Juan Carlos Girauta: “Entre UPyD, Ciutadans y VOX no encuentro las diferencias”

La jefa de prensa manda un guasap pero no obtiene respuesta. Preocupada, decide llamar. Al otro lado del teléfono, Juan Carlos Girauta (Barcelona, 1961) excusa su ausencia y propone quedar en el recibidor del hotel, pues aún no ha terminado el desayuno. Me recibe afable, pero no fuerza quedar bien en ningún momento. Se nota que no está demasiado acostumbrado a lidiar en estos ruedos. Compostimes empieza su ronda de entrevistas de cara a las elecciones europeas con el previsible número dos de la candidatura de Ciutadans (C´s), uno de esos intelectuales que un día ha decidido dar el paso y meterse en política.

Entrevista Girauta

¿Qué hace un escritor como usted en un mitin como éste?

Mi presencia se inscribe dentro de una gira por toda España a la que hemos decidido llevar nuestras reflexiones, recogidas en el documento “Compromiso Ciudadano”. Fue una iniciativa de Albert Rivera, Antonio Asunción y mía, que un día nos dijimos: “esto no puede seguir así”. No se trata de un programa político ni de una reflexión académica, sino de la constatación de que hay cinco grandes asuntos en este país sin cuya reforma y enderezamiento no será posible que esta democracia sobreviva: una nueva ley de financiación de partidos, una nueva ley electoral, la separación efectiva de los tres poderes, un pacto general por la educación y la reforma de las administraciones públicas. Sería tremendo, pues en la historia de España éste ha sido un período muy beneficioso en términos de estabilidad política, cohesión social y prosperidad económica. Ha sido un paréntesis muy grato que ha durado mucho y queremos que dure más, pero para eso se necesita una regeneración. Por eso establecimos este documento, que vamos a someter a la consideración de Rajoy y Rubalcaba. Si ellos están dispuestos a arreglar esos pilares, nosotros nos vamos a casa.

O vamos por las buenas o vamos por las urnas

¿Movimiento Ciudadano (MC) es solo una plataforma para presionar a los partidos del sistema para que cambien sus políticas?

Eso es. Ahora bien, si ellos no toman en consideración y no se ponen a arreglar estos cinco problemas nos tendrán en las próximas generales convertidos en partido político. Nosotros ya hemos dicho que o vamos por las buenas o vamos por las urnas.

¿Con qué relación con C´s?

Uno es un partido político y el otro una plataforma. Obviamente, el líder es el mismo, pero yo soy independiente y no milito en ninguna organización. Hay mucha gente de Ciutadans que suscribe estos cinco pilares. Y hay otra gente que no está en C´s pero también los defiende, por lo que pasa a formar parte de MC.

¿Son el think tank de C´s?

Somos demasiado grandes como para llamarnos think tank. Es verdad que existen varios grupos comprometidos en la producción de documentación e ideas, pero somos una plataforma cívica. MC es una cosa muy gorda.

Pero usted se presentará a las europeas por C´s.

Javier Nart y yo estamos habilitados por Ciutadans como independientes para poder participar en sus primarias. El hecho de que exista un partido como tal, con la maquinaria ya engrasada y de que haya plena coincidencia entre sus dirigentes y los compromisos de Movimiento Ciudadano resulta fundamental. Ahora bien, no hay una relación biectiva, exacta. No se trata de que todos los que han firmado el “Compromiso Ciudadano” vayan a votar a C´s. Supongo que muchos lo harán, pero otros podrían optar por opciones diferentes.

¿Hasta qué punto puede crear un conflicto en la militancia de Ciutadans que gente de un movimiento más amplio se presente utilizando las siglas del partido?

Esto se ha articulado a través de un mecanismo de primarias. Como C´s cree en la democracia interna, las convoca. Javier y yo, que somos independientes, le preguntamos al partido si nos podemos presentar. El partido somete a sus órganos nuestra habilitación, la aprueba y nosotros, en la medida en que nos lo permiten, concurrimos a sus primarias.

