Llega “O derbi do norte”

Los aficionados más jovenes al fútbol en Galicia siempre han asociado el derbi de su comunidad con el duelo entre el Deportivo y el Celta. La rivalidad entre el norte y el sur, el blanquiazul contra el celeste, Riazor contra Balaídos, a pesar de que la comunidad cuenta con otros representates como Racing de Ferrol, Compostela, Ourense, Coruxo, Lugo, Pontevedra etc. La gran cita del fútbol profesional gallego en los últimos tiempos ha sido el enfrentamiento entre las dos ciudades más grandes de la comunidad, los dos equipos con mayor solera al norte del Sil. Los duelos entre vigueses y coruñeses han hecho saltar chispas en los últimos años, con goles agónicos, goleadas, piques como el protagonizado por Djalminha y Mostovoi. Duelos que decidían descensos y ascensos, clasificaciones a Europa. Muchas emociones que tendrán descanso esta temporada.

Desde que el Compostela descendió de la primera división, ningún enfrentamiento ha podido ensombrecer el duelo entre los dos colosos del fútbol gallego. Pero este año y tras más de treinta años sin verse las caras en la competición doméstica, Real Club Deportivo de La Coruña y el Club Deportivo Lugo se vuelven a batir. Riazor será el escenario en el que se dispute el primer asalto de un derbi que nunca se ha celebrado en alguna de las categorías del fútbol profesional español -el único precedente tuvo lugar en tercera división-. Debido a ello, este sábado es una fecha marcada para ambas aficiones y ambos conjuntos que podrán dirimir que equipo merece la supremacía futbolística en el norte de Galicia, siempre a la espera del partido de vuelta que se disputará en el Anxo Carro de Lugo.

Ambos conjuntos podrán dirimir que equipo merece la supremacía futbolística en el norte de Galicia

Es evidente que el duelo llega en el mejor momento de la temporada para el club coruñés. Ya que actualmente registra una racha de cuatro victorias seguidas y dos triunfos consecutivos en su estadio, y a pesar de las dudas que genera en la faceta ofensiva, los blanquiazules llegan en un gran estado de forma al derbi. Con la solidez en defensa como principal estandarte, los jugadores entrenados por Fernando Vázquez tienen una gran oportunidad para refrendar su condición de líderes y para distanciar a sus rivales en la clasificación.

Por su parte el Lugo también atraviesa un buen momento, aún habiendo salido derrotado contra el Sporting en la última jornada, el equipo lucense ha conseguido volver a ser el club revelación de la división de plata, superando el excelente rendimiento logrado el curso pasado. Con su fútbol vistoso y a pesar de los importantes cambios en la plantilla, Quique Setién y sus pupilos han conseguido dar un paso más en su camino y de continuar con su buena trayectoría los blanquirrojos podrían ocupar una plaza entre los aspirantes al play-off o quién sabe si a soñar con alcanzar una de las dos plazas de ascenso directo. Para ello victorias en campos como Riazor son fundamentales, ya que los tres puntos asentarían al Lugo en la zona noble de la Liga Adelante.

El recinto está preparado, solo faltan los equipos

El recinto está preparado, solo faltan los equipos

La Previa 

La semana se ha visto marcada por incidentes extradeportivos de carácter interno en ambas entidades. Los prolegómenos, que parecían destinados al buen ambiente entre aficiones y clubes, han enrarecido el ambiente previo al encuentro.

En Lugo no ha sentado nada bien la falta de entradas para la grada reservada a los aficionados rojiblancos. A pesar de que el Deportivo ofertó un número superior a las 3.000 entradas para visitantes, la directiva lucense optó por pedir un número inferior y gran parte de las entradas recibidas, especialmente las más baratas, se han destinado a compromisos del club y han dejado a muchos aficionados sin opción para poder asistir al derbi. Algo que sin duda deslucirá el fantástico ambiente que se esperaba en el estadio herculino.

Mientras, las oficinas de la plaza de Pontevedra siguen echando humo con el revuelo electoral. La semana blanquiazul se ha visto marcada por dos incidentes relacionados con las elecciones del club. La primera una propuesta que ya viene de lejos. Los candidatos Tino Fernández y Paco Zas solicitaron la convocatoria de elecciones presentando según su versión una cantidad superior al 5% de las acciones del club, requisito legal para pedir el adelanto de la convocatoria de elecciones, pero que ha sido desestimada por la entidad coruñesa alegando que la cantidad de acciones entregadas no llegaba al mínimo exigido.

