Una aventura llamada InfoLibre

“Buenas firmas que cuenten buenas historias, que es algo que ha sido siempre imprescindible en el periodismo”. Así definía Jesús Maraña la esencia de esa aventura en la que ha decidido embarcarse junto con otros trece periodistas, una aventura llamada InfoLibre. Este jueves la Facultad de Ciencias de la Comunicación ha visto alterada su rutina por la visita del periodista que además ostenta el cargo de director editorial de este nuevo medio. Un público abundante esperaba para conocer la experiencia de Maraña y sus opiniones, que no dejaron indiferente a nadie. En un momento convulso como el que estamos viviendo, una iniciativa como esta tiene más mérito que nunca. A pesar de este difícil contexto, Maraña no hace caso a los agoreros que hablan de la crisis del periodismo: “No hay crisis del periodismo, hay crisis del modelo de negocio”. Explicaba con afán el modelo que sigue este nuevo diario online, que encuentra en Tinta Libre su versión en papel. Esta nueva publicación nace con un claro compromiso con la información independiente y de calidad.

Maraña hablaba del descrédito del periodismo. Según él, la gente percibe que las decisiones en los grandes medios no las toman los periodistas precisamente. Es en ese elemento en el que InfoLibre ha apostado por la diferenciación. Lo que quizá muchos no saben es que su modelo está basado en un medio francés que ya funciona . Mediapart es un periódico francés de pago que se basa en suscripciones y en la capitalización de los propios periodistas. Así, dejan de lado  el modelo de negocio tradicional de los medios de comunicación en el que los periodistas se limitaban a crear contenidos y estaban apartados de la gestión. InfoLibre, a diferencia de Mediapart, si que tiene publicidad. Aun así está gestionada por una empresa externa y los resultados se publican. El objetivo es hacer llegar al público que no reciben presiones externas.

Deberíais defender que no se trabaje gratis en este oficio

Ante el reto de crear un medio de pago en Internet, Maraña se muestra tajante: “La gratuidad no es real. Es injusto que si esas empresas ganan dinero no lo hagan los que crean los contenidos. Deberíais defender que no se trabaje gratis en este oficio”. En cuanto al modelo de suscripciones reconoce que en Francia existe otro punto de vista por parte de la sociedad, que valora más la información de calidad. Aun así cree que es posible, que es un modelo de futuro, porque, como él mismo dice, “no todos los medios tiene que ser de masas”. Además de las suscripciones, confían en el Club InfoLibre, nombre con el que denominan a aquellos ciudadanos que quieren pasar a formar parte del accionariado del medio.

Después de contar su experiencia, los alumnos de Facultad tuvieron la oportunidad de preguntar a Maraña. Suscitó especial interés su etapa en el diario Público. Según el periodista, este periódico cumplió una función representando a un sector ideológico de la sociedad que no se veía reflejado en ningún medio. Además, añade: “De Público salió una cantera de gente con ganas de hacer cosas, gente comprometida con el oficio”. Se pronunció también sobre la financiación pública de los medios de comunicación. Le preguntaron si InfoLibre aceptaría financiación pública, dado su gran interés por mantenerse independiente: “No creo que un gobierno tenga que financiar medios per se. Esas subvenciones perjudican, porque hay medios que si no no existirían”. Para finalizar, lanzó un mensaje de ánimo invitando a todos los presentes a no tirar la toalla, a probar nuevos modelos y a emprender aventuras como la suya. Fernando Varela, otro de los miembros del equipo de InfoLibre que también asistió, sentenciaba: “Esta es una profesión muy dura y sólo se soporta si te encanta”.