¿Realmente ven una buena receptividad en la militancia?

Una receptividad absoluta.

¿En qué medida Movimiento Ciudadano es heredero de Ciudadanos de Cataluña?

En medidas que la gente no se puede ni imaginar, pero que no son las que muchos creen. Ciutadans nació igual que está naciendo MC: un grupo de intelectuales que se reúnen y llegan a la conclusión de que no hay nadie en la política que esté haciendo lo que hay que hacer. Estas reflexiones se plasman en un manifiesto. Y de ahí sale un partido político. Ahora se está reproduciendo exactamente el mismo esquema.

¿Pronostica, por tanto, que PP y PSOE no van a aceptar esos principios y MC se va a convertir en un partido político?

Ojalá los acepten.

Girauta 2

Pero no lo ve claro…

Es que esto es como cuando nace C´s. Mucha gente pensaba que no era democrático que el constitucionalismo en Cataluña no lo representase nadie, ni siquiera los partidos no nacionalistas. El PP y el PSOE podían haber reaccionado, pues mucha de la gente de C´s venía de esos partidos. Pero no reaccionaron. Como la plataforma ya había nacido, acabó por crear su propia formación. Ahora, como ya nos conocemos esta historia, lo advertimos antes: “si no aceptan estos cinco pilares, nos convertiremos en partido político y competiremos con ustedes”.

De momento se van a presentar con Ciutadans, que es una formación de ámbito catalán. ¿No cree que eso puede disminuír sus expectativas electorales en el resto de España? ¿No les sería más útil presentarse con un “proyecto nacional”?

Es que C´s es un partido nacional.

Pero la gente lo identifica con la política catalana.

Lo identifica porque nació allí, pero tiene militantes en Madrid, Valencia, Sevilla… Es como si me dice usted que UPyD es un partido vasco.

En el hipotético caso de que MC diese lugar a un partido político, ¿sería el mismo que C´s o competiría con ellos?

Ciutadans se incorporaría a él, muy probablemente. Albert Rivera, que es quien pone los medios y lo impulsa, es el líder de C´s. Pero en el movimiento también hay personas independientes como yo, así que se cumplen las dos condiciones. No hay que darle más vueltas a eso.

UPyD Y VOX

Tras tres ocasiones en las que le habían ofrecido a UPyD concurrir juntos a diferentes comicios, esta vez lo han descartado. ¿A qué se debe este cambio?

Lo hemos descartado solamente después de que ellos lo hayan vuelto a rechazar por cuarta vez.

¿Son conscientes de que existe una importante presión social y de sus medios afines para que se unan?

A la que tienen que presionar es a Rosa Díez, que es la que no quiere.

Así que C´s continúa con la voluntad de ir en coalición.

Naturalmente. Son ellos lo que no quieren. Y si no quieren, no quieren.

Ir en coalición con Libertas fue un error. Ciutadans es un partido europeísta

¿Qué les diferencia de UPyD y de VOX?

Muy pocas cosas. Le digo, con absoluta sinceridad, que jamás hablamos de las diferencias con ellos; solo de las coincidencias. Yo no sabría decirle qué nos separa de estos partidos.

¿De verdad no les separa nada de VOX?

VOX acaba de nacer, así que no tiene una producción programática que valorar. De entrada podemos juzgar a las personas. Yo tengo amistad con varias de ellas y me parecen gente estupenda. Alejo Vidal-Quadras no solo es un amigo sino un referente político. Santi Abascal es un buen hombre y muy valiente. He hablado mucho con él y no he encontrado las diferencias.

Pero la procedencia de los militantes de ambos partidos es casi la opuesta. La mayoría de Ciutadans viene del PSC, mientras que los de VOX proceden del ala más dura del Partido Popular.

No haga esa equivalencia. En C´s, y ya no digamos en Movimiento Ciudadano, hay gente que viene de todos los partidos y otros que no tenían ninguna adscripción política previa. En cambio, VOX es una escisión del PP, como UPyD lo fue del PSOE.

