Las catorce peores películas de amor

Todo empezó aquel 14 de febrero del año 270 en el que el sacerdote San Valentín fue ejecutado. Su crimen había sido proponer la prohibición del matrimonio entre jóvenes que estuvieran en edad de ser soldados. Muchos años después, se fundan unos grandes almacenes llamados El Corte Inglés. Aprovechando la desgracia del pobre San Valentín, iniciaron una campaña empresarial que obligaría a todo aquel enamorado a comprar un regalo a la esclava de sus besos, como diría Bisbal. De ese modo, cambió su nombre por el de San El Corte Inglés. Las parejas que siguen este ritual suelen juntarse en esta fecha para hacer “cosas de enamorados”. Entre estas actividades se encuentra ver una película romántica. Dice la leyenda que una comedia romántica al año no hace daño, pero por si acaso os mostramos las peores catorce películas para ver un catorce de febrero.

1. La última canción. 

Ve a un puesto ambulante de algodón de azúcar. Ingiere todo su dulce. Ahora sal corriendo hacia la playa. Enhorabuena, ya estás en La última canción.

2. Querido John.

Esta película demuestra que solo se necesita una semana para darte cuenta de que un desconocido es en realidad el amor de tu vida.

3. Sucedió en Manhattan.

Lo único bueno de esta película es que nos muestra que Jennifer López también puede ser fea.

4. Noche y día.

De esto que estás salvando el mundo y de repente apareces en España. Estás en Sevilla, porque obviamente es la única ciudad española que existe. Aparecen toros. No importa. Agarra los pectorales del superagente secreto que conociste en aquel aeropuerto la semana pasada y ahora es tu enamorado. No mires atrás.

5. Amor con preaviso.

Hugh Grant contrata a Sandra Bullock para acordarse de todas las comedias románticas que protagonizó.

6. Historias de San Valentín.

Lee el título. Vuelve a leerlo. ¿No notas que ya te ha subido el nivel de azúcar en sangre?

7. La saga Crepúsculo.

Como si la preadolescencia no fuera suficientemente humillante, alargan el bochorno cuatro años más. Nunca admitirás  que te gustaron los libros, ni que en realidad preferías a Jacob.

 

8. Tres metros sobre el cielo.

Ya se han hecho todos los chistes posibles sobre esta película. Ve a Twitter, te lo pasarás bien.

9. Cartas a Julieta.

Me voy de vacaciones a Italia a solucionar el colapso de Correos.

10. El príncipe y yo.

El príncipe de Zamunda del palo. Y lo que es peor, sin Eddie Murphy.

11. Serendipity.

Posiblemente la historia más ridícula y menos creíble. Se conocen en una tienda y no se vuelven a ver en DIEZ años, pero acaban juntos tras buscarse el uno al otro. ¿Vampiros que brillan? Eso es más probable. Tú lo sabes, yo lo sé. Todos lo sabemos.

12. La niñera y el presidente.

The Nanny trabajando para Stalin. Puede sonar mal, pero es todavía peor.

13. Sr. y Sra Smith.

Juntemos todos los géneros cinematográficos en una sola americanada. Pon a Angelina Jolie y Brad Pitt. Solucionado.

14. Love actually.

La peor para algunos, la mejor para otros. Odiamos estas películas porque la historia se repite una y otra vez: dos enamorados que hacen estupideces mientras se idealiza el amor. Si con una historia irreal por film tenemos más que suficiente, ¿por qué nos iba a gustar la película que tiene varias historias amorosas estúpidas e irreales?

Puede que tengas que vivir este día solo, esquivando las actualizaciones de Facebook de estos individuos que andan por el mundo como por el arca de Noé. Nuestro mayor apoyo. No estás solo. Pero tengas o no pareja, es casi obligatorio detestar estas películas y opinar lo mismo que Hermione.

Realizado por Nuria G. Guillín y Paula Pérez.