De perros soñadores y amos que desconocen

 

IMG_3451

 

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, y quizás sea así por la capacidad que tenemos de entendernos con ellos sin apenas apenas palabras (muy superior, a veces, a la que tenemos los humanos entre nosotros). También dicen que un perro se acaba pareciendo a su dueño lo máximo posible, aunque yo creo que en numerosas ocasiones es más bien al revés, que es el dueño quien se contagia del espíritu de su mascota. En este caso él es el soñador. El que mira al horizonte, subido al muro del Paxonal, con la mirada perdida en la lontananza, divagando internamente sobre las vicisitudes de la vida, de lo que hay después del presunto fin de la existencia consciente y, por supuesto, de lo que le servirán esta noche de cena cuando regrese a su hogar. Y el dueño, lógicamente, ni se entera.