La entrevista se tiene que interrumpir porque va a empezar el acto de Movimiento Ciudadano. Más de tres horas después, nos volvemos a encontrar en el hall del hotel para proseguir la conversación, con las elecciones comunitarias como argumento fundamental.

LAS EUROPEAS
 

Ustedes suelen criticar los movimientos anti-europeos y reivindican la creación de los Estados Unidos de Europa. ¿Qué opinión le merece que en los pasados comicios C´s se presentara con un partido euroescéptico como Libertas?

Un error importante, sin matices ni paliativos, que ya fue reconocido por el partido.

Entiendo que ahora lo van a rectificar.

Es que este partido estaba donde no tenía que estar. Nosotros somos una formación europeísta y yo, como independiente, comparto con Ciutadans su visión integradora de Europa. Defendemos una armonización administrativa y un Estado del Bienestar que se pueda sufragar combinando las iniciativas de estímulo con el respeto a la libertad de mercado. La Unión Europea tiene que disminuir su intervencionismo para lograr la prosperidad económica que le permita pagar un sistema de protección único en toda la historia de la humanidad.

Todavía no han dejado claro en qué gran coalición se van a integrar…

Lo dejamos para más adelante. Todo lo que le pudiera avanzar ahora no sería definitorio. Depende de varios factores que no están en nuestras manos. Hay una coalición europea en la que yo me sentiría muy cómodo si no estuviera un partido que es incompatible con nosotros.

¿Se refiere a CiU?

Esa tiene que ser su conclusión.

Pero reconocerá que esta indefinición puede causar un cierto desconcierto en los electores, que no saben cuáles son las ideas políticas de C´s.

Las ideas de Ciutadans están a la vista, pero lo que la gente nunca va a conseguir es ponernos una etiqueta. Los clichés que nos quieren imponer son decimonónicos, pues corresponden a una época en la que hubo guerras en España y en Europa y a unos esquemas ideológicos cerrados. Ahora estamos en el siglo XXI y las ideologías tradicionales no son algo de lo que haya que enorgullecerse, sino un lastre. Mire a los socialistas hoy en día. ¿Usted cree que tienen algo que ver con Pablo Iglesias? ¿Quizá con Juan Negrín? ¿Con Indalecio Prieto? ¿O con Julián Besteiro? ¿Tienen alguna relación con Felipe González? En este caso sí, pero justo en aquello en lo que Felipe González no tenía nada ver con los socialistas. Nosotros coincidimos con los socialistas en aquello en que los socialistas no tienen que ver con el socialismo. Coincidimos con los populares en aquello en que no tienen que ver con el conservadurismo.

Defender el Estado de Bienestar nos convierte en ciudadanos sensatos, no en socialdemócratas

Es evidente que el discurso nacional lo tienen muy marcado. Pero a nivel ideológico, ¿no creen que generan dudas?

¿Pero qué etiqueta nos quiere poner? Usted puede decir que yo soy liberal y lo soy. Puede decir que C´s tiene una ideología liberal-progresista, pero no le va a poder poner las clásicos clichés de los votantes del PSOE o del PP. Hasta que esos electores no entiendan que las etiquetas no sirven para nada, seguirán votando bipartidismo.

Si quiere le recuerdo la etiqueta que me dio el propio secretario general de C´s. Matías Alonso definía el partido como “socialdemócrata”. Un reconocido liberal como usted, ¿no cree que su lugar puede estar en otra formación?

Yo no soy socialdemócrata. Yo soy impulsor de Movimiento Ciudadano con mis ideas liberales… y progresistas. Aunque mejor dejémoslo en liberal, ya que el término progresista está muy mal usado, pues se lo atribuye la gente más retrógrada de toda España. Con mis ideas liberales, Ciutadans me ha aceptado para presentarme a sus primarias.

¿Usted se siente cómodo con los postulados que defiende otra gente dentro del partido?

