Cómo copiar a los que copian: ropa china en 20 días

En shock entré la primera vez que lo vi. Empecé a mirar a mi alrededor. Buscando aprobación. Nadie me hacía caso y yo no comprendía lo que estaba viendo. “Pero… ¿en qué web estoy?” “Me cago en Google, !ya!. Me manda a donde la da la gana”. En un golpe de vista me di cuenta de que no. Efectivamente estaba donde yo quería.

A veces, pecarle al pecador no tiene perdón de Dios pero hoy en día nadie está libre de clonar.  Siempre que me acuerdo de este tipo de “mercadillos chiniles online” me creo, y confío, que en algún lugar del planeta estará el señor Amancio fulminando con la mirada a sus creadores. Vale que Zara copió primero. Sí, es cierto. Pero como pionero deberíamos tenerle un cierto respecto.. ¿O no?

Me refiero a páginas del tipo de Sheinside y Choies. Un autentico boom dentro del mundo bloggeril, las cuales seguro que se conocen millones de páginas más como estas. En un principio parecen inofensivas, la versión 2.0 de los vendedores chinos de Ebay. Pero la cosa no queda ahí. Si dijese sólo versión 2.0 me quedaría más que corta. Controlan el eCommerce rebajero con unos conocimientos que no están al alcance de casi nadie. Envíos estándar gratuitos, sin pedido mínimo. Cuenta con su periodo de rebajas, y hasta reviews de los usuarios. Cada vez que entro en una de ellas, las posibilidades que les ofrecen a las bloggers son más y más infinitas. Ropa gratis si la “linkean” desde sus muros personales, ganar puntos si das tu opinión sobre una prenda o simplemente la puntúas… Además ahora han sacado una especie de “concurso” de diseño en el que a través de un test, las usuarias (sí, en femenino, los chicos aún tendrán que esperarse… ) pueden decidir si un modelo saldrá más o menos tarde a la venta.

Copiar es su mandamiento number one. Desde el momento en el que entras en la web todo te suena, una sensación parecida a la de entrar en una tienda de Zara, pero online. Su estructura la copian de Asos y sus diseños a todas las marcas más it. Pero como esto no les parecía suficiente,  y para ahorrar en gastos de producción, un día dijeron: ¡vamos a robar incluso las fotos de otras plataformas! (palmaditas, palmaditas)

Como por ejemplo esta simbiosis: Net-a-Porter +  Dolce&Gabbana por sólo 29,92€

Captura de pantalla 2014-01-25 a la(s) 17.24.00

www.sheinside.com

O esta versión barateira de esta cazadora de Zara.

Captura de pantalla 2014-01-25 a la(s) 17.26.24

www.sheinside.com

Hay veces que ya ni se cortan un pelo: By la Katy Middleton (ojo, vestido de encajA)

Captura de pantalla 2014-01-25 a la(s) 17.33.51

www.sheinside.com

Pero lo mejor, señoras y señores, llega cuando vemos esto: BOOM

Captura de pantalla 2014-01-25 a la(s) 17.35.25

www.sheinside.com

Si queridos, sin piedad alguna. Toma YA. ¡Fotos de la propia web de Zara!

Y para rematar la faena, como parte de este análisis, y dado que los precios de Zara fuera de periodos de rebajas ya no son lo que eran, decidí adentrarme en este mundo y comprarme un vestido. Chachaaaaan.

En Zara, costaba la friolera de 49,95€ y la talla M me quedaba perfecta. Largo en su sitios, mangas en su sitio, cuello sin asfixiar y mi culo quedaba a resguardo en un tejido de poliéster semi-grueso y ligeramente elástico. Actualmente en la web de Zara ya no está disponible, pero queridos, no nos preocupemos. Las otras vistas del producto también están robadas (perfecta prueba del delito).

Captura de pantalla 2014-01-25 a la(s) 17.39.43

Como al parecer, se trataría del mismo vestido que había visto en Zara, mismo proveedor pero diferente distribuidor, añadí la talla M a mi cesta la de la compra. Con temor lo pagué, y empecé a tachar los días en el calendario. Dentro del plazo estimado me llegó un paquete, con una felicitación navideña a modo de pendientes chineros en una bolsa de Santa Claus que acompañaban una bolso transparente y con zip. “¡WOW!” me dije a mí misma, “¡qué detalles tienen estos chinos!”.

Abrí la bolsa transparente con temor y saqué el vestido. Tacto: aceptable. Ya me di de que no era lo mismo. Patrón: bastante logrado. Tallaje: ola ke ase? Volví a mirar a mi alrededor. Me habían enviado una M sí, pero para chinas, y creedme, no me tapaba ni la mínima parte de mis queridas posaderas. La balanza había cambiado y ahora alguien desde el otro lado del mundo se estaba riendo de mí. 

Supongo que como a todo, habrá que irle cogiendo el truquillo a esto de las tallas micro, a proveedores que la meten doblada y a la adorables bloggers que suben sus fotos a estas plataformas para que nos hagamos una idea de cómo quedan las prendas.

Mientras tanto, seguiré rebuscando en los montones de “12’99€” de las rebajas… Creo que para esto aún soy bastante oldschool.

Imagen destacada: www.sheinside.com