El Niño de la Hipoteca, el cantautor alegre

 

El Niño de la Hipoteca

El Niño de la Hipoteca | Fuente: blogger.com

Hace unos días nos abandonaba Germán Coppini, quien acuñó aquello de “malos tiempos para la lírica”. Es difícil olvidar esa frase aún hoy, 20 años después: siguen siendo malos tiempos para la lírica… y para lo demás. Sin embargo, honrosas excepciones vienen todavía a nuestra memoria si pensamos un poquito en ello. No es difícil encontrar letristas sublimes en nuestra música: Desde el rock’n’roll, en donde nos podemos adentrar en discusiones interminables si pretendemos escoger al mejor letrista, hasta la canción de autor, donde también tenemos una larga lista en la que escoger. Sin embargo, algunos destacan por ser diferentes, innovadores (sin quitar méritos a los clásicos; Sabina, sigue tranquilo). Hablamos de Guiu Cortés “Wis”, más conocido como El Niño de la Hipoteca.

El Niño de la Hipoteca

El Niño de la Hipoteca | Fuente: tertuliagranada.com

Mira, mira a este tío, qué pintas… ¡¡pero vaya crack!!”. Es inevitable para mí pronunciar otras palabras cuando doy a conocer a alguna amistad la imagen de El Niño de la Hipoteca (acompañado de una de sus canciones, ¡por supuesto!). Y es que aunque sus pintas no son adecuadas para puretas, sus canciones son perfectas para toda la familia. Cualquiera de sus discos (dos como El Niño de la Hipoteca y uno con Los Ratones) son una opción más que recurrente para los viajes que hago por carretera con mis padres: ellos no son atronados con distorsiones anuladoras de la conciencia y yo puedo disfrutar de mi éxtasis interior igualmente. Gracias a El Niño de la Hipoteca, ¡Todos ganamos! [modo teletienda: off]

Sus andadas en la música se remontan a bien atrás. Cuentan por ahí que desde jovencito inició múltiples dietas proyectos musicales, hasta que finalmente acabó decidiendo que lo suyo era hacer canción de autor (aunque lo compagina aún a día de hoy con otros proyectos). Eso sí, de todas esas experiencias pasadas salió reforzado y con mucho camino andado. O, al menos, eso es lo que nos cuenta su exitoso paso por distintos certámenes musicales. Por tanto, que el proyecto El Niño de la Hipoteca haya entrado en un parón con sólo dos discos no tiene que ver, en ningún caso, con su calidad de sus canciones. Sin embargo, ¡Wis no está muerto! Y además de estar de parranda, sigue componiendo y regalándonos sus canciones en directo. El Niño ha echado amigos, los “ratones”, y se han cobijado bajo el seudónimo El Niño de la Hipoteca y los Ratones (ENDLH & Los Ratones). Para celebrarlo, han puesto a disposición de cualquiera el disco que han grabado en conjunto: “Descárgalo gratis en www.elniñodelahipoteca.com & grita yupi”. Algún avispado puede ahora estar pensando… “no, pero es que no son canciones nuevas, se trata una selección de temas de otros discos…”. Y sería cierto, pero también lo es que son gratis. Además, no se trata de un simple recopilatorio, sino que es también una acertada revisión musical llevada a cabo por todo el equipo. Se nota, bastante, una producción más limpia y profesional (sin despreciar el original, claro, pero las cosas como son). Además, y lo cual es un puntazo para todos los que aporreamos las cuerdas de una guitarra de vez en cuando, en la descarga se incluyen los acordes y las letras de los temas incluidos en el disco. Mola, ¿O no?

El Niño de la Hipoteca y Los Ratones

El Niño de la Hipoteca y Los Ratones | Fuente: ndlhrecords.com.es

Pero… ¿qué puede contar un hippie-colgao como este que nos pueda interesar? Pues un poco de todo… y un poco de nada. Como en el caso de los mejores, el detalle más insignificante puede ser la historia más bella que hayamos oído jamás. Cuando uno es positivo sin remedio, todo se vuelve bello, incluso una ruptura: os lo juro, nunca había visto tratar ese tema desde un punto de vista tan desenfadado y alegre. Pero, ¿qué esperarse de alguien que afirma que “Navidad y San Juan son para gente triste” y que él y sus ratones no necesitan excusas para celebrar? Le sobra la filosofía que nos falta al resto del mundo. Comprobadlo. Dejad vuestra mente volar en sus historias de amor mientras escucháis “Mi novia del 2ºB” o “Romeo y Julieta”,  de desamor con “Que te vaya bien” o “La más bella”, dejad que os invada en hambre con “Tripas” o alucinad con la increíble historia que esconden “Adán y Eva” en apenas tres minutos y medio.

