Recuerdos en conserva

farodevigo.es

farodevigo.es

Un almacén iluminado con luz verdosa. Mesas, sillas, cajas y bandejas metálicas apiladas. Teresa, Lisa, Conchi y Begoña van entrando de una en una. Fuera llueve, y mientras se quitan los abrigos y sacuden los paraguas comentan que nunca habían visto llover así, aunque probablemente sí lo hayan hecho. Se sientan alrededor de la mesa, sirven té y sacan un fajo de papeles. Una de ellas, Teresa, comienza a leer: “eran as do peix…”

Así comienza As do peixe, obra teatral de la compañía Abrapalabra Creacións Escénicas. La obra, escrita por Cándido Pazó y dirigida por Cristina Domínguez se pudo ver el pasado miércoles en Santiago de Compostela durante el ciclo teatral Galicia Escena Pro. En esta pieza vemos a cuatro mujeres que deciden recopilar todos sus recuerdos y experiencias como trabajadoras en una conservera una vez esta cierra, y crear una obra de teatro. En la obra nos muestran uno de sus ensayos, y entre lo que vemos en las escenas y sus reacciones y conversaciones ante las mismas, vamos a conocer quienes son as do peixe.

Las escenas se suceden en el almacén, y los cambios de posición del mobiliario y las intérpretes marcan donde termina una y empieza la siguiente. Pero no solo encontramos fragmentos de los recuerdos de las protagonistas. Entre escena y escena las veremos conversar, reaccionar y reflexionar sobre su vida en la conservera. Las veremos enfrentar su pasado y valorar su presente. La historia avanza a través del texto, que va cambiando de mano cada vez que una de las cuatro quiere poner una historia determinada sobre la mesa. Entre fragmentos del trabajo en la conservera y las vidas personales de las cuatro amigas, el espectador va construyendo la historia. A través de las escenas de la conservera podemos ver como las protagonistas recuerdan su trabajo, sus jefes, compañeras, accidentes, momentos más duros, cierres, despidos, y cómo todo esto afectó a sus vidas.

El movimiento escénico está muy cuidado, medido, utilizando los pocos elementos que hay en el escenario para marcar los cambios de escena y recrear los espacios en los que estas tienen lugar. El sonido de la lluvia o de una sirena también ayuda a generar el ritmo de la historia.
La historia de As do peixe es una historia común, que cualquier espectador puede conocer y con la que se puede identificar. Divertida, triste, y que toca temas cotidianos y universales como la infancia, el futuro, la familia, el trabajo, y sobre todo la amistad, la de las cuatro protagonistas. Es una obra muy cercana, y tiene por ello una inmensa capacidad de conectar con el público.

Además de la historia, común pero cercana, la interpretación es el pilar fundamental de As do peixe. Abrapalabra cuenta con cuatro actrices sublimes (Casilda Alfaro, Mónica Caamaño, Susana Dans y Rocío González), que interpretan a cuatro personajes muy comunes pero de forma que cada uno sea único, construido con sus circunstancias, aspiraciones, pasados y preocupaciones. Personajes que queremos y podemos llegar a conocer. Además las protagonistas son doblemente actrices, pues además de representar a sus personajes, estos dan vida a los que pueblan sus recuerdos: jefes, compañeras de trabajo, maridos, hijos, madres y hermanas, que el espectador conoce no cómo eran, si no como las protagonistas los veían. Es el aspecto que mejor refleja la calidad de la interpretación: son capaces de crear personajes totalmente diferentes. El dueño de la conservera y la madre de alguna de las protagonistas resultan igualmente convincentes interpretados por la misma actriz.

Es una obra sencilla pero efectiva, que sabe aprovechar los recursos con los que cuenta para crear un espectáculo entretenido, con un texto al que saca mucho partido, y sobre todo con una interpretación excepcional.