporada. Y no me quiero extender más, porque si la serie es lenta y se necesita masticar con fuerza, este artículo debería ser lo contrario. Por último, al igual que os pido que no odiéis a Apple por culpa de la cansina admiración de los que usamos sus productos, os pido que no odiéis la serie por la pedantería de los que somos fans. Y dadle una oportunidad, porque si algo se vende mal en esa serie, es ella misma. Al fin y al cabo, todos tenemos integrada la publicidad. Cada día, cada momento. En cada ocasión que hacemos gala de nuestras fortalezas y escondemos nuestras debilidades.

¿Qué es publicidad? Dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es publicidad? ¿Y tú me lo preguntas?
Publicidad… eres tú.

Imágenes extraídas de la web promocional de la AMC para Mad Men