Me siento comodísimo. Todo lo que le oigo decir a los militantes de C´s tiene que ver con el enfrentamiento contra el nacionalismo en Cataluña, la defensa de la economía de mercado o del Estado de Bienestar, con el que estoy de acuerdo. Defender el Estado de Bienestar nos convierte en ciudadanos sensatos, no en socialdemócratas. El socialdemócrata piensa que dicho sistema se va a financiar con políticas que obstaculicen la creación de riqueza.

Girauta 3

¿No cree que entre los liberales hay muchos ciudadanos insensatos? Porque lo que están haciendo precisamente es cargarse el Estado del Bienestar…

Eso es porque creen que no se puede pagar. Pero yo creo que sí se puede, siempre que desburocraticemos Europa, desregulemos su economía y la abramos a la competencia mundial. Es justo lo contrario de lo que quiere hacer un gobierno socialdemócrata como el de Francia. Hollande pretende volver al proteccionismo, cuando el proceso europeo está en la línea de la globalización. Apostamos por una Europa unida en un mundo global.

Una Europa unida en una España unida…

Naturalmente.

CATALUÑA

¿Cómo vive el ser una voz discordante con la opinión mayoritaria que hay en Cataluña?

Se vive con un cierto cansancio, porque son muy pesados. Los nacionalistas son obsesivos y solo hablan de eso. Es muy desagradable, pero yo no sabría hacer las cosas de otra manera.

El título de su último libro sugiere que, de producirse una consulta en Cataluña, usted iría a votar. ¿No cree que esto resulta incongruente con la postura de C´s contraria a la misma?

Tiene que leer el libro y se dará cuenta de que no solo no es incongruente, sino que es tan congruente que el propio Albert Rivera me lo presentó.

“¿Has oído un aplauso muy fuerte? Pues era el mío”, interrumpe un simpatizante de C´s en plena reflexión de Girauta. Tras la sorpresa, continuamos la conversación donde la habíamos dejado.

Así que usted defiende que no haya ningún tipo de referéndum ni de consulta.

Lo que yo sostengo es que existe una posibilidad constitucional. Se trata del artículo 92, mediante el que el rey de España puede convocar un referéndum a iniciativa del presidente del Gobierno y con la autorización del Congreso de los Diputados. Ésa es la única solución que tiene cabida en nuestro marco jurídico, por lo que, tal y como defiendo en el libro, el resto de atajos no son legales. Lo máximo que puede hacer el nacionalismo catalán, una vez que el Gobierno se niegue a promover el referéndum, es convocar unas elecciones autonómicas. Y a esos comicios Mas les puede dar la interpretación que quiera.

Artur Mas es nacionalista y nosotros somos patriotas

Su discurso no dista mucho del que sostiene el propio portavoz de la Generalitat. ¿Usted defendería la posibilidad de que se convocase un referéndum en toda España?

El señor Homs dice cada día una cosa diferente, así que no se fíe de él. De hecho, el presidente Mas ya lo ha desmentido. No se trata de si hay voluntad política o no por parte del Ejecutivo de Rajoy. Aquí el que quiere cambiar el statu quo es el independentismo catalán y tiene una manera lícita de hacerlo, a la que yo le invito: que vayan al Congreso a pedirle al Gobierno que impulse un referéndum como el que contempla el artículo 92.

¿No cree que existe un doble juego por parte de la Generalitat en el que Mas puede acabar proponiendo un referéndum de este tipo?

En absoluto. Lo que están haciendo no está amparado legalmente y, aunque lo estuviera, dejaría de estarlo, pues la pregunta no es clara.

Uno de los lemas de Movimiento Ciudadano es “España será lo que quieran los españoles”, mientras que Artur Mas suele proclamar que “Cataluña será lo que quieran los catalanes”. ¿Son ustedes nacionalistas españoles?