“Navidad y San Juan son para gente triste. No nos hace falta una excusa para celebrar…”

– ‘Ratones’, El Niño de la Hipoteca

Un cantautor 2.0 (ó 3.0; no sé por qué versión va ya internet…) que ha decidido y sabido adaptarse a los tiempos. Colaborador habitual del programa Etiquetats (el primer programa de TV3 hecho exclusivamente para internet), también se le pudo ver compartiendo vídeo con algunos populares usuarios de Youtube o en esporádicas apariciones en televisión. Wis nos demuestra que hay vida musical en internet más allá de las frikadas del Tito MC o de La Tigresa del Oriente). Éxitos como sus originales (…o todo lo contrario, según cómo se mire) Billyexanne o el más conocido Copypaste, donde hace un remix de 42 canciones conocidas por todos en sólo cuatro minutos (os ahorro los cálculos: 5,7 segundos por canción), hacen que sea un personaje bastante conocido y querido en internet. Quizás aprovechando ese tirón se ha atrevido lanzarse a una aventura en la que necesita nuestra ayuda. Wis quiere cambiar su vieja guitarra por una nueva… ¿Le echamos una mano? Tranquilos, ¡que es gratis!

Operación Guitarra

El Niño de la Hipoteca | Fuente: blogger.com

En su línea, original y alegre, nos dio la noticia: ¡El Niño de la Hipoteca va a cambiar su vieja guitarra por una nueva! La vieja tiene historia: busquemos en donde busquemos, la encontraremos (fijaos en sus vídeos, fijaos). Una inversión bien rentabilizada, como diría mi madre. ¿No creéis que bien merece que le ayudemos a conseguir la nueva? No tiene pinta de ser un capricho… y además, es gratis. Diréis… ¿cómo? ¿Crowfunding gratis? Bueno, como él dice, “llámalo crowfunding, llámalo mendigar”. La Operación Guitarra consiste en que Youtube será quien pague a Guiu su nueva guitarra. Es sencillo: él sube vídeos, nosotros los vemos, y con el dinero que Youtube le pague por la publicidad se comprará su nueva guitarra. Por desgracia para nuestro amigo, se precisan muchas visitas para llegar a la cantidad necesaria. Es muy complicado, pero como dijo mi abuelo una vez, “se che din que non, ti insiste…”. O, lo que es lo mismo: con constancia es posible.

A vídeo por semana (con alguno a mayores de propina y con colaboraciones de vez en cuando) podremos disfrutar de la música a la vez que hacemos feliz a un pequeño gran artista. Y por si fuera poco, sorteará su vieja guitarra entre todos los suscriptores de su canal de Youtube. ¿No suena apetecible? Por ahora, 3 meses después de comenzar con este proyecto, lleva el 12% de su nueva guitarra, por lo que todavía queda mucho camino por andar.

Son estos detalles los que hacen más llevadero el día a día. Yo, personalmente, estoy motivadísimo con la causa. Me encanta saber que estoy echando una mano a alguien sólo escuchando y disfrutando de su música en un directo diferido. Me relaja comprobar que la música sigue viva a pesar de los insufribles playbacks televisivos que pueblan nuestros televisores, especialmente en estas fechas de casposas galas musicales. Es por eso que os animo a todos a valorar el trabajo que hay detrás de iniciativas como esta y que echéis un vistazo a este original artista. A lo mejor no os gusta, pero a lo mejor sí. A lo mejor hoy deja de ser un día cualquiera y pasa a ser el día en el que descubristeis a El Niño de la Hipoteca. En vuestra mano está deje de ser un día normal y pase a ser un día especial. ¿Qué decís? ¿Lo intentamos?

“Tan cerquita del éxito, a mérito suyo, a punto de ser el mayor cantautor. A un tiro de piedra de salvar el mundo y llenar mis bolsillos con vuestro amor. A un palmo, y la Gloria abandona mi ciudad; cuando todo me venía… es cuando ella se va”

– ‘A un palmo de la Gloria’, El Niño de la Hipoteca