Pero la palma a la polémica de la semana es para Germán Rodríguez Conchado, que decidió que era hora de animar la campaña soltando una bomba que sorprendió a propios y extraños. El abogado coruñés volvió a sacar su fuerte carácter a pasear y realizó unas acusaciones realmente fuertes sobre Tino Fernández. En ellas le dedicaba lindezas tales como llamarle “celtista de mierda”, dejando entrever que el interés de su rival en alcanzar la presidencia del Deportivo era meramente económico. Sin duda una sorpresa a una campaña que parecía discurrir con un ambiente bastante tranquilo entre los aspirantes, en el que los grandes debates se centraban en la idoneidad de las actuaciones de la actual junta y en las posibles soluciones y propuestas de las candidaturas, no en el ataque personal entre candidatos. Pero Rodríguez Conchado, no contento con ello, aprovechó una intervención radiofónica para continuar en la misma línea y dejar claro que no se arrepiente de nada de lo dicho y que no quiere que la gente que no esté de acuerdo con él le vote. Una extraña estrategia la empleada por el ex abogado del club que debió pensar que estaba siendo una campaña aburrida y que nada mejor que animar el debate, como nos gusta hacerlo en Compostimes, con mechero y gasolina.

El partido

Por suerte cuanto más se acerca el derbi el fútbol va dejando atrás las distintas disputas e incidentes que poco tienen que ver con el terreno de juego. Con el paso de las días el balompié recupera el protagonismo y la atención se centra en lo que sucederá en el rectángulo de juego. Un enfrentamiento que se espera muy emocionante e igualado entre dos conjuntos y dos aficiones de las que se aguarda que engalanen Riazor y se pueda disfrutar de la fiesta de los equipos del norte de Galicia.

Llegamos al meollo del asunto. ¿Cómo saldrán ambos equipo al campo? Parece claro que el Lugo buscará como siempre tener la posesión del balón e intentar hilvanar su juego alegre, aunque no es descartable que decida ser un poco más conservador que en compromisos previos buscando no repetir lo sucedido el pasado fin de semana contra el Sporting de Gijón, poniendo especial atención a la defensa a balón parado. Por su parte el Deportivo se ha mostrado más cómodo sin balón y saliendo a la contra que teniendo que llevar el peso del partido, principalmente porque no ha sido capaz de realizar un juego fluido cuando lo ha intentado y los jugadores de ataque no están tan finos como los de la retaguardia. Por lo que no parece descabellado ver al Lugo llevar la manija del encuentro, con el Dépor esperando su oportunidad. Aunque el conjunto coruñés siempre que juega en casa ha intentado mostrar su versión más ofensiva, siempre queda la posibilidad de que toda la teoría salte por los aires si uno de los dos conjuntos logra anotar un gol al poco de iniciarse el encuentro.

Imagen de Carlos Pita

Carlos Pita

El sábado será un día de reencuentros. Especialmente de jugadores del Lugo que vuelven al que un día fue su estadio. Pablo Alvárez, Dani Mallo, Iván Pérez, pero sobre todo Carlos Pita. Sin duda el nombre más repetido en las horas previas. El mediocampista coruñés no es solo una de las claves del buen juego de su equipo, sino que fue durante años canterano del Dépor y desde su marcha lleva sonando como posible objetivo de la directiva año tras año. Sin duda la vuelta a la que fue su casa añadirá un plus de motivación al centrocampista que tiene una gran oportunidad para mostrar todo el fútbol que tiene en sus botas. También ha sido recurrente recuperar los duelos que el propio Pita y Álex Bergantiños disputaron en categorías inferiores, que tendrán la oportunidad de revivir, pero en este caso ante más de 30.000 espectadores. Otro reencuentro es de el preparador coruñés Fernando Vázquez, que también formó parte de de la entidad luguesa.

Pero por encima de todo será un duelo entre dos conjuntos. Dos equipos en los que el colectivo prima sobre la individualidad. Uno basado en la solidez en la parcela defensiva el otro en el juego de asociación y el buen trato de balón. Con todos los ingredientes preparados, solo falta que el balón comience a rodar por el césped. Con mucho más que tres puntos en juego.

Fotos sacadas de: estadiosdeespana.blogspot.com y elidealgallego.com