No. Hay una pequeña diferencia, que es la que convierte a Artur Mas en nacionalista y a nosotros en patriotas: el sujeto soberano es España. Yo no necesito inventarme una soberanía que no existe. La soberanía del pueblo español es perfectamente legal, antigua, reconocida por la comunidad internacional y contemplada en la Constitución. Esto no ocurre en el caso catalán. Es como si usted dice que el pueblo de Lérida es un pueblo soberano…

Pero usted, como europeísta y liberal, ¿no cree que la soberanía puede ser un concepto compartido? 

Justamente porque soy liberal no soy nacionalista. El nacionalismo que quiere crear un nuevo Estado está obligado a practicar la ingeniería social para crear las condiciones que previamente ha dicho que su país tenía y no tiene, como la homogeneidad.

España hizo lo mismo para convertirse en un Estado-nación durante los siglos XVIII y XIX. Mire la Constitución de Cádiz.

España es un Estado-nación antes de eso, pero la nación española como sujeto soberano sí nace en Cádiz. Pero es que así es como fue. Lo que no podemos decir es que, como España ha llegado a ser un sujeto soberano, otros también podrían serlo. Podrían serlo, sí, pero no lo son.

¿La historia la escriben los vencedores?

No es que la escriban los vencedores, sino que, afortunadamente, en la Europa del siglo XXI solo la pueden escribir los que ya vencieron y son Estados de derecho. No hay la más mínima posibilidad de acoger como legítima una iniciativa que trata de romper un Estado de derecho sin contar con la voluntad de su sujeto soberano y en medio de una Europa que persigue la unión. En ese escenario, usted no puede decir “ahora levanto otro Estado porque me invento un sujeto soberano” o “si hubiera ganado esta guerra hace tres siglos sería un Estado de derecho, así que reconózcame como tal”. Y si me abuela tuviera ruedas sería una bicicleta… Son hipótesis contrafactuales, que no tienen nada que ver con la política.

Si C´s consigue algún escaño en el Parlamento Europeo, ¿cómo va a contrarrestar la ofensiva diplomática de la Generalitat?

Nuestra prioridad va a ser la democratización paulatina de las instituciones europeas, que ya son democráticas, pero no lo suficiente. A partir de ahí, nos enfrentaremos a los movimientos disgregadores de Europa, que son tres: los populismos antieuropeos y xenófobos, los nacionalismos que pretenden romper los Estados miembros al margen de la ley…

Si queremos conseguir los Estados Unidos de Europa necesitamos gente valiente, no gestores con manguitos y visera como Montoro

Me reconocerá que en el caso de Escocia el referéndum sí está amparado legalmente. ¿Usted lo apoya?

Yo apoyo lo que sea legal. Si se cumple la ley, yo no tengo nada que decir. El único pero que le pongo a Escocia es que mintieran al principio y dijeran que, en caso de independencia, no saldrían de la Unión Europea, tal y como hizo Artur Mas en Cataluña. Le reprocho las mentiras, aunque la verdad siempre se acaba imponiendo y ya han reconocido que será así. Por último, la tercera amenaza es el inmovilismo, como el que practica el gobierno español. Si queremos conseguir los Estados Unidos de Europa necesitamos gente valiente que cambie la realidad, no gestores con manguitos y visera como el señor Montoro.

Después de la crisis económica, ¿realmente cree que existe ese sentimiento europeísta en España?

Lo vamos a ver en estas elecciones. Yo tengo la sensación de que los ciudadanos empiezan a ser conscientes de que la Unión Europea en mucho más importante en sus vidas de lo que creían, pero todavía no saben hasta qué punto. Estamos en el proceso de toma de consciencia de que Europa no es una “maría”, sino algo decisivo.

UN POCO DE HISTORIA

Cambiando de tercio, Movimiento Ciudadano siempre defiende que hay que acabar con la España de los “rojos” y los “azules”, pero usted tiene algún libro prologado por autores revisionistas como Pío Moa. ¿Le parece coherente?

Yo nunca utilizo argumentos ad hominem. Pío Moa es un gran especialista en la figura de Azaña, por lo que me pareció adecuado que me prologara ese libro.

¿Pero usted tiene algo que ver con sus ideas?

¿Las de cuando?

Las actuales.

¿Sobre qué?

Sobre la hagiografía de la Guerra Civil.

No puedo discrepar con Pío Moa en la visión de ningún detalle de la Guerra Civil porque él es un erudito, aunque sí puedo no estar de acuerdo en la interpretación que él extiende a través del tiempo. Creo que la época actual ya no permite lecturas de ese tipo, como la que ha hecho el PSOE al querer prolongar hasta hoy los esquemas de 1936.

¿Está en contra de la Ley de Memoria Histórica?

No solo estoy en contra de la ley, sino del propio concepto de memoria histórica. La historia es historia y la memoria es memoria. Una ley de memoria histórica siempre intenta imponer una determinada visión de la historia, dando lugar a una forma de intervencionismo particularmente despreciable. El Estado no se debe entrometer en asuntos de este tipo y lo que tiene que hacer es dejarle la historia a los historiadores. Lo que intentó Zapatero fue hacer tabula rasa sobre lo que había pasado y grabar sobre ella un enfrentamiento histórico explicado a las nuevas generaciones como ellos querían. Eso no vale.

Girauta 4

Volviendo a la actualidad, en la presentación de Movimiento Ciudadano en Sevilla participó el padre de Marta del Castillo. ¿A usted le parece adecuado “utilizar” a este tipo de personas para un fin político?

A mí lo que no me parece adecuado es que siempre que sale una víctima se considere que se la está utilizando. El padre de Marta del Castillo es un hombre muy inteligente, muy digno, que puede contar muchas cosas respecto al funcionamiento de la administración de justicia, realiza críticas muy fundadas y se identifica con nuestro proyecto. ¿Aun encima de que le mataron a su hija tiene menos derecho a darnos su apoyo? Lo que tiene son más razones para conocer las imperfecciones de un sistema que queremos cambiar.

¿Y qué opina de la aparición del exfutbolista Albert Luque en el acto de hoy? ¿De verdad no cree que da pie a un cierto populismo?

¡Es que Albert Luque también tiene ideas! Aparte de jugar al fútbol, posee una opinión sobre la sociedad, sobre el nacionalismo, sobre el futuro de España… Además, es muy amigo de Albert Rivera y, como ciudadano, tiene todo el derecho del mundo a expresar lo que piensa. Si usted hace esa pregunta la acepto como legítima, porque es periodista. Pero si esa crítica la hace un partido me empiezo a reír y no paro. ¿Quién nos lo va a decir? ¿Los de la ceja? ¿Los que intentaron hacer su propia ceja y no tenían con quién? ¿Los que tiran de Antonio Banderas? ¿Los que tiran de Lluís Llach? ¿De Ramoncín? ¿De Serrat? Cada uno es libre de apoyar a quien quiera y si el señor Luque nos apoya pues nos apoya. No hay nada más que decir.

 
MUY PERSONAL

Para acabar, hablemos de una serie de personajes públicos que han sido y son importantes en su trayectoria política y personal. ¿Qué sintió cuando una dirigente de otro partido como Esperanza Aguirre le dedicó un artículo en ABC en el que exhortaba a leer su libro?

Aguirre es una persona muy generosa y con un potente ideario liberal.

¿No cree que con algún tinte conservador o autoritario?

No. Yo los tintes conservadores en el PP se los veo a unas cuantas personas, como Gallardón o Rajoy, evidentemente. A Esperanza Aguirre la veo como un referente de los liberales, estén en el partido en el que estén, y como una amiga.

En una frase, dígame qué le sugieren los siguientes nombres:

Javier Nart.

Un personaje de novela.

Albert Rivera.

La esperanza de España.

Mariano Rajoy.

Un gran registrador de la propiedad.

Artur Mas.

Un peligro público.

César Vidal.

No lo conozco.

Juan Carlos Girauta gira el cuello y se despide apresuradamente, mientras camina a gran velocidad hacia sus compañeros de MC, que lo esperan para irse a comer por las calles más céntricas de A Coruña.